Archivo de la etiqueta: Nicolás Maduro

¿Y EL CESE DE LA USURPACIÓN ¿PA´CUANDO?

Juan Guaidó: Un liderazgo con una estrategia que sorprendió al régimen.

La situación de la oposición y las esperanzas del país dieron un vuelco contundente a partir de los diferentes acontecimientos ocurridos en enero.

Las posibilidades que ocurra un cambio de régimen político de acuerdo a diversas opiniones de los estudiosos de futuros apuntan en ese sentido. A pesar del empecinamiento de mantenerse en el poder del régimen que dirige Nicolás Maduro, consiguió un oponente con recursos que parece estar dispuesto a todo, para sacarlo del poder. Si así son las cosas, tarde o temprano ocurrirá un desenlace.

En todo, caso debe existir el evento. Uno de los ejemplos que se citan para explicar la teoría del Caos, es la del vuelo de una mariposa, que puede desencadenar un huracán en el otro lado del mundo. Pero para que esto ocurra, la mariposa debe volar en el punto justo y en el preciso momento. Los venezolanos solo esperan que ocurra el hito que permita lo que desde la Asamblea Nacional en voz de su presidente Juan Guaidó se conoce como el “Cese de la Usurpación”. Sobre estos potenciales eventos dedicare este ensayo.

De la depresión a la euforia

El 23 de enero es un punto de inflexión en la dinámica política del año 2019 en Venezuela con el despertar de la oposición.

La situación en enero dio un giro de 180 grados con relación a lo que era hace algunas semanas. Para ese entonces se tenía a una  oposición dividida con objetivos diversos e indefinición estratégica, que dilapidó sus recursos de poder y su capital político, al subestimar al oponente en muchos casos, por ejemplo cuando no se consideró seriamente la posibilidad de boicotear el referéndum revocatorio en el año 2016 o quien nunca supo explotar el fracaso del gobierno en todos sus aspectos. Esto llevo a que los ánimos opositores estuvieran decaídos y que su mayor ocupación fuera atacarse mutuamente a través de las redes sociales.

Sin embargo, la situación de malestar en la ciudadanía y el afán de cambio, estaba planteada y el escenario internacional, era claramente adverso al régimen.

En enero la situación es diametralmente opuesta, el renacer del espíritu de lucha de la oposición con las impresionantes movilizaciones del 23 de enero, la  juramentación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, el inmediato reconocimiento del Estados Unidos y los países que componen el grupo de Lima, a la que luego se sumaron los principales países del mundo occidental, cambiaron el entorno político de tal manera, que hoy lo que los analistas discuten es la inviabilidad de la permanencia del régimen de Maduro.

Ahora la oposición aparece unida en torno a tres objetivos estratégicos, que son el cese de la usurpación, el establecimiento de un gobierno de transición y la convocatoria a unas elecciones libres y justas. La estrategia establecen claramente un juego de presiones a través de la ayuda humanitaria, el apoyo diplomático y financiero al gobierno interino, puentes hacia los grupos internos del gobierno y las fuerzas armadas, sanciones económicas a las principales fuentes de ingreso a la nación y a muchos de los miembros del gobierno o sus relacionados, encabezados por el gobierno de los Estados Unidos, quien no ha dejado de mencionar que tiene todas las opciones para presionar la salida de Nicolás Maduro, incluida la opción militar.

Uno de los elementos centrales que influyeron en la estrategia es el reconocimiento del poder real que posee Nicolás Maduro. Lejos de los juegos de ilusión política dados que al final resultaron risibles como la declaratoria de abandono del cargo por parte de Nicolás Maduro o declararle su inhabilitación política por sus presuntos delitos, que no alteraron en nada la relaciones de poder en Venezuela, Guaidó y la Asamblea Nacional, realizan la declaratoria de la nulidad del acto electoral de Mayo y ponen a Maduro como un “usurpador” del cargo, con lo cual le reconocen que tiene un poder, y que la meta es quitarle ese poder. Por tanto, una de las mayores virtudes de Guaidó es ir con la verdad y no sobre una ilusión constitucional.

Por otra parte, y luego de conocer los riesgos de declararse presidente busco un apoyo político interno y externo, que blindara su inmunidad como parlamentario. Todo esto indica que su juramentación no fue un acto improvisado sino estratégicamente preparado y que tomo al gobierno por sorpresa, quien se preparó para el 23 de enero de la misma manera como suele enfrentar a una manifestación opositora, con otra manifestación. La defensa de la inmunidad de Guaidó, ya no responde solamente a lo establecido constitucionalmente, sino a la posibilidad de activar a potencias extranjeras para salvaguardar su posición.

Por último la oposición intenta capitalizar el fracaso del régimen al utilizar estratégicamente la ayuda humanitaria, más allá que su cometido sea por si sola un fin en si mismo, mientras que además promueve las virtudes de su gobierno de transición respaldando legalmente con el Estatuto que rige la transición a la democracia y una propuesta de gobierno con lo que se conoce el Plan País.

Ahora bien, el primer objetivo estratégico planteado es el “Cese de la Usurpación”. Este objetivo no se ha logrado y a pesar del optimismo reinante no es fácil. Para que ocurra requiere de un evento, que puede ser la renuncia del presidente, el abandono de cargo, su expulsión a través de la vía armada o el reconocimiento por parte de las fuerzas armadas de su condición de usurpación y por tanto el reconocimiento de Guaidó como presidente legítimo.  Pero esto solo ocurrirá productos de las diferentes presiones, dado los costos de salida que implica a los funcionarios que utilizan al gobierno como fortaleza que los defienda ante la justicia nacional o internacional.

El análisis de la situación actual 

Maduro trata de mostrar fortalezas rodeado siempre de efectivos militares.

Ni Maduro, ni el régimen están derrotados, todavía. Podemos ver que mantienen ciertas fortalezas, entre ellas la coaptación de todos los poderes públicos a excepción de la Asamblea Nacional. Esto incluye un andamiaje institucional, que fabrica justificaciones jurídicas y reparte recompensas y castigos de acuerdo a su conveniencia. Las instituciones funcionan de manera homogénea y todavía no muestran a lo externo fisuras importantes. El andamiaje incluye la Asamblea Nacional Constituyente, que se presenta formalmente como poder superior al resto de los poderes constituidos, el Tribunal Supremo de Justicia, la Contraloría General de la República, la FIscalía General, la Defensoría del Pueblo y la administración pública.

Las decisiones de estos organismos dan la excusa para la intervención de las Fuerzas Armadas como organismo de apoyo del régimen. En todo caso, hasta los momentos las fuerzas armadas se presentan de la misma manera como una institución coaptadas a favor del régimen y para muchos analistas es el único impedimento real para lograr el cambio de régimen.

La tercera y no menos importante es que Venezuela si bien no cuenta con el apoyo de los principales países de América y de Europa, cuenta con la solidaridad de dos de los países que tienen asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que son Rusia y China, por lo que cualquier medida que se intente tomar en contra del régimen de Maduro contará con el voto en contra de estos dos países. Sin embargo creemos que el apoyo que le pueden dar es limitado, y nunca estaría planteada su intervención militar para favorecer a Venezuela.

