La dimensión política del Decreto de Emergencia Económica.

 

Con el periodista Luis Guillermo Carvajal en el programa “A Primera Voz” pudimos comentar sobre la dimensión política del Decreto de Emergencia Económica dictado por el gobierno de Nicolás Maduro y actualmente en la Asamblea Nacional para su consideración. Nos acompaño el dirigente político Julio Coco. Espero que la escuchen y la comenten.

Feliz Navidad

Feliz Navidad SQ 2015

Ver tarjeta en Genial.ly

http://www.genial.ly/View/Index/5676cc1f1561e80e8c3208cd

¿Y ahora qué, Venezuela?

Esta fue la nota de prensa publicada por la periodista Pilar Marrero @PilarMarrero en el Diario La Opinión, en la que expresé algunas opiniones luego del triunfo de la Mud en las pasadas elecciones legislativas. 

Lo que sigue a las elecciones del domingo en Venezuela es un camino complicado en el que oposición y chavismo deberán medir cuidadosamente sus acciones y buscar algún tipo de consenso que les permita colaborar en algunas áreas importantes para sacar al país de la profunda crisis económica y social en la que se encuentra, dijeron hoy politólogos en Venezuela y los Estados Unidos.

No obstante, la oposición tendrá más margen del que se había pensado el domingo por la noche. Información recibida por La Opinion de fuentes cercanas al CNE venezolano indican que la coalición de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD) alcanzará los 112 escaños frente a 51 para el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Con esto, la MUD tendrá dos tercios de la Asamblea Nacional, una llamada “super mayoría” que les permitirá derogar leyes existentes, proponer reformas constitucionales, nombrar poderes públicos y tener control del presupuesto del país.

Entre las primeras prioridades de la oposición estará, según han indicado, una Ley de Amnistía que de libertad a docenas de presos, incluyendo al líder de oposición Leopoldo López. 

El primer boletín de resultados dado el domingo por la noche, dio a la oposición un total de 99 escaños frente a 46 del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) pero quedaban 22 escaños por definir, lo que ocurrió el lunes. 

Según el politólogo y profesor de la Universidad de Carabobo Yván Serra Díaz, la oposición se enfrenta a las expectativas del pueblo que ahora espera solución a los problemas de la casi hiperinflación, la escasez de productos y la inseguridad del país. Resolver esos asuntos sin algún tipo de acuerdo con el gobierno será más difícil de lo que parece.

“El ejecutivo sigue estando en manos de Maduro y si algo no pasa, como un referendo revocatorio, debería estarlo hasta 2019”, dijo Serra. “La oposición podría, por ejemplo, derogar la ley de precio justo que regula los precios. Si derogaran esa ley, el presidente no la puede aplicar. Pero si lo hacen los precios de los productos van a subir por un tiempo. Lo mismo si liberan el dólar. La cuestión es si la oposición quiere pagar el precio político que eso implica. Tú estás enfermo y te quieres curar, pero el tratamiento puede ser desagradable”.

Sacar al país de la crisis requeriría que hubiera un consenso entre gobierno y asamblea y que ambos estén dispuestos a compartir el costo político de las reformas, agregó Serra. “Esto requiere que personas que han aprendido a odiarse, tengan ahora que entenderse”.

El triunfo de la oposición se logró, explicó el experto, por el aumento del voto castigo de las clases populares y las zonas rurales, antes parciales hacia el chavismo, hacia el gobierno de Nicolás Maduro.  “Fue un voto castigo abrumador, el pueblo está molesto, desencantado con el gobierno”.

Para Jennifer McCoy, directora del Instituto de Estudios Globales de Georgia State University, la oposición debe usar su super mayoría con cuidado.

“El peligro acá es que la oposición decida tratar de cambiar las cosas muy rápido. Eso podría causar una reacción defensiva del chavismo para proteger sus intereses, creando más conflicto y retrasando la necesidad de resolver los problemas más serios del país, el económico y el de la seguridad, por medio del diálogo y la negociación”, dijo McCoy, quien es experta en Venezuela.

Si ambos lados se dedican a mostrar su fuerza, podrían posponerse las decisiones que hacen falta para resolver la crisis, agregó.

“Es muy probable que la oposición empiece un movimiento hacia un referendo revocatorio, que si pasa en 2016 podría generar elecciones. Y si pasa después, podría terminar poniendo a cargo al actual vicepresidente por el resto del período de Maduro”, dijo Mc Coy, “La pregunta es, ¿el enfoque estará en quitar a Maduro o en colaborar para las reformas necesarias? Está claro, sin embargo, que la Revolución Bolivariana es vulnerable y que el venezolano ha expresado su frustración con ese proceso”.

Vea la nota en su fuente original: http://www.laopinion.com/2015/12/07/y-ahora-que-venezuela/

PROLEGÓMENOS A UNA ASAMBLEA. LA DISCRIMINACIÓN VELADA

Nunca pensé que sería desde la Cámara de Comercio de  Valencia, quien le daría la razón a Tibi. Yo ingenuamente pensaba que el tema del machismo en las organizaciones públicas eran cosas del pasado. Que sencillamente si había más hombres que mujeres en las directivas de los diferentes organismos que nos representan, era por razón de una mayor disposición masculina a entrar en esos menesteres, pero que si una mujer tenía las competencias, bien podría competir por un curul en una Asamblea o una directiva, sin que su género fuera un impedimento. Así que, pensé que lo de Tibi era sencillamente Gadejo, una treta para embromar a la Unidad Democrática quienes sus líderes se habían esforzado semanas, para conseguir el acuerdo perfecto, y que ahora había que desarmarla para complacer el deseo de una mayor paridad de género. Ingenuo yo, parece que las cosas hay que obligarla y que todavía existen machistas trasnochados en esta tierra, y en los gremios empresariales.

La plancha que presentara mi amigo Guillermo Manosalva para conformar su directiva tenía a dos valiosas mujeres postuladas para las vicepresidencias. Pero una reunión del Consejo Consultivo días antes de la Asamblea, conformada por cierto por puro varones, les pareció poco adecuado que dos féminas ocuparan dichos cargos. Que con una bastaba. No tomaron en cuenta, que ambas había hechos méritos suficientes para los puestos para que las proponían. Isa, empresaria exitosa, y que se ha fajado a representar a los comerciantes del centro de Valencia y María, a quien la Cámara le debe su presencia en los espacios de la radiodifusión local, y que si no fuera por la infructuosa búsqueda de patrocinio, también tendría su programa televisivo. Lástima que fuera una dama, y que por ahora, no pueda ocupar la vicepresidencia, porque esta le debe corresponder a un caballero.

