Archivo de la etiqueta: Datanálisis

A UN MES DE LAS ELECCIONES ¿CÓMO ESTA LA COSA?

Como politólogo y persona dedicada al análisis político y escritor de este blog, debo permanentemente tratar de contestar a la gente, como esta la cosa. Para tener una idea algo clara, acudo a lo que aprendí. Salvo circunstancias excepcionales, la cosa va, como dicen las encuestas. Pero como ahora hay encuestas para todos los gustos, trato de escudriñar en algunas de ellas para ver, que me dicen.

Antes de iniciar mis comentarios, debo agradecer al blog de Iñaki Sagarzazu, yvpolis.blogspot.com, el mantenerme informado de la evolución de las encuestas. El acceso a las fuentes y sus análisis permite tener idea de lo que está pasando en la realidad electoral de Venezuela. En base a esta información realizaré mi análisis particular. Sin embargo debo advertir, que solo tomare en las cifras dadas por cinco de las encuestadoras que él presenta. No consideraré en este análisis ni a GIS XXI, la consultora que dirige el Ex ministro Jessie Chacón, puesto que sus intenciones son obvias y no es precisamente dar a conocer la verdad, ni a la encuestadora 30.11, puesto que después de haber pronosticado que el SI ganaba por 10 puntos en el referéndum constitucional realizado en el 2007, cuando en realidad el NO ganó por décimas, no puede merecer la confianza de nadie.

De acuerdo a la información  presentada por yvpolis.blogspot.com y con la información sobre Ivad aparecida el domingo y publicada por Noticas24, podemos presentar el siguiente cuadro, con los porcentajes de intención de voto:

HChF

HCR

Ns/nc

Brecha

(Hch-Hcr)

Ns/Nc

 – Brecha

Fecha de cierre

Hinterlaces

48

30

22

18

4

05-ago

Ivad

50,8

32,4

16,8

18,4

-1,6

27-ago

Datanalisis

46,8

34,3

18,9

12,5

6,4

09-ago

Varianza

49,3

47,2

3,5

2,1

1,4

02-ago

C21

45,9

47,7

6,4

-1,8

=

15-ago

Promedios

48,16

38,32

13,52

9,84

3,68

Fuente: yvpolis, noticias24, cálculos propios

En el cuadro precedente se pueden observar dos grupos de encuestas, en el primer grupo integrado por Hinterlaces, Ivad y Datánalisis,  la brecha entre la intención de voto hacia Hugo Chávez y hacia Henrique Capriles supera los diez puntos de ventaja. En el segundo grupo, las diferencias a favor o en contra entre ellos, no superan los tres puntos, lo que en términos de los expertos se conoce como un empate técnico. Ahora bien, estas diferencias, no son normales, puesto que por lo habitual sería que las encuestadoras presenten resultados similares.

Así que la pregunta es ¿donde se encuentran las diferencias?. En primer lugar descartamos que las variaciones se encuentren en problemas de orden ético (presunción de encuestas falseadas). Igualmente descartamos que los errores sean de carácter técnico derivados de una mala supervisión en campo, o un diseño erróneo del marco muestral. Así que asumimos que deben existir razones o causas políticas que expliquen estos resultados tan disímiles. Profundicemos un poco el análisis.

En lo referente a la variable intención de voto hacia el candidato Chávez, todas las encuestadoras mantienen cifras muy cercanas, con un mínimo de 46% y un máximo de 51% de los votos. Sin embargo en una elección tan polarizada como las que se prevé, incluso con la presencia de otros candidatos, para que un candidato obtenga la presidencia debe contar con la mayoría absoluta, es decir 50%+1 de los votos. Es decir, en esta elección en particular ganará quien posea más de la mitad de los votos válidos y a decir de las encuestas, ninguno de los candidatos los tiene o por lo menos la alcanza de manera contundente.

Por otro lado, salvo en los resultados de Ivad, la diferencia entre los que no manifiestan su intención de voto es superior a la brecha existente a la intención de voto entre ambos candidatos. Es decir, si estos votantes decidieran mayoritariamente dar su voto a Capriles, este incrementaría notablemente su posibilidad de ser electo. ¿Esto es posible?

Veamos el siguiente gráfico:

En  el gráfico precedente, podrán notar que mientras Hinterlaces, Ivad y Datanálisis tienen un porcentaje de indecisos superior al 15%, Varianza y C21 lo tienen por debajo de 7. Casualmente esta diferencia se correlaciona de manera casi perfecta y en sentido inverso con la intención de votos hacia Capriles, tal como se puede observar en el gráfico subsiguiente:

El estadístico R2 es un indicador que muestra cuanto de una variable puede ser es explicada por la presencia de otra. En la medida que se acerque a uno (1), más fuerte es la relación entre una variable y otra, y mientras más se acerca a cero (0), la relación es mucho más débil. En este caso, un R2 de 0,9472, da un indicio que ciertamente a medida que se reduce el número de quienes no manifiestan su intención de voto, incrementa el número de quienes dicen que votaran por Capriles.

Exactamente lo contrario ocurre cuando comparamos las cifras de intención de voto hacia Hugo Chávez con los que no manifiestan su intención de voto, donde el estadístico R2 es de apenas: 0,0054.