Por otra parte Maduro cuenta con las siguientes debilidades: La perdida del entusiasmo de sus militancias producto de la crisis social y económica y ante la evidencia que el gobierno se muestra totalmente incompetente para resolver los problemas que existen en el país. Pero quizás su mayor debilidad sea la dependencia absoluta de las Fuerzas Armadas. Desde Chávez, las fuerzas armadas son un actor político. Mientras en otros países, la política es un tema civil, en Venezuela, las fuerzas armadas aparecen en todos los actos políticos como respaldo del régimen. Hacia ella van las presiones. Ellos no son una fuerza homogénea. Centenares de militares presos acusados de planes conspirativos, la votación de la tropa en las elecciones del año 2015 para la escogencia de la Asamblea Nacional,  mostraron que políticamente las fuerzas armadas se conectan con el del venezolano promedio. Por otra parte el apoyo al gobierno al gobiero que mayor sufrimiento ha causado a la población en su historia en períodos de paz está afectando su prestigio. Esto ocurre cuando Venezuela tiene la mayor amenaza de su historia desde la época de Cipriano Castro, con un embargo petrolero y la posibilidad de una invasión territorial.  

Por su parte Guaidó y la Asamblea Nacional cuenta también con activos importantes para el logro del objetivo estratégico del Cese de la Usurpación. Por una parte, el apoyo de la población que se ha volcado de manera entusiasta a las movilizaciones y diferentes eventos convocados. Esto se complementa con una necesidad de cambio inmediata, dado el grado de deterioro de la calidad de vida del venezolano. A su vez la Asamblea Nacional cuenta con un decidido respaldo internacional, que va más allá de las declaratorias y que manifiesta su posición en decisiones concretas que buscan disminuir la capacidad de acción del régimen y de los funcionarios y personas que los apoyan.

Ahora en las debilidades podemos observar que depende en gran medida de los Estados Unidos, Si este país llegará a abandonar el apoyo claro y contundente a la Asamblea Nacional, esta se debilitaría y solo podría operar si llegara a aflorar una  crisis interna en la coalición gobernante. Por otra parte, y a pesar de sus avances cuando logran acuerdos unitarios, su unidad es muy frágil, asediada tanto por ambiciones e intereses personales y partidistas, así como visiones diferentes de la moral y de la política. Y finalmente el apoyo opositor de parte de su militancia, aunque permanente, es emocionalmente volátil y tiende a desanimarse ante la ausencia de victorias rápidas.

El juego y sus estrategias

Para los momentos la oposición ya presentó su estrategia, en alianza con los países aliados. Ha denunciado la ilegitimidad del proceso electoral de mayo 2017, declarando a Maduro usurpador. El presidente de la AN se juramentó como presidente interino, creando actos de gobiernos en los países donde se le considera el presidente legítimo, movilizando a la población, tendiendo puentes buscando sumar aliados dentro de la coalición gobernante, y forzando una situación a través del ingreso de un importante cargamento de ayuda humanitaria, mientras que Estados Unidos bloquea a la industria petrolera venezolana, congelando sus activos y prohibiendo la comercialización con PDVSA y sus filiales.

Mientras el gobierno juega al desgaste. Espera que el tiempo baje la euforia de las movilizaciones y el entusiasmo opositor. Esta estrategia funcionó en anteriores crisis que el gobierno ha tenido que afrontar, entiéndase el paro petrolero del 2002-2003, y las movilizaciones populares en el año 2014 y 2017.

Ahora la gran interrogante, es que a diferencia de las otras situaciones, la oposición venezolana no contaba con el apoyo de los Estados Unidos en la manera frontal que presenta hoy, que de acuerdo a sus portavoces ha decidido hacer lo que sea necesario para sacar a Maduro del poder. Por tanto, el juego del desgaste dependerá de quien se encuentra en mejores condiciones para resistir el conflicto y que puede hacer en este caso la Asamblea Nacional, para romper las resistencias.

Primer escenario estratégico

La primera apuesta  es que las  actuales sanciones tendrán efectos letales para la situación de gobernabilidad del actual gobierno y por tanto, en pocos meses las fuerzas armadas se verán obligados reconsiderar su apoyo a Nicolás Maduro, en aras de preservar la seguridad de Venezuela. Esto puede llevar a los siguientes resultados.

  1. Las FFAA se unifican a favor de Maduro que nos llevaría a un segundo escenario estratégico.
  2. Las FFAA ceden ante las presiones y la ingobernabilidad y se unifican a favor de Guaidó con lo cual se logra el primer objetivo estratégico que es el cese de la usurpación
  3. Un tercer escenario sería la división  de las fuerzas armadas, que si logran coordinarse las fuerzas opositoras  puede dar lugar a un golpe de estado clásico con un vencedor y un vencido, donde no sabremos quien resultara ganador o una guerra civil.

Escenario alterno:

Implica que el gobierno a pesar de las sanciones insiste en resistir y en mantenerse a como de lugar en el gobierno con el apoyo de las fuerzas armadas. En este caso a la coalición retadora, le corresponde “subir la apuesta”, teniendo como jugada final la intervención militar abierta.

El mejor símil de la situación actual es el juego de póker. El juego se basa en una apuesta donde los jugadores no saben cuales son las cartas que están en manos de sus oponentes. La presunción de cuan bueno es el juego depende de cuanto está dispuesto a apostar. Mientras más se eleva la apuesta, más se supone que se tiene una buena mano.  Un jugador conservador, si no está segura de cuan buena es su mano, preferiría retirarse y perder poco dinero. Un jugador agresivo, puede apostar alto, para que el oponente crea que tiene una buena mano sin que necesariamente sea cierto. Es lo que se llama bluff.

En este momento hay un jugador que sube la apuesta (AN – Aliados Internacionales) y un jugador que la iguala (Gobierno de Maduro). Como en un juego de poker los jugadores no saben si el oponente esta blufeando o si ciertamente tiene las cartas suficientes para ganar el juego.

Jugador A: AN-AI-USA: 

Estrategia A1: Esta dispuesta en última instancia a utilizar la fuerza militar para desalojar a Maduro del Poder e iniciar un gobierno de transición.

Estrategia A2: EEUU está blufeando. No está dispuesto a utilizar la fuerza militar para desalojar a Maduro del Poder sino que espera que las sanciones económicas garanticen el resultado.

Jugador B: Maduro-PSUV-FFAA

Estrategia B1: Dispuesta a resistir  y combatir militarmente a las fuerzas extranjeras

Estrategia B2: Las FFAA o Maduro, están blufeando No están dispuestas a combatir militarmente a las fuerza de la coalición extranjera y en cualquiera de las subidas de apuesta del jugador A, abandona el juego.

Resultados:

Las apuestas por una transición negociada. Otros escenarios pueden ser muy peligrosos.