Pero como un acto de discriminación no basta, también vieron con malos ojos que María fuera periodista y que este servidor fuera politólogo. Por lo menos en la opinión de uno de sus expresidentes, por cierto del que yo no recuerdo legado alguno, salvo el encono manifestado contra parte del personal de la cámara cuando le toco ejercer la presidencia. Rememoro a los presidentes de la Cámara con los que compartí, Carlos León Alvarado, ganándose personalmente a los comerciantes, haciendo que sentir a la Cámara como pocos han hecho; Ricardo Rivero, quien con su programa “Aliarse para ganar todos”, enrumbó a la Cámara dentro del espíritu de una genuina responsabilidad empresarial; Damiano del Vescovo y su lucha titánica por el reinicio de la construcción del Metro de Valencia, por largo tiempo paralizado, al lado del recién electo Guillermo Manosalva y su fundación “Un Millón de Amigos por el Metro”. De días atrás sabemos del esfuerzo de Flavio Fridegotto, quien no fuera presidente de Consecomercio, porque no quiso, porque méritos le sobran. Lo recuerdo por su Feria Empresarial que le dio lustre a la ciudad cada vez que fuera instalada. En las reuniones de la Directiva, siempre era tema la disposición del señor Yacoub de ayudar a la Cámara en sus avatares financieros. Pero Reverón, ¿que hiciste tú? De verdad que no recuerdo. Así que si hiciste algo memorable, discúlpame por mi mala memoria.

Pero este presidente sin legado, pero de mucha voz, “puro buche y pluma” dirían algunos, es quien considera inconveniente que un politólogo sea miembro de la Cámara de Comercio. Porque de acuerdo a su “buen juicio” un politólogo es un político. Supina y crasa ignorancia. Un politólogo es un profesional, que se dedica al estudio de los asuntos públicos. Y esto lo puede hacer desde la academia, desde la política, desde las empresas o desde los gremios o sindicatos. Mientras que un político es una persona que dedica su vida o parte de ella, a la búsqueda del poder, algo que en lo personal no aspiro. Traigo a colación que Víctor Maldonado, a quien considero de los mejores directores ejecutivos que haya pasado por cámara alguna en Venezuela, es politólogo y no solo se ocupa de la administración de la Cámara de Comercio e Industria de Caracas, sino que con frecuencia asume su vocería.

Pero vamos a lo concreto. No considero que Reverón sea tan ignorante para no distinguir entre un político y un politólogo. Así que deben existir otras razones, quizás algo más personales. Rememoro dos hechos, de los cuales deduzco su inquina contra los politólogos.

El primer hecho: Antes una de las arremetidas del Presidente Chávez contra la empresa privada, se reúne la dirigencia empresarial carabobeña y mi amigo Antonio Landaeta, para la fecha presidente de Fedecámaras, me pide que modere la reunión. Cuando abro la junta lo digo con palabras más o menos parecidas a éstas, “ninguno de nosotros tiene experiencia en combatir a regímenes neoautoritarios, así que todos estamos en un mismo nivel de ignorancia, y por tanto las ideas de todos, independientemente de su posición serán igualmente valiosas”. Después me enteré, Reverón, que mis palabras había herido tu ego, porque tú si te sentías experto. Caramba, de haberse sabido eso, que tú tenías la llave mágica para salir de Chávez y su régimen, nos hubiéramos ahorrado unos malos años, de este sufriente gobierno. Discúlpame no reconocer tu grandeza, pero a veces tanta luz me enceguece.

El segundo hecho Reverón, lo recuerdo clarito. Era un taller convocado por Damiano como presidente de la Cámara de Comercio, para abordar el tema de la paralización de la obras del Metro de Valencia y que por su pedimento me correspondió dirigir. La reunión comenzó relativamente puntual, con presencia de importantes personajes del Estado, recuerdo a las diputadas Vestalia de Araujo y Deyalitza Aray, al actual alcalde Miguel Cocchiola, entre mucha gente que da lustre a la ciudad en esa jornada de trabajo. La reunión tenía una agenda, y se dispusieron de mesas de trabajo para realizar el diagnóstico y un plan de acción. Recuerdo que llegaste tarde Reverón, al momento que los voceros planteaban las soluciones y tratábamos de conseguir los consensos de plenaria y tú quisiste intervenir fuera de orden, irrespetando a todos los que habían llegado temprano porque tú querías dar tu diagnóstico. Y me toco a mí decirte que estabas fuera de orden, que el diagnóstico ya había pasado y que te concretaras a la agenda de la reunión. Volví a errar, con seguridad tus explicación del tema, nos hubieran ahorrado al menos dos años de retraso del Metro de Valencia.

Así que lo que creo Reverón, es que tu razonamiento contra los politólogos es más personal. Sigue el silogismo que los epistemólogos llaman por abducción: Yván no reconoce mi grandeza, Yván es politólogo, luego los politólogos no reconocen mi grandeza. A lo que agregas este corolario, los politólogos al no reconocer mi grandeza no deben pertenecer a la directiva de la Cámara de Comercio.

Pero es mentira Reverón, yo si reconozco tu grandeza, eres por lo menos diez centímetro más alto que yo, más ancho y mucho más voluminoso.

Pero en algo si tienes razón Reverón, soy un politólogo y no político, porque éstos si tienen cabida en la Cámara de Comercio de Valencia.

Por lo demás no me queda más que felicitar y desear el mejor de los éxitos a la nueva directiva, integrada por gente muy valiosa y de mi mayor consideración, y agradecer el compañerismo con quienes compartí estos 6 años de voluntariado, que me enriquecieron mucho en lo personal y en lo profesional. A todos ellos y ellas, muchas gracias.

Persisten las causas para protestar

Andrea Cristina Hernández || achernandez@el-carabobeno.com

El Día de Reyes comenzando 2015, conatos de saqueos en Guarenas [cuna del “Caracazo” en el 89], La Urbina y Altos Mirandinos. Grupos de personas intentaron entrar a la fuerza a varios supermercados. Seis días después [el 12], las tensiones por la llegada de pañales y jabón en polvo terminaron en disturbios entre clientes que saquearon el establecimiento de una reconocida cadena de farmacia en Las Mercedes, ciudad de Maracaibo. Ese mismo día, las redes sociales daban cuenta que en la Universidad Católica del Táchira ocurrían fuertes enfrentamientos entre estudiantes y efectivos policiales, con saldo de 30 heridos, 5 de ellos de gravedad.