Ahora veamos la tendencia de acuerdo a los resultados de las mismas encuestadoras y los números que presentaron en estudios anteriores:

Ivad

22-may

27-ago

Incremento
Gobierno

52,3

50,8

-1,5

Oposición

32

32,4

0,4

Ns/Nc

15,7

16,8

1,1

Hinterlaces

14-jul

05-ago

Incremento
Gobierno

47

48

1

Oposición

30

30

0

Ns/Nc

23

22

-1

Datanalisis

23-jun

09-ago

Incremento
Gobierno

46,1

46,8

0,7

Oposición

30,8

34,3

3,5

Ns/Nc

23,1

18,9

-4,2

Varianza

30-jun

02-ago

Incremento

Gobierno

50,3

49,3

-1

Oposición

46

47,2

1,2

Ns/Nc

3,7

3,5

-0,2

C21

12-jun

15-ago

Incremento
Gobierno

47,9

45,9

-2

Oposición

44,5

47,7

3,2

Ns/Nc

7,6

6,4

-1,2

En tres de ellas, Ivad, Varianza y C21 hay una pequeña disminución en la intención del voto hacia Chávez, mientras que en Hinterlaces y Datanálisis, existe un ligero incremento del voto a favor de Chávez. Por otra parte salvo las cifras presentadas por Hinterlaces, que muestran estabilidad, en todos los casos existe un incremento de la intención de votos hacia Henrique Capriles Radonski. Esto demuestra, que entre el mes de julio y el mes de agosto, la candidatura que creció, aunque levemente, fue la del candidato de la Mud.

Ahora bien, la encuestadora que refleja un mayo descenso en la cifra de los que manifiestan que no saben o no contestan por quien van a votar, es Datanálisis, que pasaron de 23,1 a 18,9 (-4,2%). De esos indecisos 0,7% fueron para la candidatura de HCh y 3,5% para la oposición, es decir 16,7% de ellos para Chávez y 83%, para Henrique Capriles. Lo que parece corroborar la tesis, que la mayor parte de los indecisos, si llegaran a votar lo harían a favor de Capriles Radonski.

En conclusión. Las encuestas hoy día no dan cuenta todavía de lo que puede ocurrir para el día de la elección presidencial. Si la mayor parte de los que ocultan su intención de voto, lo hace a favor de Capriles, como lo dicen los indicadores que analizamos, los resultados para la fecha de la elección pueden ser muy cerrados y  no se descarta el triunfo del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática.

Anuncios

ENCUESTAS Y TIEMPO ELECTORAL

La serie de tiempo con corte en Octubre del 2009 muestra como la popularidad del Preidente así como sube, baja.

Sencillamente no pueden ver una encuesta que les guiñe el ojo. Ahora si son buenas. Ahora son serias y sus resultados gozan de alta credibilidad. Ahora si merecen ser comentadas por José Vicente y Díaz Rangel; en estos días no me extrañaría escuchar a Mario Silva piropeando a Oscar Schemel o a Luis Vicente León. Que el presidente en medio de su enfermedad haya subido algunos puntos es algo que merece ser reseñado en los medios gobierneros, quizás le den hasta una portada en el Diario Vea o en Correo del Orinoco. Mientras el gobierno celebra, desde el lado de la oposición cándida surge la angustia.

Me he hecho cierta fama de encuestólogo y por tanto la gente con cierta preocupación me pregunta sobre la popularidad del presidente, acrecentada en estos días por las penurias por la que pasa su cuerpo y seguramente también su espíritu. Como me precio que mi fama está bien ganada, puedo garantizarle que una encuesta política no predice resultados con un año de anticipación. Así como Chávez sube en las encuestas, de a ratos baja. Cualquier desbarajuste en los servicios públicos, alguna comida podrida encontrada en un solar del gobierno, algún hecho hamponil a una notoria figura, puede bajarles los puntos que ha subido. Se acuerdan de Irene Sáez, aquella famosa Miss Universo, quien luego de ser alcaldesa de Chacao, quiso ser presidente, entusiasmada por unas encuestas que auguraban que ella no perdía en el año 1997. Lamentablemente para ella, la elección fue en 1998 y su candidatura terminó en un oscuro sótano, abandonado por todos los aliados, que se rindieron a los números meses atrás.

A quien me pregunte les digo que lo que resulte de una encuesta realizada en 2011 es irrelevante de cara al futuro en octubre del 2012, porque el entorno dista mucho de parecerse al momento de la campaña electoral. Por los momentos Chávez corre solo, sin contendor, puesto que los potenciales competidores están en otra carrera, la de su propia nominación como candidato de la plataforma unitaria que lo enfrentará a partir de febrero del próximo año. Si a la elección primaria llegara a presentarse una cantidad importante de votantes, la competencia presidencial con seguridad se estrecharía. Solo en ese momento las encuestas comenzarán a decir algo.

La otra variable que ciertamente cobra importancia es la del estado de salud del presidente. En caso de presentarse sano a la contienda, su carisma puede verse reforzado. Pero si llegaran a persistir sus problemas de salud y no convencer a los electores que ha superado el problema de su enfermedad, éste seguramente será un tema de campaña que evidentemente puede generarle varios problemas a su opción presidencial. Porque la gente puede ser solidaria con un ser con cáncer. Abrazos, hechizos y oraciones por su salud, pero de allí a votarlo para presidente, hay un trecho muy largo.

En lugar de angustiarse al ver unas encuestas que dicen lo mismo desde hace años, hay que dedicarse a construir la opción que podrá derrotarlo cuando tengamos que volver a las urnas, electorales.