Resultado: A1-B1: Guerra. Venezuela no tienen ninguna posibilidad de lograr una victoria militar contra la Coalición Internacional. Reconocimiento de la AN y de Guaidó como presidente interino. Transición impuesta militarmente.

Resultado A1-B2: Rendición antes de la guerra. Reconocimiento de la AN como presidente Interino. Cese de la usurpación y gobierno de transición. Negociación y acuerdos para una transición tranzada.

Resultado A2-B1: Maduro mantiene el poder. Se profundiza la crisis estructural de Venezuela y su proceso de empobrecimiento y de quiebre como estado fallido. Arremetida judicial devastadora contra la oposición política y la AN. No hay gobierno de transición.

Resultado A2-B2: La situación se mantiene idéntica al señalado como escenario estratégico 1. Ambos jugadores siguen en su puja sin lograr un quiebre hasta que los costos o el cansancio incline la balanza hacia alguno de los jugadores o un resultado proveniente de una negociación política. Es posible un gobierno de transición pactado, pero con mayor involucramiento de funcionarios o actores claves del actual régimen y una mayor impunidad.

Conclusiones

El gran problema como verá, que la solución no depende finalmente de los venezolanos, sino de una parte de ellos (los militares) y de un gobierno extranjero.

  1. Nuestra hipótesis, es que la manera en que cese la usurpación, dependerá la característica del Gobierno de transición.
  2. Oposición derrotada, no hay transición. El gobierno trataría de ganar gobernabilidad, pero habría que ver si a través de una proyecto comunista real o a través de acuerdo con el sector económico.
  3. Oposición victoriosa con intervención militar. El escenario es de ocupación. Como en todo conflicto, quedan restos de violencia. Una población armada puede dedicarse a robo y al pillaje. La gobernabilidad requiere en una primera instancia la pacificación del país con todos los costos que eso puede significar en materia de derechos humanos y un acuerdo político y humanitario con los factores derrotados.
  4. Retiro del apoyo militar al régimen y ruptura de la coalición gobernante. La transición la establece los términos del acuerdo político donde ambas partes se reconocen a pesar de sus diferencias y da lugar, en muchos casos a acuerdos consensuados sobre la base de la conveniencia global y en otros casos en base a transacciones, donde ambas partes tienen que ceder a cambio de estabilidad y paz.

EL PAQUETE DE MADURO

En Venezuela, el vocablo paquete además de su uso normal refirió al conjunto de medidas tomadas en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez para enfrentar las dificultades económicas de la época caracterizada por una inflación estructural que rondaba los dos dígitos bajos, estancamiento económico y la pérdida de reservas internacional que apenas soportaba algo más de un mes de importaciones. El programa de aquel entonces contemplaba reestablecer los equilibrios económicos a través de las siguientes medidas: liberación de los precios de los bienes y servicios regulados a través de controles de precios, liberación de las tasas de interés procurando tasas reales positivas, sinceración de las tarifas de los servicios públicos, por lo general atendidos por el Estado y con tarifas subsidiadas, incremento del precio de la gasolina, reducción del tamaño del estado a través de un programa de privatizaciones de empresas públicas, incrementos de los ingresos del sector público a través de la implantación del Impuesto al Valor Agregado y de la Ley de Activos empresariales, liberación del mercado cambiario y apertura comercial con la reducción de aranceles y la eliminación de las barreras para-arancelarias. Este conjunto de medidas, junto con la reforma del Estado fue lo que el gobierno de aquel entonces denominó como El Gran Viraje, pero que la población comenzó a llamar el paquete económico (aludiendo a que eran muchas medidas) y a su principal propulsor le dio el mote de Miguel “paquetico” Rodríguez.

Miguel Rodríguez Fandeo

Miguel Rodríguez: Principal promotor del Programa de Ajuste del segundo gobierno de Pérez. Justo cuando se veían los beneficios del Plan, el intento de golpe de Estado terminó sacándolo del gabinete y el programa perdió su efectividad.

A pesar de las dificultades iniciales (el levantamiento popular conocido como “El Caracazo” tuvo como detonante los incrementos del pasaje como consecuencia del incremento del precio de la gasolina, la inflación en primer año alcanzó el 80% anual), el programa tuvo relativo éxito. A los dos años de la puesta en marcha el programa de ajuste la economía crecía y la inflación se reducía, las reservas internacionales se fortalecieron y la venta de la empresa telefónica Cantv se convirtió en un símbolo al venderse a un precio muy superior a las expectativas del momento. Sin embargo, la población se resintió de los efectos iniciales del plan, la desigualdad social se incrementó, muchas empresas quebraron al no poder competir con productos foráneos. Finalmente el intento de golpe de estado y el incremento del riesgo país, elevaron las tasas de interés haciendo imposible la inversión privada, la salida de Miguel Rodríguez del gabinete y finalmente la destitución de Carlos Andrés Pérez terminó con el llamado Gran Viraje.

Ahora con una situación muchísimo más grave que la que diera lugar al Gran Viraje, en plena espiral inflacionaria, que el Fondo Monetario Internacional advierte que pudiera cerrar el año con la cifras de 1.000.000% en los incrementos de precio, con una economía que se ha reducido en más de la mitad en los último cuatro años, una población empobrecida y en fuga, con el país en riesgo de inmovilizarse por los problemas de transporte público, y sin efectivo para poder realizar las operaciones de menudeo, el gobierno decide implementar lo que el eufemísticamente llama “Programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica”.

NMaduro

Nicolás Maduro, el mandatario del paquetazo.

El conjunto de medidas son las siguientes:

  1. Reconversión monetaria y emisión de un nuevo cono monetario: Medida necesaria en toda economía hiperinflacionaria que tendría dos objetivos: facilitar los cálculos tanto contables como en las operaciones diaria, al reducir los montos de intercambio al eliminar 5 ceros a la moneda y con la emisión de nuevas monedas y billetes aliviar el déficit de efectivo que sufre la población. La medida establece una unidad monetaria mínima con una moneda de valor facial de BsS de 0,5 equivalentes a BsF. 50.000 y un máximo de Bs.S. 500 equivalente a Bs.F. 50.000.000
  2. Las políticas anti-inflacionarias: El intento de equilibrar los precios está contenida en dos propuestas: la primera anclar la emisión de circulante a la cantidad de Petros existentes en la economía mundial y la segunda fortalecer las reservas internacionales a través de la de entregar, a través de Pdvsa, del Bloque Ayacucho II de reservas petroleras certificadas, consistente en 29 mil 298 millones de barriles petroleros certificados.
  3. La política cambiaria: Consiste en la despenalización de la compra de divisas por parte de particulares y empresas.
  4. Estímulo a las inversiones: Con la exención de los impuestos de importación de materias primas, repuestos y bienes de capital.
  5. Política sectorial de transporte: De la cual solo menciona que habrá un censo de vehículos de terrestre y que debe vincularse esta actividad a la tenencia del carnet de la patria.
  6. Incremento del precio de la gasolina.

estación-de-gasolina

Para los actuales momentos nadie sabe los nuevos precios de la gasolina y como va a operar el subsidio.