En la transitada Avenida Bolívar, Betty Rea mostró su preocupación por la caldeada atmósfera. “Veo mal la situación. No se consigue nada, tenemos que hacer cola para todo. ¡Esto nunca se había visto! El año pasado no participé en ninguna manifestación. Si protestara [lo dijo no muy convencida] lo haría por mi hijo que necesita pañales y leche”. Tony Muñoz, apercibido de la encuesta, intervino: “La culpa es de Procter & Gamble que acapara los productos…Sí. El país está mal, pero por causas foráneas. Uribe desde Bogotá, los cubanos de Miami…es la estrategia de los conspiradores, de una oposición empecinada en derrotar al Gobierno.”

-¿Considera que hay causas para protestar?

– Claro que hay que protestar, pero no como el año pasado que fueron provocaciones, contestó el señor Muñoz.

Ambos, preocupados por la situación del país, coincidieron que la inseguridad y la escasez de productos los afectan.

Para el politólogo Yván Serra, a la situación estructural del país signada por pobreza e inseguridad, se añade “una crisis económica severa”. Describió los escenarios que marcaron la crisis del 83, cuando se devaluó la moneda por primera vez y la similitud en el año 89 cuando asumió la presidencia Carlos Andrés Pérez. “Había una caída importante de inventarios, se intentó aplicar el paquete económico y se produjo el “Caracazo”.

– Durante el paro petrolero del 2002, aunque la economía estaba parada por voluntad de los actores políticos, no se alcanzaron los niveles de desabastecimiento de ahora, puntualizó Serra.

Próximo a cumplirse un año de la ola de protestas del 12F, motivadas por la crisis económica y de servicios públicos, altos índices delictivos, corrupción y represión por parte de los organismos de seguridad del Estado ¿Han desaparecido las causas que las impulsaron?

Las estadísticas son reveladoras: El 2014 cerró con 24 mil 980 homicidios, un ascenso de 79 a 82 asesinatos por cada 100 mil habitantes, en comparación al 2013, con un total de 24 mil 700 asesinatos, según el Observatorio Venezolano de Violencia. Cifras que ubican a Venezuela como el segundo país con tasa de homicidios más alta del mundo, superado por Honduras.

¿Cuáles motivos? Los estudiantes universitarios [muchos de ellos trabajadores y vecinos] fueron claves en la manifestación del descontento. Los motivos variados: 52% en rechazo al gobierno de Maduro y 48% por conflictos habituales sin nexo político, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Para el activista político Julio “Coco” Jiménez es necesario entender cómo estaba Venezuela para ese entonces. “Teníamos un año experimentando los primeros indicios de la escasez, del aumento de la criminalidad y el alto costo de la vida por la explosión inflacionaria. El 11 de febrero de 2014 no sólo es heredera de la muerte de Chávez, sino de las implicaciones del Dakazo [noviembre 2013]. Las condiciones del hastío social estaban ejerciendo presión en distintas direcciones”.

id98356

(Foto Archivo/El Carabobeño)

El año pasado fue un récord difícil de superar, expresó el coordinador general del OVCS, Marco Ponce. “En el último trimestre observamos que las protestas por el derecho a los alimentos marcaron presencia en todo el territorio nacional. Comenzando este 2015 las causas se mantienen. Hemos contabilizado que se han agudizado las vinculadas a la alimentación y servicios básicos como luz, agua y aseo urbano”.

Desesperanza

¿Qué está experimentando la psiquis social de los venezolanos? “Vacíos espirituales”, plantea el profesor en Ciencias Sociales, Pavel Oropeza. “Ocurre cuando se ha creído en algo y te das cuenta que es una falacia absoluta. Le pasa a gran parte de la población que se identificaba hasta hace poco como ‘chavistas’, al darse cuenta que es ficticia la oferta de hace 14 años de alcanzar la estabilidad económica y política. También hay mucha desesperanza aprendida, ciudadanos que no salen a luchar por sus derechos, porque están convencidos que no vale la pena, porque todo permanecerá igual”.

¿Se está viviendo un clima parecido al que originó el Caracazo? “Es peor que en 1989. En aquel entonces nadie esperaba una explosión social, hoy es un escenario posible”, reflexiona Yván Serra.

¿Por qué el gobierno no toma la medida del precio de la gasolina?, se pregunta el politólogo y se responde: “Por miedo al Caracazo y a sus consecuencias. Pero mientras más se posterguen los ajustes económicos necesarios, será peor”.

“Estamos cayendo al borde de la histeria, la gente busca y busca almacenar qué comer aunque tenga en la casa. Un fenómeno en aumento y peligroso, porque un cuadro de histerismo colectivo, fácilmente lleva a una explosión social”, sostiene Oropeza. “La explosión social no solamente es el acto de violencia, sino que incluye elementos políticos e ideológicos que mueven en ese instante a la masa. Es evidente que en los últimos 15 años se profundizó el odio y la división entre venezolanos”, advirtió.

Desde su experiencia como investigador de manifestaciones sociales, Marco Ponce no aprecia elementos que pudiesen fortalecer ese tipo de eventos, aunque reconoce que están dadas las condiciones para “el descontento y un gran movimiento social”.

-La crisis económica se acentúa, los precios de petróleo bajando, la inflación subiendo debilitando el poder adquisitivo. El Gobierno tiene una gran responsabilidad, como la tuvo en el 2014 para superar estos déficits. Lo ideal sería no llegar a escenarios lamentables como la desviación del hilo constitucional.

En Albores De Febrero

En 106,4% aumentó la canasta alimentaria familiar en un año [diciembre 2013-diciembre 2014] y al menos 41 productos escasearon, según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM). Un caldo de cultivo para que “en las próximas semanas se produzcan manifestaciones en las mismas condiciones, en derechos sociales vinculados con una demanda puntual de renuncia de algún representante de los poderes públicos, presidente o algún ministro”, visualiza el investigador Ponce.

A juicio de Julio “Coco” Jiménez, el descontento se segmenta en un número inmenso de minorías que sin conducción, no termina de amalgamarse para generar la presión social que induzca a los cambios que se reclaman.

