ECLESIASTES 3:2

3: 1 Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo: 2 tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado

Libro del Eclesiastés

I. Chávez y la abstención electoral.

Cuando comenzó la campaña había una incógnita sobre un grupo de electores que habiendo votado por Chávez en las elecciones del 2006, no lo habían hecho en las elecciones subsiguientes. Estábamos hablando en concreto de cerca de un número de dos millones de electores de los cuales se podían dar cuenta al restar de estas elecciones el número de votos que había obtenido la plancha del Psuv en las elecciones parlamentarias (medida en la votación a la lista del parlatino). La incógnita era si estos votos eran chavistas que no les entusiasma un proceso cuando no es Chávez, ó si eran personas ya desencantadas del proceso y que podrían con un buen mensaje, pasarse al otro bando. Los resultados parecen señalar que lo cierto es la primera hipótesis.

En el gráfico siguiente se puede observar el crecimiento del voto a favor del partido de gobierno en elecciones presidenciales.

Ahora lo que ocurrió, podemos analizarlo mejor en el siguiente gráfico, que solo muestra la votación obtenida por el partido oficial, medido contra la abstención:

Como podrá observarse se ve claramente existe lo que se conoce como una covariación (es decir cuando cambia una variable también varía otra variable, y en este caso, un incremento en la abstención se corresponde con un decremento en el voto del gobierno y viceversa en la medida que disminuye la abstención se incrementa el voto a favor de los candidatos o propuestas del Psuv y sus aliados.

A los efectos de medir la fortaleza de esta relación se compararon estas variables a través del método de los mínimos cuadrados (la recta más próxima a todos los puntos) y se utilizó el estadístico R de Pearson el cual fue de 0,7506, lo cual demuestra una correlación importante entre ambas variables. A efectos de comparación se relacionaron las variables abstención electoral contra voto a favor de la coalición democrática, y el resultado arrojó que el R de Pearson fuera de 0,0419, lo cual sugiere que no existe ninguna relación entre estas dos variables.

De tal manera que se puede concluir que una de las causas por las cuales se puede explicar el triunfo de Chávez es el alto nivel de participación de su electorado, mientras que la oposición parece que no logra su objetivo en ganar adeptos entre los desmovilizados pro oficialistas o por lo menos, haberlos mantenido desmovilizados.

II. El Crecimiento del Registro Electoral

Está claro que la competencia electoral se iba a realizar en dos segmentos claves, que eran los que determinarían el triunfo electoral: los abstencionistas pro oficialistas y los nuevos votantes. Como vimos mientras que la estrategia de Chávez resultó totalmente exitosa de acuerdo al análisis que realizamos, entonces hemos de suponer que el crecimiento del voto opositor, que fue importante si se compara con los resultados obtenidos en el 2006, e incluso medido contra las elecciones parlamentarias realizadas en el 2010, se debe explicar fundamentalmente en el crecimiento del Registro electoral.

Veamos la siguiente tabla:

Análisis de la votación obtenida por Chávez

Elección Número de votos Porcentaje Observación
Votos Chávez presidenciales 2012

8.136.964

Votos Psuv y aliados parlamentarias 2010

5.509.035

67,7%

Votos que ya tenían
Votos Chávez Presidenciales 2006

1.761.761

21,7%

Votos que recuperaron
Votos obtenidos del crecimiento de registro y reducción de la abstención

866.168

10,6%

Votos que ganaron

De acuerdo a los datos mostrados, y manteniendo como hipótesis que Chávez recupero la votación obtenida en el año 2006 en su totalidad, se puede colegir que los votos obtenidos por el crecimiento del registro electoral y por la disminución de los niveles de abstención no supero al 11% de su votación.