Examinemos brevemente estas decisiones:

  1. La reconversión monetaria y la emisión de nuevos billetes surge como una decisión absolutamente necesaria para facilitar la contabilidad y los cálculos en las transacciones comerciales. Sin embargo, detrás de esta medida se encuentra un verdadero ajuste, cuando la mínima unidad monetaria será de Bs.S. 0,5, es decir Bs.F. 50.000. Eso en la práctica significaría un incremento en los precios de la gasolina, los servicios públicos y del transporte colectivo al ajustarse a lo mínimo que se puede cobrar, es decir Bs.S, 0,5. De momento el gobierno como medida temporal, ha permitido la existencia del cono monetario vigente, precisamente para evitar el alza desmedida en estos rubros. Por otra parte, los potenciales beneficios de la reconversión, depende del éxito de la política anti-inflacionaria, ya que de no resultar, en pocos meses, estaremos en una situación similar o peor que la que vivimos actualmente.
  2. Anclar la moneda en el Petro, es el intento de realizar una caja de conversión, “similar” a las que permitieron contener la inflación en Argentina o en Nicaragua. Una caja de conversión es un compromiso de emitir solamente la cantidad de dinero respaldada por activos externos, que en esos casos fueron los dólares disponibles en sus respectivas Bancos Centrales. Ahora bien, cuando en Argentina se estableció la caja de conversión, los poseedores de pesos argentinos sabían que tenían un monto equivalente en dólares con el cual podían realizar las operaciones en el mercado internacional. En el caso venezolano, una persona natural al adquirir un bolívar este tendría su equivalencia en petro y a su vez el petro tendría su equivalencia en alguna divisa, esto estaría bien si el gobierno no tuviera control de la emisión de la “Criptomoneda” Petro. Pero al ser el mismo gobierno el emisor, no existe ninguna garantía que el gobierno incremente la emisión de Criptomonedas a fin de seguir monetizando la economía, único mecanismo que el gobierno ha conseguido para pagar sus compromisos internos. Por otra parte, habría que ver hasta qué punto el incremento de las reservas por la entrega de campo petrolero, permitirá al gobierno venezolano generar confianza en los mercados internacional para reducir el índice de riego país y permitir el acceso del gobierno al crédito internacional.
  3. Hasta los momentos ha sido bien recibida por los agentes económicos la despenalización del mercado cambiario. Esto significa que cualquier particular podría acceder a una casa de cambio y cambiar cualquier cantidad de divisas al precio del cambio del día. Sin embargo, hasta el momento todo apunta a un cambio dual de divisas, es decir, unas divisas subsidiadas para las importaciones que el gobierno considere esenciales, y adonde irán a para la mayor parte de las divisas disponibles y un mercado paralelo legal, que en ausencia de oferta de divisa, seguirá incrementándose.
  4. El gobierno yerra al pensar que la ausencia de inversiones en el país ocurre por la creencia de los inversionistas se debe a la poca rentabilidad de la inversión y que por tanto, si esta se abarata reduciendo el pago de importaciones, estas se incrementarían. La realidad es otra, los agentes económicos internacionales no invierten por la ausencia de reglas claras, por la asfixia regulatoria, porque no depende de los empresarios las políticas de precios, distribución, o de retiro de personal, así como la inexistencia de un mercado, dada la abrupta caída del poder de compra de los consumidores venezolanos. En lugar de exenciones impositivas lo que convendría es un amplio programa de libertades económicas, hoy totalmente ausentes.
  5. Con relación al tema del transporte. El problema fundamental es la mengua de unidades de transporte, tanto público como particular, debido al incremento de los costos de los repuestos. En el caso del transporte público las tarifas no cubre los costos, en el caso de los particulares la pérdida del poder adquisitivo es la causa principal. Ante la imposibilidad en el corto plazo de recuperar los salarios reales y de ajustar las tarifas de transporte público, el gobierno opta por la vía del subsidio. En este caso, el censo de vehículos suena como una medida acertada, ya que si bien, el gobierno debe conocer la magnitud del parque automotor, no es de su conocimiento el estado actual de ese parque, es decir cuántos vehículos se encuentran operativos y cuál es la condición de los vehículos en circulación. Sin embargo cuando vinculan el censo a la obligatoriedad de inscribirse en el registro del carnet de la patria, de alguna manera promueve a la autoexclusión de quienes no se sienten identificados con el gobierno y por tanto imposibilitados de los posibles beneficios de un programa de subsidio de vehículos.
  6. La última medida, tomada semanas después de los primeros anuncios, revelan la intención del gobierno de incrementar el precio de la gasolina y ubicarla a valor de los “precios internacionales” pero con un precio subsidiado para aquellos que estén registrado en el carnet de la patria. Por un lado, hay que reconocer la necesidad del ajuste de precio y en principio, en otras circunstancia económicas, sería una medida normal, vender la gasolina a un precio que permita a los gobiernos aprovechar las ganancias para la producción de bienes públicos y a su vez evitar el contrabando. Sin embargo, el gobierno reconoce la imposibilidad de la mayor parte de los venezolanos de poder adquirir la gasolina a precios internacionales y por tanto prefiere generar un sistema dual de precios, el cual traerá como consecuencia, la corrupción en el mercado interno (ya en las fronteras es rutinario), generación de un mercado negro de la gasolina con el consabido riesgo para los comerciantes (manejo de productos altamente volátiles sin las condiciones de seguridad requerida), aumento de la asimetría de información de los consumidores (por ejemplo gasolina mezclada con agua u otros componentes usados para rendir la gasolina). Otro mecanismo sería una compensación por el lado de los ingresos para los poseedores de los vehículos. Es este caso, no hay ninguna garantía que sea utilizado solamente por los poseedores de vehículos o de quien pueda acceder al sistema. En cualquier caso, el sistema tenderá a corromperse.

petro-1

La apuesta anti-inflacionaria se encuentra atada al anclaje del Petro, pero lamentablemente, esta variable también puede ser manipulada por un gobierno en apuros financieros.

Conclusión

El “Programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica” no es un programa estructurado para generar los equilibrios económicos, sino por el contrario tiene todas las características de un experimento, sin ninguna garantía de éxito, y que por el contrario, parece incrementar aún más las distorsiones de la economía nacional.

P.S. Este artículo se terminó de escribir el día Viernes, horas antes de que el Presidente Nicolás Maduro anunciara otro conjunto de medidas, que incluye, entre otras cosas, el establecimiento formal de una tasa de cambio valorada a BsS.  60 por Us$,  un salario mínimo de BsS. 180 lo que representa un incremento de 5900%, además de otras medidas de carácter impositivo como reducción de los tiempos pagos anticipados y el incremento del IVA a 16%. La reducción de los tiempos es razonable en períodos de alta inflación, pero por otra parte, la política impositiva luce contradictoria, puesto que por un lado se exime de impuesto a las empresas importadoras y a PDVSA, pero se pecha a los consumidores. Consideramos que el impacto de las políticas sobre los precios, será devastador para las ya empobrecidas finanzas de los venezolanos, tanto por el incremento de los costos debido a la dolarización de hecho de las materias primas, el incremento de los costos laborales y porque el gobierno, al no contar con recursos para pagar sus incrementos se verá obligado a monetizar, inyectado una masa de dinero enorme, que dejará por lo menos en los primeros meses, el efecto esperado del anclaje monetario. No es difícil pronosticar un importante cierre de empresas  y un mayor empobrecimiento de la población, que verá como ese incremento salarial desmejora su calidad de vida y lo lleva a una condición de extrema vulnerabilidad. 