-Esa indignación ascendente va a buscar formas de liberarse, no sé si en protestas violentas o en las urnas electorales, o por el contrario nos quedaremos en un estado de acostumbramiento a este modo de vida, producto del miedo y la desesperanza, concluyó.

Entre quejas y espera por mejoras

Geraldín Rosales: “La situación del país es desastrosa. La inseguridad, las colas, cada día es peor…No protesté el año pasado por miedo, porque hubo estudiantes muertos. Les digo a las personas que abran los ojos y despierten”.

Humberto Ortiz García: “Estoy preocupado y esperando que se tomen medidas definitivas para corregir este caos, porque todas las clases sociales estamos pasando por el problema de escasez e inseguridad. En comparación al año pasado estamos peor; creo que los políticos no hacen mercado como lo hacemos la clase común de personas. El gobierno no ve la protesta como un derecho ciudadano. Uno de los tremendos errores que se hicieron aquí fueron las guarimbas, eso no nos ayudó a ninguno. Ese no es el camino, siempre hay que respetar la constitución de lado y lado”.

José Reinaldo Feo: “No estoy de acuerdo con lo que está pasando. Uno se tiene que sacrificar más de la cuenta… Lo que está es lo que puedes tener y no lo que verdaderamente quieres. Pero, no participaría en movilizaciones porque tengo que terminar mi carrera. Todo es porque el gobierno está tomando malas decisiones que no ayudan a las necesidades del país”.

Andreína Alvarenga: “Nos afecta la delincuencia, escasez, la falta de dinero y dólares. Me siento triste de ver a Venezuela cada día decayendo. Nosotros los profesionales cada vez vamos disminuyendo en el ámbito laboral. Estoy de acuerdo con las protestas, mas no con las guarimbas. Hay que seguir en la lucha”.

CARTA DE LA CAMARA DE COMERCIO DE VALENCIA AL PAIS Y LA CIUDAD, CON OCASIÓN A LOS 120 AÑOS DE SU FUNDACIÓN.

A continuación presentó el texto integro que fuera leído por el Presidente de la Cámara de Comercio, Gustavo Sosa Izaguirre:

“Valencia nació para hacer historia. No cabe duda del protagonismo de la ciudad en la historia de Venezuela. Pocos kilómetros separan la metrópolis del Campo de Carabobo, donde se realizó la batalla que nos diera la libertad. Desde Valencia, se inició el movimiento que denunció las pretensiones de dominación de nuestra nacionalidad, que diera la
conformación definitiva a nuestra patria y desde aquí nació la República.

La Batalla de Carabobo que diera la libertad a Venezuela, ocurrió a pocos kilómetros de la ciudad de Valencia.

La Batalla de Carabobo que diera la libertad a Venezuela, ocurrió a pocos kilómetros de la ciudad de Valencia.

Con el renacer democrático quedó una clara conciencia que había que sembrar el petróleo, tal como lo aconsejara Arturo Uslar Pietri en su famoso artículo: Sembrar el petróleo significaba llenar el país de industria para limitar la dependencia del llamado oro negro. Valencia como ninguna otra ciudad asumió el reto de llevar en sus hombros la
industrialización del país. El primer Concejo Municipal de la democracia, creó la Fundación para el Mejoramiento Industrial y Sanitario de Valencia (FUNVAL) y puso al frente a un valenciano de carta cabal, aquellos que construyen país, permítanos citar a Bertolt Bretch para referirnos a ese insigne valenciano, “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Luís Núñez Pérez, fue de esos valencianos, de esos venezolanos imprescindibles, que hoy nos hacen tanta falta, en estas horas que no dudamos en llamar sombrías y menguadas para la patria y para la ciudad.

Fue Luis Núñez Pérez ese insigne valenciano, en conjunto con el valioso grupo de ciudadanos integrantes del aquel histórico Concejo Municipal de la incipiente democracia de finales de la década de los 50 y principios de la década del 60 del siglo pasado, quienes hicieron esfuerzos para convencer a la empresa Ford para que desistiera de su ya tomada decisión de instalarse en Maracay y traerla a la Ciudad de Valencia. Junto con la importante automotriz se instalaron en la ciudad, Grasas de Valencia, Negroven y Cartones Nacionales. Se unieron a Eugenio Mendoza y Oscar Römer, quienes ya habían instalado en Valencia la planta procesadora de alimentos para animales, PROTINAL. Valencia asumió el reto de la industrialización del país, marcando así su rumbo.

La ciudad unida transformó a Valencia y la convirtió en la ciudad industrial de Venezuela,

La ciudad unida transformó a Valencia y la convirtió en la ciudad industrial de Venezuela,

No fue un hecho casual que Valencia fuera el centro de la industria nacional. Ya había un camino andado. La Cámara de Comercio de Valencia, fue una de las primeras Cámaras de comerciantes del país, conjuntamente con la de Caracas, Maracaibo y la Cámara hermana de Puerto Cabello, entre otras. En aquellos momentos se comenzó a escribir la historia de los gremios empresariales en Venezuela. Apoyar la empresa y el libre emprendimiento, fue la manera como interpretamos que teníamos que hacer patria. Nacimos hace 120 años con la intención de apoyar el hacer ciudad, el hacer país, el hacer riquezas para todos y sembrar prosperidad. La ciudad de Valencia conquistó un liderazgo, y es hoy la ciudad llamada para asumir el reto del rescate del país.

Sin embargo esa visión optimista, de nuestro nacimiento o el que acompañó al resurgir democrático, contrasta con el país que hoy tenemos. La llegada al poder de una logia militarista con ideologías foráneas que no responden al espíritu emprendedor sino muy por el contrario se declara antagónica a los intereses empresariales, han hecho un terrible daño al país.

 

Gustavo Sosa Izaquirre, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia al momento de leer la Carta a Valencia.

Gustavo Sosa Izaquirre, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia al momento de leer la Carta a Valencia.

Venezuela está en una crisis de proporciones mayúsculas, la carestía, no solo de bienes de primera necesidad, sino de cualquier tipo de producto, mantiene paralizado al país y ha inundado de miseria y empobrecimiento a la familia venezolana. Lo poco que se comercializa se encuentra bajo el signo de la espiral inflacionaria, de la cual los comerciantes son igualmente víctimas, porque no es un secreto que las ganancias obtenidas por sus productos son insuficientes para reponer inventarios, dado los incrementos de costos y la escasez de oferta de divisas que el Gobierno Nacional monopoliza.