Ahora veamos el crecimiento del voto opositor:

Elección Votos Diferencia Porcentaje Observación
Votos Rosales Presidenciales 2006 4.250.317 65,4% Votos que ya tenían
Votos Mud Parlamentarias 2010 5.424.413 1.174.096 18,1% Votos ganados 2010
Votos Capriles Presidenciales 2012 6.499.575 1.075.162 16,5% Votos ganados 2012

De esta manera se puede observar que cerca del 35% de los votos obtenidos por Capriles son votos ganados por la coalición democrática, que de acuerdo a las cifras, parecen provenir en su mayoría del crecimiento del registro electoral, y por tanto de nuevos votantes.

Si observamos la tabla siguiente, veremos que el incremento del voto opositor se corresponde con el 80% de incremento del registro electoral.

Incremento voto opositor Vs Crecimiento Registro Electoral Crecimiento Voto opositor Crecimiento RE %
2.249.258 2.822.021 79,7%

La vinculación entre el voto opositor y el crecimiento del registro electoral se puede observar mejor en el siguiente gráfico:

Es absolutamente natural que el crecimiento de lo votos sea explicado por el crecimiento del registro electoral. Pero es interesante sin embargo en este caso observar como un bloque político se beneficia  más que el otro de este crecimiento. En este caso, el bloque de la coalición democrática o voto opositor está mucho más relacionado a este crecimiento con un R2 = 0,898, mientras que en el bloque oficialista no deja de tener relación, este no es tan pronunciado como en el caso del crecimiento del bloque opositor, al tener un R2 de 0,6197.

  III.  Los objetivos no fueron logrados

De los análisis realizados damos cuentas que los objetivos planteados por los comandos de campaña tuvieron éxitos y fracasos parciales, pero el principal objetivo planteado por la oposición, que era ganar el denominado voto chavista u voto no alineado no pudo ser logrado y por tanto tuvo que conformarse con el voto obtenido por el crecimiento del registro electoral.

Mientras que el Comando Carabobo, al parecer no pudo lograr una presencia importante en los nuevos votantes, y por tanto, si bien ganaron ahora, estos resultados ponen en riesgo su futuro electoral, de mantenerse la tendencia del crecimiento en votos de la coalición democrática.

Hasta los momentos y a manera de hipótesis nos planteamos las siguientes causas que pudieran explicar los fracasos parciales, tanto del comando Carabobo, como del Comando Venezuela.

  • El mensaje de Chávez no parece ser atractivo para los jóvenes, a pesar de los “betas”, Hany Kauan, los Cadilacs y Omar Enrique. En la mayoría de los documentos estratégico el Psuv se insiste en la captación del voto joven.  Sin embargo, hasta los momentos los jóvenes parecen desear algo diferente. La propia apariencia física del candidato, a estas alturas, juega contra el favor de los jóvenes. Mientras la oposición, por su parte, a pesar que el énfasis comunicacional que se realizó hacia este segmento, fue menor, contaba con la fortaleza de la juventud y presencia física del candidato Capriles.
  • Por su parte, y a pesar del gran esfuerzo realizado por Capriles para ganar la voluntad del electorado en los sectores populares y rurales, no parece tener su correspondencia en votos. Si bien por ahora, no he realizado un análisis detallado de los resultados electorales, la impresión es que en el gobierno mantuvo su amplia diferencia en estos sectores.  Analicemos porque:
    1. Las Misiones y la “Ley de Misiones”. Una de las estrategias desarrolladas por el Comando Carabobo, fue tratar de descalificar la candidatura de Capriles bajo la idea que su eventual triunfo equivaldría al desmantelamiento de los programas sociales del gobierno, las que el aparato propagandístico del régimen llama “misiones”. La respuesta del Comando Venezuela, fue la “Ley de Misiones”, a través de la cual, no solo se mantenía el programa, sino que se le quitaba la carga política. Sin embargo, el solo hecho de llamarse “misiones” evocaba a Chávez y a su nexo fundamental con el elector.
    2. Los Tiempos Electorales: Se argumentó desde el lado del Comando Venezuela, que no hubo tiempo para que el mensaje calara en el electorado. Ciertamente, el cronograma electoral fue alterado para que el candidato opositor tuviera poco tiempo para convencer al electorado. En ello se combinan dos factores, un tiempo corto para la campaña electoral de algo más de 90 días, y adelantar las elecciones que tradicionalmente se celebraban en el primer domingo de diciembre al primer domingo de octubre. Sin embargo hay que recordar que las primarias se realizaron de manera tardía, dejando poco tiempo al candidato electo para que desarrollará su campaña.
    3. Lo que en opinión de este analista fue el elemento fundamental que explica el resultado electoral, es que las campañas electorales por lo general es el momento de recoger lo que se sembró en la época pre-electoral. Mientras estos seis años, la oposición estuvo en la difícil tarea de sembrar la unidad (la cual pudo cosechar), parece haber descuidado el tiempo en acompañar a los sectores populares en sus demandas y reclamos, así que la campaña de Capriles intentó sembrar y cosechar al mismo tiempo en estos sectores, en escasos cuatro meses, pero es evidente que no se consiguió.
    4. Considero por tanto un error estratégico grave del comando Venezuela, el exceso de tiempo dedicado a los sectores rurales, donde las posibilidades de aumentar la votación de manera importante, eran muy escasas dado el poco tiempo, y por el contrario este pudo ser aprovechado con mayor trabajo en las zonas populares de los grandes centros poblados.