EN EL CAMINO DE CHACUMBELE

Chacumbeles es un trágico personaje de la Cuba de las primeras décadas del siglo XX. Famoso equilibrista, cae de la cuerda floja cuando ve a su amante besándose con uno de los compañeros del circo. A pesar de quedar vivo, las lesiones le impiden seguir con su espectáculo circense quitándose la vida posteriormente. Fue inmortalizado por la canción compuesta por Alejandro Mustelier e interpretada por Servando Díaz “Chacumbele, el mismito se mató”.

Después del triunfo electoral del año 2015 la oposición congregada en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), comenzó a cometer errores que terminaron por fragmentarla y fracasar en la razón para la cual fuera creada, el cambio del régimen político que mal gobierna a Venezuela.

La última decisión que tomó y que puede tener consecuencias gravísimas fue la de abstenerse a participar en las venideras elecciones presidenciales, que si bien son convocadas por un ente que no cuenta con ninguna legitimidad en su origen y en una escalada de decisiones arbitrarias que hacen más ardua la tarea para lograr el cambio, abren una rendija, que lamentablemente está siendo desaprovechada y que puede garantizarle al menos unos años más al régimen imperante.

A pesar que esta es la decisión de lo que podemos llamar la oposición oficial representada por la Mesa de la Unidad Democrática, devenido en Frente Amplio por Venezuela, no fue la opinión unánime. La disidencia de Henri Falcón del bloque opositor al postularse como candidato presidencial, le permite a quienes consideramos que debemos aprovechar esta oportunidad la posibilidad de expresarnos en un intento de lograr, como consecuencia del proceso electoral, fragmentar la unidad del régimen.

Asumió un riesgo al postularse a la presidencia, fuera de la MUD. ¿Podrá?

A continuación expondré algunos argumentos para explicar la conveniencia del voto sobre la abstención.

1.- Quiero expresar lo que para mí es un imperativo ético: Hay que salir de Maduro lo antes posible.  Cada día que pasa en un venezolano que emigra, es un paciente que muere por falta de medicinas, es un padre de familia que no puede llevar el pan a su casa. El cambio tiene que ser lo antes posible, y si hay una oportunidad que ese día sea el 20 de mayo, debemos aprovecharlo y no esperar más tiempo, mientras se consigue la manera de sacarlo del poder o esperando un cisne negro que lleve la implosión del régimen. Sigo pensando que la oposición tiene sus mayores fortalezas en las oportunidades electorales que se brindan y no, en espejismos de intervenciones foráneas o militares.

2.- La imposibilidad de mejorar las condiciones. Existen en los grupos opositores tres líneas de acción bien definidas y plantean tres modos diferentes y a su vez legítimos de entender la dinámica política venezolana. La primera, defendida por Soy Venezuela y liderada por María Corina Machado y Antonio Ledezma, es que hay que salir del régimen para después convocar a elecciones. Su objetivo es la dimisión de Maduro. La segunda postura es la defendida por la MUD, ahora Frente Amplio, que espera que las condiciones mejoren, para ir a un proceso electoral competitivo. Y el tercer bloque que mantiene la postura inicial que el régimen es derrotable electoralmente. Mi visión, es que la derrota de Maduro, es más probable en un evento electoral, que pueda fracturar la unidad interna del régimen.

El Frente Amplio desea una postergación de la fecha de la elección presidencial y en el ínterin negociar mejores condiciones electorales en aras que estas sean verdaderamente competitivas. Creo que “deseos no preñan”. Pedirle a un candidato de un régimen autoritario que tiene un rechazo que ronda el 80% de la población, es similar a pedirle la renuncia. Si se pudieran al régimen obligarlo a aceptar unas condiciones para ellos suicidas, entonces evitemos el mecanismo, y apoyemos a los voceros de Soy Venezuela, en pedirle la renuncia y nos evitamos los costos transaccionales que implica toda elección. Si no existe una amenaza realmente creíble de parte de la oposición para forzar las condiciones, pues no habrá condiciones. Y ciertamente, de parte de la oposición no hay capacidad para presionarlas. Y tampoco habrá renuncia.

3.- La trampa de las condiciones. Los promotores de la abstención plantean que el objetivo de crear unas condiciones electorales no competitivas se encuentra en arrebatarles el triunfo a los líderes de la oposición en el supuesto que estos saquen más votos. Esta creencia que puede tener visos de verdad, considero que no es del todo correcta. La verdadera función de afectar las condiciones electorales es crear desánimo en la población opositora, para que estas se abstengan y puedan ganar sin necesidad de acudir a un fraude electoral, entendiéndose como fraude en este documento al hecho que gane un candidato que no haya obtenido mayoría de votos. Lo que se pretende entonces, es ganar “limpiamente” gracias al abandono de la contienda electoral, en un proceso que se muestra en el siguiente gráfico.

 

Esa fue exactamente la dinámica que ocurrió en octubre del 2017 donde la MUD solo pudo ganar 6 gobernaciones (asumiendo que Andrés Velásquez ganara la elección en el Estado Bolívar). El hecho es que la abstención electoral afectó las posibilidades de triunfo al minimizar la ventaja de Andrés Velásquez y creando una débil defensa para Juan Carlos Guanipa, quien pierde la gobernación por no querer juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente.

4.- Condiciones o división y mal desempeño

Un mero análisis cuantitativo de los resultados electorales del 15 de octubre, evento que desencadenó el abandono de la postura electoral “dura” de la alternativa democrática, lo que nos indica es que, a pesar de las condiciones adversas, fueron muchos más los pecados cometidos por la unidad que la iniquidad del régimen lo que explica los pobres resultados de la unidad democrática.

Para demostrarlo mostraré unas cifras electorales obtenidos de la ciudad de Valencia y su división parroquial. Éstas nos muestran un verdadero laboratorio de como funcionaron los diferentes estratos sociales en Venezuela.

Empecemos por la parroquia San José.

La parroquia San José es una entidad valenciana tradicionalmente opositora. Conformada por una mayoría de clase media es el centro de la oposición en Valencia. Electoralmente la diferencia de votos de las propuestas opositoras versus la oficialista nunca ha bajado del 60%. Ahora bien, en esta parroquia, la MUD pasó de contar con un 71% de electores para la elección presidencial a un 45% de electores para las elecciones de gobernadores. En el gráfico vemos como la ausencia de votantes (oficialmente abstención) se incrementó del 19,5% hasta llegar al 49,5% de los electores inscritos. Sabemos que la diáspora pudo haber intervenido en la ausencia. Pero no deja de llamar la atención que cuantitativamente más fueron los votantes que se ausentaron, entre abstencionistas y emigrantes, que los votos obtenidos por Alejandro Feo La Cruz el pasado 2017.