Hoy, cualquier venezolano está a riesgo de morir al no poder conseguir los medicamentos para sus problemas de salud. Y la vida que tenemos  las gastamos en hacer inútiles colas, para poder llevar algo de comer a nuestros hogares. Son horas, que deberían dedicarse al trabajo o a la actividad creadora, que se malgastan para conseguir un kilo de harina de maíz, un litro de aceite, un rollo de papel toilette o la batería del carro.

En el presidium, Alejandro Feo La Cruz, Alcalde de Naguanagua, Miguel Cochiola, Alcalde de Valencia, Mauricio Tancredi, Presidente de Consecomercio, Gustavo Sosa Izaguirre, Presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Francisco Martinez 1er vicepresidente de Fedecamaras, Damiano del Vescovo, Presidente de Fedecamaras Carabobo, Luis Cubillán Fonseca, cronista de la Cámara de Comercio de Valencia.

En el presidium, Alejandro Feo La Cruz, Alcalde de Naguanagua, Miguel Cochiola, Alcalde de Valencia, Mauricio Tancredi, Presidente de Consecomercio, Gustavo Sosa Izaguirre, Presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Francisco Martinez 1er vicepresidente de Fedecamaras, Damiano del Vescovo, Presidente de Fedecamaras Carabobo, Luis Cubillán Fonseca, cronista de la Cámara de Comercio de Valencia.

En consecuencia, nuestra Institución está obligada a contribuir a dar un vuelco en la manera que hacemos las cosas. Venezuela puede cambiar, Valencia puede cambiar. Pero no solo debemos quedarnos ante la posibilidad. Es un imperativo ético categórico, debemos asumir nuestra responsabilidad ante la historia y promover y protagonizar el cambio. Ante el retroceso vivido en los últimos años, requerimos un cambio de timón, fundamentado en la libertad y no en el arbitrio discrecional del estado, insuflado hoy de un espíritu colectivista que lo que consigue es la esclavitud de la sociedad. Hacer el máximo esfuerzo para construir un país libre apegado a la Constitución, al Estado de Derecho y al Respeto de la Libre Iniciativa y Propiedad Privada, más que un deseo es una obligación que asumimos con la mayor responsabilidad.

Ante el proceso involutivo que hoy vivimos y que se traduce en la destrucción del trabajo y su dignificación, creemos en el esfuerzo individual para lograr una vida digna y próspera, creemos en las potencialidades del individuo para buscar su felicidad. El hombre libre es el instrumento más poderoso para el desarrollo con que pueda contar una nación. Una persona que progresa, es en realidad un país que avanza. Al coartar el progreso, le ponemos trabas al crecimiento del país.

Si no confiamos en el hombre y su potencialidad creadora, si no le dejamos en libertad para que enfrente su destino, si maniatamos su accionar, comprometemos seriamente la posibilidad de prosperar y crear nuevas fuentes de empleo decente. Hoy la vida es más precaria y la creación de empleos es casi inexistente y el emprendimiento en consecuencia se hace cada día más difícil, dado los obstáculos aludidos.

Los que aún tienen la fortuna de estar trabajando, ante una inflación, cuyo incremento mensual se encuentra en los últimos meses por encima del 5%, y que convierte a Venezuela en el país con la inflación más alta del mundo, ven con angustia como su salario se vuelve, para decir una expresión que alguien puso de moda, “polvo cósmico”. También este trabajador, mira con preocupación como, por la escasa venta o la parálisis de la producción en su sitio de trabajo, su empleo puede estar en peligro. Que lo poco que gana con el paso de los días, puede en un día cualquiera, transformarse en nada.

Asistentes al Acto central de conmemoración de los 120 aniversario de la Cámara de Comercio de Valencia.

Asistentes al Acto central de conmemoración de los 120 aniversario de la Cámara de Comercio de Valencia.

De igual manera el comerciante hoy ve con preocupación su dramática situación, con la contracción de su demanda por la sustitución del producto local por importaciones masivas, sin estímulo para nuevas inversiones, sufriendo el constante acoso y la persecución oficial, con dificultades para adquirir y o generar las divisas necesarias para su
proceso productivo, un control de precios, de cambio y ganancia que limita su posibilidades de crecimiento, leyes laborales draconianas e incautaciones y confiscaciones, en fin todas las violaciones a la Libre Iniciativa y Propiedad Privada. El país no puede, la ciudad no puede permanecer impasible ante el cierre de las santamarías. El país no puede permanecer indiferente ante las pérdida del empleo. La ciudad no puede permanecer indiferente ante la crisis.

Las cifras disponibles corroboran el cierre de actividades empresariales y las que sobreviven trabajan por debajo de sus capacidades y con gran deterioro de su productividad. Contra el escenario macroeconómico adverso, debemos añadir las deficiencias en los servicios públicos que complican la producción y la oferta de servicios. Los frecuentes cortes en el servicio eléctrico, que afecta la producción de nuestros comercios, o la baja calidad del agua, que representa un verdadero atentado contra la salud de los valencianos.

Trabajadores de Empresas Polar reclaman paralización de actividades por falta de materias primas.

Trabajadores de Empresas Polar reclaman paralización de actividades por falta de materias primas.

Tampoco los comerciantes podemos permanecer indolentes ante la creciente inseguridad. La Organización mexicana “Seguridad, Justicia y Paz” informa que Valencia se encuentra entre las 50 ciudades más peligrosas del planeta, si nos atenemos a la tasa de homicidio de nuestra ciudad. Disfrutar del tiempo libre, o simplemente salir de nuestras casas es un riesgo constante que asume el ciudadano diariamente y que encuentra a una policía más preocupada por las protestas que por el accionar de los delincuentes. Nuestros negocios hoy se encuentran en grave riesgo, si no lo ataca la situación económica, lo agrede la delincuencia.

En este cuadro, la ciudad de Valencia parece ser la principal víctima del acoso y el afán centralizador e interventor del actual régimen. La construcción del Metro de la Ciudad detenida por años. En lugar de traer bienestar, Valencia sufre las incomodidades producto de la incapacidad y de la ineficiencia del Gobierno Nacional, propietario del más del 90% de las acciones de la empresa (Metro de Valencia). Reiteradamente escuchamos de los funcionarios la promesa de la apertura de nuevas estaciones, para luego escuchar la misma promesa llegado el día de su cumplimiento.