  IV.   Las encuestas

El segundo error estratégico grave de parte de los estrategas del Comando Venezuela, fue el haber desoído los resultados ofrecidos por las empresas encuestadoras y desarrollar estrategias fundadas fundamentalmente en los hallazgos realizados por la firma Consultores 21. Si bien esta es una empresa muy reputada por sus estudios anteriores sobre la opinión pública en Venezuela, pensar que las otras encuestas se encontraban manipuladas y sus resultados sesgados, da muestra de ingenuidad imperdonable cuando se acomete un empresa tan importante como lo es una elección presidencial. A lo  menos debieron haber contado con dos o tres empresas que sirvieran de monitor, y poder mejorar las tomas de decisiones del final de la campaña.

Veamos como se desempeñaron finalmente las encuestas que se escogieron para realizar el seguimiento de la campaña y comparándola con un escenario elaborado por mí, en función de la distribución de los indecisos:

Hinterlaces Resultados Septiembre Resultado Cne Distribución Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 50 55,25 33% 55,33 0,08
Capriles 34 44,13 67% 44,67 0,54
Ns/Nc/Otros 16 0,62
Datanalisis Resultados Septiembre Resultado Cne Distribución Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 49,4 55,25 36% 53,53 -1,72
Capriles 39 44,13 64% 46,47 2,34
Ns/Nc 11,6 0,62

 

Varianza Resultados Septiembre Resultado Cne Distribución Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 49,7 55,25 44% 50,86 -4,39
Capriles 47,7 44,13 56% 49,14 5,01
Ns/Nc 2,6 0,62

Como puede observarse, los resultados ofrecidos por Hinterlaces y Datanálisis serían los que más se corresponde con la realidad de lo ocurrido el día 7 de octubre, no así Varianza, cuyos resultados se separan ligeramente del margen de error.

  • El caso Ivad

Para el caso de Ivad el análisis no podía proyectar resultado de acuerdo a una distribución de indecisos basados en los incrementos de cada intención de voto ofrecida por la encuestadora, puesto que la tendencia de incremento en su número de indecisos, imposibilitó la distribución de éstos. De tal manera que para ofrecer un escenario de acuerdo a los resultados de esta encuestadora, asumimos que Capriles tendría un incremento superior en la distribución de indecisos (60 Vs 40) y el resultado es el que se muestra en la tabla inferior.