Y que ocurrió en la parroquia Rafael Urdaneta

La parroquia Rafael Urdaneta, es la segunda parroquia más poblada de Valencia. En ella no hay ningún dominio claro de algunos de los polos que dominan la política venezolana. Ganada a pulso por la oposición en el año 2013, ya en las elecciones parlamentarias logra una ventaja de 13 puntos porcentuales sobre el Psuv. Sin embargo, Alejandro Feo La Cruz pierde la elección de gobernadores más de 15 puntos en esta parroquia, mientras que el Gran Polo Patriótico incrementa su votación en menos de 3 puntos, la abstención se incrementa desde el 22% hasta llegar a un 39%. Vemos, por tanto, el mismo fenómeno, caída de la oposición, mantenimiento o ligero crecimiento del oficialismo e incremento abrupto de la Abstención.

Y en Miguel Peña

La parroquia Miguel Peña es la más poblada de Valencia. Conformada ampliamente por sectores populares, ha sido el bastión del chavismo en el Estado Carabobo, donde la única vez que perdieron fue en la elección parlamentaria del año 2015, donde la MUD la superó por 6 puntos. Pero ocurre el mismo fenómeno, caída de la votación opositora, leve incremento del oficialismo y la abstención que se incrementa al pasar del 25 al 42 por ciento. Lo importante es resaltar, que un elector (antes chavista y que votara por la MUD en 2015) pueda tener como criterio las condiciones electorales, puesto que siempre su voto ha sido respetado. Debemos considerar por tanto, que este voto, chavista y que se prestó a la MUD en el 2015, si se abstiene, no sería por las condiciones electorales, sino por la falta de representatividad de los polos políticos.

Por último, quiero mostrar los resultados de la parroquia Negro Primero:

 

La parroquia Negro Primero es un territorio rural. Siempre allí ha ganado el Psuv. En ese territorio el chavismo no compite con la oposición, sino con la abstención. Los resultados muestran una estabilización del voto chavista, un ligero incremento de la abstención y la oposición quien pierde más de la mitad de la votación obtenida en el 2015, es decir lo que pierde la oposición, lo gana la abstención.

Ahora bien, todas las acciones de la maquinaria PSUV, TSJ, Maduro, CNE, lograron un objetivo, promover la división de la oposición, encontrándose ésta en un mar de incoherencias de como debería ser la lucha contra el régimen.

En resumen, los resultados de octubre no pueden ser vistos únicamente como resultados de las condiciones electorales. Bajo la égida de un gobierno autoritario que nunca ofrecerá condiciones electorales, la unidad y la capacidad estratégica es un elemento fundamental para lograr la victoria junto con la conexión con las necesidades de la población. La oposición no contó con ninguna de ellas. Las condiciones electorales tuvieron como efecto, mas que apuntalar a un fraude, disuadir a la población opositora de la conveniencia de participar en las elecciones. Por otra parte, su desconexión con los problemas del ciudadano común, obnubilados como estaban en la disputa para desplazar a Maduro y luego atender sus aspiraciones personales, pasaron factura en esa crucial elección.

Luego ya conocemos la historia. Al retirarse los principales partidos de la elección para escoger alcaldes y expresando su negativa a participar de toda contienda electoral hasta que no existieran condiciones de competitividad, al no ser logrados en la negociaciones de Santo Domingo, era imposible, para mantener cierta coherencia, participar en las elecciones presidenciales, es decir el abandono de la lucha electoral. Y precisamente en un entorno de insatisfacción con el gobierno que brindaba magnificas oportunidades de triunfo a  la oposición, a pesar de las condiciones.

5.- El tema de la legitimidad

Quizás el principal argumento de los defensores del boicot electoral a las elecciones del 20 de mayo, es el argumento que votando se legitima el proceso electoral y a los entes convocantes. Desde el punto de vista sociológico, legitimidad es poder aceptado. El criterio jurídico incorpora la aceptación debido al apego a ciertas normas constitucionales y legales. Desde que estudiaba Formación Social, Moral y Cívica en mis ya lejanos estudios secundarios, me enseñaron que había regímenes de facto y regímenes de derecho. Los autoritarismos son regímenes de facto, pero buscan con las elecciones, legitimarse, no tanto a los ciudadanos comunes, sino ante quienes los miembros de los que conforman la coalición dominante.

En Venezuela para ser presidente, además de los requisitos de la elección solo se requiere que un candidato obtenga mayoría de votos en una elección. No hay umbrales ni en términos absolutos, ni en términos relativos. Sencillamente gana quien gana ese día y solo basta que saque un voto más que el quedo de segundo. De triunfar la abstención, la pregunta siguiente sería, como se cobra eso. De verdad la coalición gobernante consideraría eso como una señal de derrota o por el contrario asumiría el resultado para afianzar el apoyo al régimen. Básicamente considero lo segundo.

Estas elecciones fueron convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano que ciertamente es de una legitimidad de origen muy cuestionada. Sin embargo, sus decisiones son obedecidas por los diferentes órganos del Estado, incluyendo el Consejo Nacional Electoral. Y los ciudadanos comunes no nos queda más remedio que obedecerlas, puesto que de no hacerlo tendríamos que enfrentar a los aparatos de coacción del Estado.

Desconocer las decisiones de la ANC, puede significar enfrentarse a las fuerzas de coacción del régimen imperante. Algunas veces se podrá, la mayor parte de las veces, no.

La participación en este caso, no tiene razones de legitimidad, sino razones estratégicas. Entiéndase el voto en este caso, sería un mecanismo que permitiría, de lograr que uno de los candidatos de oposición al régimen, obtengan más votos que el candidato oficial producir una crisis política en la coalición dominante que lleven a la pérdida del poder. Esta crisis pudiera ocurrir o no. Tenemos el caso de Chile, que una fractura del ala militar tras conocerse los resultados del plebiscito ocasionó que el régimen reconociera el triunfo del No y la apertura a la democracia. O días después como ocurrió en la Filipinas de Marcos, donde las protestas callejeras contra el fraude terminaron de quebrar al régimen, o puede sencillamente no ocurrir, como fue el caso de Pérez Jiménez en el 52. Pero es mucho más probable pensar en una fractura, ante una avalancha de votos opositores, que con ellos quedándose en su casa, festejando por WhatsApp las calles vacías en las urbanizaciones donde viven.

5.- Y la subordinación a la Asamblea Nacional Constituyente

Mientras exista el actual régimen, quiéralo o no estamos subordinado a ella. Así que de lo que se trata es de quitarle el poder. Y esto es más fácil, desde una presidencia opositora, articulada con la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia legítimamente nombrado y con el apoyo de la Fuerzas Armadas Nacionales, ya alineadas con su nuevo comandante en jefe, para deslegitimar por sentencia o por referéndum a la irrita ANC.