Se confisca el Ateneo de la Ciudad y ahora en fecha reciente, se le sustrae a la administración de la municipalidad su Plaza de Toros y el Parque Recreacional Sur. Medidas arbitrarias que mutilan a la comunidad valenciana de sus espacios territoriales más emblemáticos.

La plaza de Toros le fue confiscada a la administración municipal de manera arbitraria.

La plaza de Toros le fue confiscada a la administración municipal de manera arbitraria.

Al valenciano se le castiga, por ser el estandarte de la rebeldía, por su deseo incansable de libertad. Por su decisión de no ser sumiso antes las arbitrariedades. No en balde, esta ciudad es un adalid en la lucha por la descentralización y de todas aquellas iniciativas que acercan el poder al ciudadano.

Si el modelo no funciona, entonces hay que cambiar el modelo. En lugar de mantener agresivos ataques a la iniciativa privada, instituciones y personas, de controlar la producción y a la sociedad, hay dejar que la libertad fluya, establecer nuevas reglas de juego donde la educación libre plural, democrática y la responsabilidad personal tengan un papel predominante.

Queremos una ciudad distinta, donde prive la colaboración entre actores gubernamentales y la sociedad civil. Reencontrarnos en todo aquello que nos une. Todos queremos una ciudad próspera, todos queremos una ciudad segura, todos queremos una ciudad limpia y ordenada. Soluciones existen, pero se ven obstaculizada por la
desconfianza y la ambición de poder. Si unidos creamos la Capital Industrial de Venezuela, unidos podemos lograr mucho más.

Desde la Centenaria Cámara de Comercio de Valencia, proponemos el rescate de la institucionalidad. La ciudad debe contar en primer lugar, con el respeto al acuerdo para nuestra convivencia pacífica plasmada en nuestra Constitución. Una verdadera división de poderes es fundamental en momentos que la violación de nuestra Carta Magna, viene precisamente de quienes juraron defenderla. El Estado de Derecho es la garantía para que los ciudadanos puedan desenvolverse en el país, con el debido respeto a los derechos humanos, por lo que su restablecimiento es imprescindible.

Queremos rescatar nuestro derecho a la protesta y la liberación de todos los presos políticos. Hoy permanecen detenidos jóvenes por el simple hecho de luchar por rescatar el futuro. Nadie puede estar detenido, simplemente por desear un cambio en los que gobiernan al país. Nadie puede estar condenado por disentir. Esas son las reglas de la democracia y a ellas debemos acogernos todos, especialmente los que están provistos de autoridad o administran justicia.

Queremos rescatar el bienestar económico. Nosotros como comerciantes queremos vender a buenos precios, pero no por miedo a la prisión o al cierre del negocio. Un comerciante menos, es una oportunidad de trabajo que pierden muchos venezolanos. Los precios deben ser resultado de una estrategia para sobrevivir en un mundo donde centenares de empresas compiten para conseguir clientes.

Queremos a su vez el bienestar de nuestros trabajadores, pagar buenos sueldos. Pero el bienestar de los trabajadores no debe ser a costa de una legislación que atente contra el bienestar de las empresas y sus clientes, sino producto de la necesidad de mantener este valor fundamental en nuestras empresas.

Los países que han prosperado, lo han hecho estimulando la competencia, no asfixiando las empresas y los emprendimientos a través de controles inútiles que hacen la economía más ineficiente.

Queremos una ciudad segura. La cooperación policial entre los diferentes cuerpos policiales, el adecentamiento de las policías, jueces de carrera con buenos sueldos y no dependientes de los políticos de turno, un sistema judicial que funcione y cárceles que rehabiliten. El sistema debe actuar de manera integral y acabar con la impunidad.

Queremos una ciudad ordenada en su movilización. La ciudad debe privilegiar el transporte público antes que el privado. La conclusión definitiva en el tiempo prometido del Metro, es fundamental en este propósito. Así como la modernización de nuestra flota de transporte. Favorecer a la ciudad peatonal, antes que la ciudad automotor.

Queremos rescatar aquella Valencia, la ciudad atractiva para las inversiones. Estímulos fiscales, eliminación de trabas burocráticas, un entorno favorable para la producción. Esta debe ser apoyada por la creación de toda una infraestructura de apoyo a la actividad económica, como por ejemplo la modernización del aeropuerto Arturo
Michelena y del Puerto de Puerto Cabello, la ampliacióny mejorasde las vías terrestres y el desarrollo de la industria de las telecomunicaciones y de transmisión de datos.

Valencia: La ciudad que queremos.

Valencia: La ciudad que queremos.

A su vez, queremos una ciudad sustentable. Urge que las autoridades nacionales asuman la solución de la crecida del Lago de Valencia y evitar que sus aguas contaminen el embalse de Pao Cachinche. No se puede seguir avalando el crimen que significa enviar agua contaminada a nuestros hogares.

Pero esto no sería posible sin una educación integral, libre digna, plural y democrática para la cual es indispensable que el gobierno dote de los recursos necesarios a nuestras escuelas, liceos y universidades y avale todos sus planes de investigación, expansión y especialización ya que ellas generan el capital más importante de nuestra sociedad el Capital Humano.

Queremos en fin una ciudad unida, en sus deseos de grandeza, en sus deseos de bienestar, en sus deseos de hacer patria, en sus deseos de libertad. Una ciudad compacta, como aquella que logró a través de la unión y la visión compartida hacer de Valencia la ciudad industrial de Venezuela.

Los tiempos de hoy son difíciles, pero en las dificultades se potencian las grandes realizaciones y los sueños. Como dijera el importante pensador Miguel de Unamuno: “Jamás desesperes, aun estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante”

Las batallas de la vida son continuas y no las gana el más fuerte de apariencia, sino el que en ningún momento duda, que Dios es quien concede la victoria; así que prohibido levantarse sin ilusiones, vestirse sin esperanzas y caminar sin Fe. Seguro estamos, que juntos con optimismo, coraje y perseverancia lo lograremos y obtendremos el éxito”.

Muchas Bendiciones.”

 

Serra: Advertencia sobre un gobierno violento busca intimidar a la sociedad

El día 2 de mayo, fui requerido por la periodista Gabriela Espinoza F. (gespinoza@el-carabobeno.compara que comentara al Diario El Carabobeño sobre la amenaza del Presidente Nicolás Maduro, sobre las acciones que haría “el pueblo” si ellos salieran del gobierno. 