6- Es Falcón otro Arias Cárdenas

Dice Benedetti en uno de sus poemarios que “El vicediós siempre es ateo”. Esta frase refleja al político, ambicioso, vanidoso, que circunstancialmente pudiera estar en una posición subordinada, pero siempre aspirando al máximo lugar. No puedo asegurar que Arias Cárdenas formara parte de una estrategia para legitimar las elecciones del 2000, o que sencillamente tenía sus aspiraciones para ser presidente. En todo caso el escenario es completamente distinto. Chávez contaba con un 80% de aceptación en ese año. Maduro cuenta con un 80% de rechazo. Arias Cárdenas no tenía ninguna posibilidad de ganar. Falcón, tiene muchas posibilidades de al menos contar con más votos que Maduro, si buena parte de este universo contrario al presidente decide acudir a votar. Para mí es suficiente saber que no es Maduro.

7.- ¿Y el respaldo internacional?

La política internacional la mueven más los intereses que los valores. Tras cada decisión de cada país, hay un evidente análisis costo beneficio. Además, su dinámica es muy cambiante. Hoy Maduro, tiene a buena parte de la comunidad internacional del llamado occidente en contra. Pero, por una parte, tiene el apoyo de las potencias orientales China y Rusia. Además, dentro del escenario americano las cosas pueden cambiar. Es muy probable que López Obrador gane en México, lo que puede implicar un aliado adicional al régimen. Si Lula, llegara a resolver sus problemas judiciales, también puede moverse la balanza. También Maduro reelecto, puede lograr acuerdos o modus vivendi con los países que hoy se le enfrentan. Por otra parte, las sanciones y el aislamiento internacional pocas veces, derriban gobiernos. Si no me creen pueden ver los casos de Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria. El resultado no puede ser peor, gobernantes atornillados con pueblos sufrientes.

Ni el aislamiento internacional, ni las sanciones económicas impidieron que siguieran mandando en Cuba.

8. Conclusión única: Luego de analizado los puntos, creo que debemos ir a votar, la abstención es seguir el camino de Chacumbeles.

Informe de la subcomisión TREN sobre el tema de la Participación en las Elecciones Regionales

Miembros de la subcomisión: Prof. Asdrúbal Romero M- Coordinador. Dr. Nelson Acosta. Dra Marlene Robles. Prof. Yván Serra. Dr. Rolando Smith

I-Introducción

El objetivo de la subcomisión es analizar el dilema planteado para las fuerzas democráticas sobre su participación en las elecciones regionales de gobernador. Dilema resultante  de la situación de entrampamiento  en la que han sido colocados los partidos políticos que las conforman, por la habilidosa estratagema del Régimen de ubicar el lapso de inscripción de candidaturas con una “sospechosa” proximidad en el tiempo, con relación a la elección de una ANC en la que ya era un hecho su no participación.

Dicha proximidad permitía presumir, con suficiente antelación, la existencia de un plan diseñado con el malicioso propósito de desincentivar la participación de las fuerzas opositoras en las elecciones mencionadas. Aunado a esto, la generalizada presunción sobre la comisión de un gigantesco fraude por el CNE en la elección de los constituyentistas, que se convertiría posteriormente en convicción al conocerse la escandalosa noticia suministrada por el Presidente de la empresa Smartmatic, ha contribuido a crear en la opinión pública una marcada tendencia de exigencia abstencionista hacia los partidos y un clima psicosocial emocional de virulenta sensibilidad sobre el tema.

Los miembros de esta subcomisión, conscientes de lo delicado del momento político habida cuenta de los mencionados antecedentes y su contexto, partimos en nuestro análisis del criterio de tratar de no dejarnos influenciar por posiciones prejuiciadas e intentar, al máximo de nuestras posibilidades, de escudriñar el problema en sus múltiples aristas desde una amplia diversidad de perspectivas. Ese había sido nuestro compromiso con el TREN.

Aunque también hicimos un análisis de costos y beneficios de las opciones en disputa: participar o no. Creemos haber emergido con una propuesta intermedia, resultante de privilegiar la visualización del problema como un juego de confrontación táctico estratégico de múltiples etapas.

II-Sobre la “Trampa”

Del Régimen se puede decir cualquier cosa y no se exagerará, cuando se trata de calificar sus incompetencias para la gestión pública. Pero, en cuanto a sus habilidades para el manejo estratégico de la confrontación política es otro cantar. Seguramente apoyados por una experimentada sala situacional, en su temeraria huida hacia adelante han logrado colocar a las fuerzas democráticas en una compleja situación dilemática mediante la oferta de un caramelito de cianuro –las elecciones regionales-. La bola está en el campo de quienes les adversamos. Veamos las opciones:

  1. No inscribimos candidatos porque se decide la no participación. Abandonamos prematuramente la ruta electoral. Muy bien gracias, dirá el Régimen, y hará las elecciones, las de Gobernadores, las de Alcalde y hasta las Presidenciales si la crisis nos deja llegar hasta allá. Sin nuestra participación, porque el Régimen se encargará de cuidar que las condiciones para la realización de procesos electorales no cambien. ¿Cuál es el camino que nos queda? ¡El insurreccional!
  2. Inscribimos candidatos porque se decide la participación. Tal como está el clima de alta tensión en la opinión pública, lloverán las críticas hacia el frente de oposición institucional. Críticas que, por supuesto, el Régimen tratará de reforzar con nuevas ejecutorias con la finalidad de alimentar una tendencia abstencionista. Pasamos a una nueva etapa del juego estratégico. El Régimen monitoreará, continuamente, sus posibilidades electorales. No obstante, lo previsible es que las elecciones no se realicen, porque sus propias cuentas andan muy mal. El Régimen dispone de muchos otros recursos, incluyendo el supra poder de la inconstitucional ANC, para no realizarlas si ello es lo que les conviene. Como subproducto habrá logrado crear un clima de desconfianza hacia las organizaciones que conforman el frente de oposición institucional.
  3. No hay decisión unitaria. Algunas organizaciones inscriben candidatos y otras no. El Régimen logra fracturar la unidad de las fuerzas democráticas. El desconcierto es mayor.

Quedan evidenciadas de este análisis de opciones y escenarios resultantes: las razones por las cuales el Régimen ya saborea anticipadamente los efectos de su caramelo de cianuro –basta con observar detenidamente a Jorge Rodríguez como saliva cuando dice: el ocho de agosto deben inscribir sus candidatos-. El Régimen ha pretendido colocarnos en un escenario perder- perder- perder. La “Trampa” está montada. ¡Lo inteligente es no caer en ella! Y para ello se dispone de otra opción. La cuál es natural y de sentido común si logramos internalizar la idea de que nos encontramos inmersos en una confrontación táctico-estratégica de múltiples jugadas o movidas. El Régimen movió su ficha. Ahora nos corresponde a nosotros.