He aquí mis declaraciones:

La declaración que realizó el Ejecutivo nacional sobre que la continuidad de una revolución pacífica dependerá de una “minoría de la derecha enloquecida”, es para el politólogo Yván Serra una amenaza que trata de intimidar a algunos sectores y entusiasmar a otros.

Unas de las causas de esta advertencia sería amedrentar a las personas de la fracción democrática para que no protesten, y sean sumisas ante las constantes violaciones constitucionales que se evidencian en el país.

La decisión del Tribunal Supremo de Justicia, en la que se indica que es obligatorio agotar el procedimiento administrativo de autorización ante la primera autoridad civil para poder ejercer el derecho a la manifestación pacífica es para Yván Serra un claro ejemplo de la intimidación que desde el Ejecutivo se quiere extender hasta la sociedad.

Debido a las continuas protestas registradas en la nación en los últimos meses se generaron diversas tácticas en el Gobierno,  por lo que estas medidas formarían partes de las estrategias que desean aplicar.

De acuerdo al politólogo, la afirmación hecha por Nicolás Maduro durante una concentración de trabajadores sobre que el régimen que encabeza es tranquilo, es un reflejo de la aseveración del difunto presidente Chávez, con la que establecía que la revolución era pacífica pero armada.

En el discurso del 1º de mayo, Maduro aseveró que si algún día el imperio impusiera en Venezuela un régimen proimperialista,  la clase obrera petrolera no produciría una gota de petróleo más para la “oligarquía y el imperialismo”.

El pueblo decretaría una huelga general y se iría a la insurrección cívica militar. Renuncia, abandono de cargo o la realización de una asamblea nacional constituyente pueden ser las medidas que se establecen para un posible cambio del gobierno.

Por lo que de existir permutas fuera del orden constitucional se deben ejercer los mecanismos necesarios para restablecer la ley, indicó el politólogo.

Serra aseveró que no hay vías alternas a la Carta Magna para la toma del poder en el país.

 Las decisiones que avale el pueblo apegadas a las normas deberán ser consideradas por las instituciones de la nación, para así respetar la voluntad de los habitantes.

De realizarse elecciones en el país y fueran derrotados los integrantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), el politólogo consideró que éstos no estarían en capacidad de retomar sus cargos anteriores, ante el escenario que enfrentarían.

INVENTARIO

Podemos hacer un inventario de lo conseguido en mes y medio de protesta. Se han contabilizado más de cuarenta fallecidos (perdonen la inexactitud de la cifra, pero si este número no se ha alcanzado la tendencia estadística indica que está por venir). Cientos de personas heridas, millares de afectados por bombas lacrimógenas, más de dos mil manifestantes detenidos, algunos liberados con régimen de presentación. Un dirigente nacional preso, dos alcaldes privados de libertad y destituidos de sus cargos. Otros alcaldes amenazados de correr el mismo destino. Una diputada despojada de su investidura parlamentaria por parte del presidente de la Asamblea Nacional, quien recientemente fuera ascendido de teniente a capitán, como si fuera militar activo, cargo incompatible con el ejercicio de diputado.

45 días de intensas protestas estudiantiles

45 días de intensas protestas estudiantiles

Por otro lado el gobierno al escalar la violencia militar, paramilitar y judicial muestra al mundo su peor cara. Ciertamente a Nicolás Maduro, había que hacerle caso cuando dijo que no le importaba que lo llamaran “dictador” pues así es como se comporta.

Nicolás Maduro; "No me importa que me llamen dictador"

Nicolás Maduro; “No me importa que me llamen dictador”

Se pueden seguir sacando cuentas, la Mesa de la Unidad democrática, luce cada vez más deslegitimada, así como el liderazgo visible de esta. Ante el ciudadano opositor afectado de radicalidad, la Mud sufre de excesiva sensatez. Podemos pensar que la oposición se haya en un trance de disonancia cognitiva.

La Mud y la pelea por el liderazgo opositor, entre el grito y el silencio no parece haber conversación.

La Mud y la pelea por el liderazgo opositor, entre el grito y el silencio no parece haber conversación.

Podríamos contabilizar igualmente las multimillonarias pérdidas económicas, entre negocios cerrados, ausentismo laboral, disminución de ventas, gastos en material de defensa, puesto que como es sabido los perdigones y gases lacrimógenos hay que importarlos en un momento en que escasean los dólares.

Por tanto si se realizara un conteo de inventario el saldo sería una enorme pérdida social, y que si no se recuperara algo de sensatez  (¿habrá que contabilizarla entre las pérdidas?) amenaza a extenderse de manera catastrófica.

La manifestación la lideran los estudiantes. Como lo hicieron en los carnavales del año 1928. Parece que en Venezuela, febrero es el mes del cisne negro de Nassim Taleb. El hecho imprevisto que todo lo cambia de manera irreversible. Podemos realizar el mismo ejercicio y contabilizar las ganancias alcanzadas por los estudiantes de la generación del 20. Allí habría que contar estudiantes detenidos, encarcelamientos, torturas y exilios. Ha de recordarse los fallecimientos de Pio Tamayo y Guillermo Prince Lara. Los resultados se vieron años después, al morir Juan Vicente Gómez, cuando a los protagonistas les tocó dirigir los cambios democráticos de la insurgente Venezuela del postgomecismo.

 

La generación del 28, el primer indicio de la modernidad política en Venezuela.

La generación del 28, el primer indicio de la modernidad política en Venezuela.

Desconozco cual será el final de la actual crisis política. Algunas ideas se encuentran en mi post anterior “Juego Trancado”. Sin embargo, algo podemos augurar, no todo es perdida, los estudiantes que asumieron la vanguardia de esta lucha, están, sencillamente,  ganando el futuro.

La lucha de los estudiantes, busca un solo objetivo: El futuro.

La lucha de los estudiantes, busca un solo objetivo: El futuro.