III-Inscribir no implica necesariamente participar

Este es el lema que nos anima a proponer una opción intermedia. Inscribir candidatos anunciando, simultáneamente,  que ello no implica necesariamente la participación. Esta decisión nos permite superar el álgido escollo de tomar una decisión de naturaleza más trascendental –la participación- en un escenario constreñido por la premura y las tensiones, tanto a nivel de la opinión pública como al interior de la MUD por las diferentes visiones que se tiene sobre cómo abordar el desafío del Régimen. Con esta decisión se pasa a otra etapa donde el juego estratégico continúa. La discusión no se agota. Continúa. El contexto es muy cambiante. Al respecto, la subcomisión hace una serie de consideraciones:

  1. Lo ideal es que la propuesta sea acogida por la Mesa de la Unidad Democrática. Que sea un criterio unitario el de la inscripción de candidatos bajo un esquema de participación condicionada. Es importante la homogeneización del discurso de todos los candidatos de la Unidad al respecto. Mejor aún sería si la Mesa pudiera consensuar un breve manifiesto que cada candidato incorpore a su solicitud de inscripción ante el CNE.
  2. En dicho manifiesto se debe significar el carácter constitucional del acto político que se acomete, así como su inscripción dentro de la ruta constitucional, pacífica y democrática asumida por la Mesa de la Unidad Democrática.
  3. El juego táctico- estratégico continúa. La MUD debe iniciar una lucha a fin de garantizar condiciones de transparencia en la realización del acto electoral. A manera de ejemplo, aprovechando que el Régimen se llena la boca todos los días de su deseo por el diálogo y la paz; proponerle que haga un gesto que demuestre su sinceridad y admita la designación por la Asamblea Nacional de los miembros del CNE que corresponde bajo un mecanismo concertado entre las partes.
  4. Queda claro que la participación en definitiva dependerá de las ejecutorias del Régimen. Si se produjeran acciones en contra de la inmunidad de los diputados, aprisionamiento de dirigentes políticos, continuara la escalada represiva, etc. se gestarían condiciones en las que la participación política en un proceso electoral se verían seriamente comprometidas. Es importante señalar esto a los actores políticos que manifiestan sin más su opción por la participación. ¿Cómo quedarían los candidatos de sus organizaciones en un escenario en el que el Régimen continuara comportándose de manera abusiva?
  5. De la propuesta nuestra, que, por cierto, no es única -ya para el momento de la redacción de este informe se conocen de planteamientos similares, en lo medular, hecho por diversos actores en las redes sociales-, se generan varias modalidades para su ejecución. Mayormente están relacionadas con la interrogantes de cuáles candidatos se inscriben. Considerando que las condiciones de clima interno pudieran no ser las más apropiadas para afrontar una discusión de tal naturaleza en este momento, lo más sencillo es que se autorice la inscripción de los precandidatos. La MUD debería ser muy cuidadosa en su monitoreo del contexto político, a los efectos de derivar conclusiones sobre cuál podría ser el mecanismo más apropiado de selección de los candidatos definitivos en caso de consolidarse la posibilidad de participación. En realidad, casi todo queda por discutir. De admitirse la propuesta que presentamos, apenas se habrá superado un escollo.
  6. Consideramos pertinente señalar que el reentrar en una ruta electoral regional crearía las condiciones para regionalizar el conflicto nacional; retomar una agenda social vinculada a las necesidades de la gente y conectar a las organizaciones de la MUD con los sectores sociales que no vienen participando en la actual coyuntura nacional, esencialmente los sectores D y E, hoy secuestrados por las políticas asistencialistas del Régimen.

Finalmente, aspiramos haber cumplido con el cometido que nos fuera asignado por la plenaria del Tren, en su reunión del primero de agosto, en el limitado lapso de tiempo que disponíamos considerando la urgencia del tema. Solicitamos generosidad en el tratamiento de este informe, unidos en el deseo de que el TREN, como grupo de reflexión y referencia, pueda validar una propuesta orientadora hacia el país demócrata  en tan delicado momento político que vive la nación.

La dimensión política del Decreto de Emergencia Económica.

 

Con el periodista Luis Guillermo Carvajal en el programa “A Primera Voz” pudimos comentar sobre la dimensión política del Decreto de Emergencia Económica dictado por el gobierno de Nicolás Maduro y actualmente en la Asamblea Nacional para su consideración. Nos acompaño el dirigente político Julio Coco. Espero que la escuchen y la comenten.

Serra: Advertencia sobre un gobierno violento busca intimidar a la sociedad

El día 2 de mayo, fui requerido por la periodista Gabriela Espinoza F. (gespinoza@el-carabobeno.compara que comentara al Diario El Carabobeño sobre la amenaza del Presidente Nicolás Maduro, sobre las acciones que haría “el pueblo” si ellos salieran del gobierno. 

He aquí mis declaraciones:

La declaración que realizó el Ejecutivo nacional sobre que la continuidad de una revolución pacífica dependerá de una “minoría de la derecha enloquecida”, es para el politólogo Yván Serra una amenaza que trata de intimidar a algunos sectores y entusiasmar a otros.

Unas de las causas de esta advertencia sería amedrentar a las personas de la fracción democrática para que no protesten, y sean sumisas ante las constantes violaciones constitucionales que se evidencian en el país.

La decisión del Tribunal Supremo de Justicia, en la que se indica que es obligatorio agotar el procedimiento administrativo de autorización ante la primera autoridad civil para poder ejercer el derecho a la manifestación pacífica es para Yván Serra un claro ejemplo de la intimidación que desde el Ejecutivo se quiere extender hasta la sociedad.

Debido a las continuas protestas registradas en la nación en los últimos meses se generaron diversas tácticas en el Gobierno,  por lo que estas medidas formarían partes de las estrategias que desean aplicar.

De acuerdo al politólogo, la afirmación hecha por Nicolás Maduro durante una concentración de trabajadores sobre que el régimen que encabeza es tranquilo, es un reflejo de la aseveración del difunto presidente Chávez, con la que establecía que la revolución era pacífica pero armada.

En el discurso del 1º de mayo, Maduro aseveró que si algún día el imperio impusiera en Venezuela un régimen proimperialista,  la clase obrera petrolera no produciría una gota de petróleo más para la “oligarquía y el imperialismo”.

El pueblo decretaría una huelga general y se iría a la insurrección cívica militar. Renuncia, abandono de cargo o la realización de una asamblea nacional constituyente pueden ser las medidas que se establecen para un posible cambio del gobierno.

Por lo que de existir permutas fuera del orden constitucional se deben ejercer los mecanismos necesarios para restablecer la ley, indicó el politólogo.

Serra aseveró que no hay vías alternas a la Carta Magna para la toma del poder en el país.

 Las decisiones que avale el pueblo apegadas a las normas deberán ser consideradas por las instituciones de la nación, para así respetar la voluntad de los habitantes.

De realizarse elecciones en el país y fueran derrotados los integrantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), el politólogo consideró que éstos no estarían en capacidad de retomar sus cargos anteriores, ante el escenario que enfrentarían.