Fallo del TSJ movió el tablero político en el estado Carabobo

En Valencia advierten que su prisión refuerza el liderazgo de Scarano “¿Qué pasa cuando tú trancas calles? Se infiltran delincuentes haciéndote ver que son amigos tuyos” “No estoy de acuerdo con guarimbas, eso le da fuerza al Gobierno para decir que los productos no llegan”

JOSEPH POLISZUK |  ENVIADO ESPECIAL / EL UNIVERSAL
lunes 24 de marzo de 2014  12:00 AM
scarano
Valencia.- El Tribunal Supremo de Justicia cambió el ajedrez político del estado Carabobo. Al menos, por ahora… Ya lo advertía dos semanas atrás el propio alcalde de San Diego, Enzo Scarano, en uno de los mensajes que había dirigido por Twitter al gobernador de la entidad, Francisco Ameliach: “Mire @AmeliachPSUV quiere echarme la culpa de todo lo que ocurre en (el) estado, le recuerdo que soy Alcalde de San Diego no gobernador, por ahora”.El toma y dame entre Scarano y Ameliach no es nuevo y, también por Twitter, el gobernador había venido culpándolo de los disturbios. “Quedó demostrado que @ENZOSCARANO es cómplice y tenía control sobre guarimbas y barricadas”, aseguró el 11 de marzo.El dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela insistía en que no es casual que la calma volviera a San Diego, justo un día después de que Scarano se reuniera con los vecinos. “Rápidamente se levantaron las barricadas”, denunció.

Los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia al final le dieron la razón a Ameliach y resolvieron destituir de su cargo al alcalde de San Diego y condenarlo a 10 meses de prisión, por considerar que había desacatado una decisión que la semana anterior lo obligaba a desmontar las barricadas de su localidad.

Aunque los alcaldes municipales no cuentan con competencias para dispersar disturbios, el tribunal concluyó que Scarano propiciaba la construcción de barricadas. Ameliach terminó ganando la última batalla pero en la disputa por la plaza de Carabobo, aun hay quienes celebran que -contra el poder de la maquinaria roja- Cuentas Claras, el partido de Scarano, el pasado 8 de diciembre le arrebató al PSUV la Alcaldía Valencia.

La joya de la corona 

Como un duelo de vaqueros, en la región advierten que Ameliach y Scarano se tomaron la Alcaldía de Valencia como algo personal, algo así como la joya de la corona.

Para el gobernador, jefe de campaña del PSUV a nivel nacional, no estaba permitido perder la capital de su estado. Scarano, en la otra esquina, estaba seguro que su aliado y compañero, el diputado Miguel Cocchiola, podía servirle de llave no solo en su carrera a la Gobernación, sino también para que su partido consiguiera dos de las cinco alcaldías del área metropolitana de Valencia.

La campaña electoral por la capital de Carabobo fue tan frontal, que hasta el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, amenazó con meter preso al abanderado de la oposición. Lo acusó de “ladrón” por ser dueño de la empresa Imeca, que -aseguró- estaba “robando al pueblo”, pero tres meses después, el ajedrez ha cambiado: el nuevo alcalde, Miguel Cocchiola, ha apostado por evitar la confrontación.

Como el policía bueno y el policía malo, las figuras del partido político Cuentas Claras esta vez no han estado alineadas. Cocchiola terminó asistiendo a la Conferencia Nacional por la Paz, que el Gobierno convocó el lunes pasado en Valencia, mientras que Scarano advirtió que ni siquiera había sido convocado.

El propio Nicolás Maduro elogió a Cocchiola y fustigó a Scarano. Del primero dijo que “no se sumó a la guarimba”, mientras que al otro lo acusó el pasado 13 de marzo -justo una semana antes de que el TSJ lo destituyera- de estar metido en hechos violentos “hasta los teque-teques”.

Apagar fuego con gasolina 

Si bien en San Diego hubo vecinos que intentaron levantar una pared en una de las calles del sector Tulipán, las “guarimbas” que paralizaron la ciudad se ubicaron en zonas como El Trigal, Mañongo y La Isabelica, en la jurisdicción de Valencia. Scarano, de cualquier modo, en su momento se manifestó en contra de ese tipo de protestas. “Asamblea de Ciudadanos en Urb. Tulipán, dejando clara nuestra postura. No avalo cierre de vías!”, escribió en su Twitter el 10 de marzo.

A su juicio, en Carabobo lo que ha habido es un mal manejo de la crisis: la represión y los grupos armados recrudecieron la protesta; algo así como apagar fuego con gasolina. Eso dijo el pasado lunes en una entrevista concedida en su oficina, sin imaginar que dos días después sería obligado a sustituirla por una de las celdas que la cárcel de Ramo Verde tiene en el estado Miranda.

“Yo no estoy de acuerdo con guarimbas ni con trancas de calles, porque eso lo que le da es fuerza al Gobierno para decir que los productos no llegan por culpa de una barricada”, afirmó. “¿Qué pasa cuando tú trancas calles? Bueno, se infiltran delincuentes haciéndote ver que son amigos tuyos y comienzan disparos como los que han matado a estudiantes y guardias nacionales”.

El juego puertas adentro 

En su favor, en los partidos de la oposición dicen que Scarano se había alineado con Henrique Capriles y otros de los líderes de la Mesa de la Unidad Democrática que desconfiaron de “La salida”. De hecho, al alcalde de San Diego se le ve lejos de Leopoldo López desde que el líder de Voluntad Popular prefirió romper la alianza de ambos, para apostar en 2012 por la reelección del ex gobernador Henrique Salas Feo.

Con “El pollo” fuera de la Gobernación y la Alcaldía de Valencia en manos de su partido, Scarano representaba el líder natural de la oposición en Carabobo, explica el politólogo valenciano Yván Serra. Advierte, sin embargo, que a esta hora no todo está dicho: “Si lo inhabilitan habría que buscar nuevos candidatos, pero esta prisión también refuerza el liderazgo de Scarano”.

Para Serra estos días han sido tan vertiginosos que, al otro lado del tablero, el rechazo a Ameliach ha aumentado desde el día en que llamó al “ataque fulminante” en Twitter. En la oposición, por su parte, el partido Cuentas Claras aceita su maquinaria para la batalla electoral por San Diego.

Rosa Brandonisio, la esposa de Scarano, ayer declaró que no se descarta su nombre como la próxima candidata. Al otro lado de Valencia, entretanto, el alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz, sigue haciendo el trabajo de hormiguita en nombre de Proyecto Venezuela. Aunque no se le ha visto en la primera línea de la polémica, comenzó marzo inaugurando la avenida Génesis Carmona y el parque Geraldine Moreno, en honor a dos de los estudiantes asesinados en las protestas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.669 seguidores