Ivad Resultados Septiembre Resultado Cne Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 50,3 55,25 57,3 2,05
Capriles 32,2 44,13 42,7 -1,43
Ns/Nc 17,5 0,62

Se puede concluir por tanto, que también era factible ofrecer una resultado similar al ocurrido en las elecciones de acuerdo a las cifras publicadas por el Ivad.

  • El caso Consultores 21

De más esta decir, que fue la encuestadora con mayor nivel de error, de las cinco consideradas. Tres errores en sus resultados, en primer lugar subestimación en la intención de voto hacia Chávez;  en segundo lugar una sobrestimación del voto hacia Capriles; y en tercer lugar una tendencia en la pérdida de intención de votos hacia Chávez. Finalmente entre el día viernes y  sábado circularon sus escenarios elaborados para el día domingo, en los auguraban una victoria de Capriles sobre Chávez, por una diferencia que oscilaría entre 4 y 8 puntos. Como lo reconocen los socios de la empresa, sencillamente se equivocaron, y por supuesto que sus resultados afectaron, tanto la estrategia del Comando Venezuela, como algunos análisis realizados, entre ellos los míos.

V.   EL MOMENTUM

Hace algo más de un mes, comparto una conversación con un fraterno amigo, su actitud es muy critica con relación a la campaña. Critica al candidato, a su estrategia, a su trato con el resto de los partidos de la Alianza. Por supuesto duda del triunfo del candidato de la Mud y para prueba me comenta que lo de las encuestas. Semana más tarde, vuelvo a hablar con él, sus palabras fueron esperanzadoras “como que la cosa va bien”, me dijo con un cierto tono de entusiasmo.

Lo mismo puedo decir de mis análisis. Todo correcto, formalmente preví el crecimiento de los niveles de participación, igual deduje la reducción de la brecha entre el candidato continuista y su adversario. Pero, el corazón me echo una trastada, cuando rechacé la hipótesis que la victoria sería holgada. El análisis estaba allí, claro y a la vista de todos. Pero el momentum, la fase final de la campaña, la esperanza y la emoción invade el lugar que le corresponde al raciocinio. Nunca dije que Capriles la tenía fácil, me canse de decirle a mis alumnos, que en la lucha de David contra Goliat, la noticia es que gane David, lo otro forma parte de la rutina. Sin embargo no voy a corregir mi post anterior, asumí un escenario cerrado, que ciertamente no se dio, a pesar que el análisis apuntaba hacia lo que finalmente ocurrió. Diremos que son cosas del corazón.

Y COMO TERMINA LA COSA (PARTE I)

Escribo estas líneas a una semana de las elecciones que definirán al próximo presidente de Venezuela. Cómo es natural, ya la pregunta a tan escasos días es ¿cómo termina la cosa?, y todos sabemos desde aquellos días que desde Venezuela conspiraba para separarse de la Gran Colombia, a que nos referimos con la cosa.

A estas alturas ya las principales encuestadoras ofrecieron sus números que hasta hoy domingo se pueden hacer públicos. Todavía faltan las encuestas de cierre, pero las normas electorales impiden su publicación y por tanto la difusión de éstas por la vía de las redes sociales o por rumores, no tendrán posibilidades de confirmación. Trataremos de desentrañar que nos dicen las encuestas aparecidas esta semana.

Como explicamos en un artículo anterior, solo utilizaré la data de 5 encuestadoras que se han ganado su prestigio a través de su trabajo de muchos años. Veamos los datos:

Intención de Voto

HChF

HCR

Ns/Nc/Otros

Brecha

Ns/Nc – Brecha

Encuestadora

Hinterlaces

50

34

16

16

0

Ivad

50,3

32,2

17,5

18,1

-0,6

Datanalisis

49,4

39

11,6

10,4

1,2

Varianza

49,7

47,7

2,6

2

0,6

C21

45,7

48,9

5,4

-3,2

8,6

Promedios

49,0

40,4

10,6

8,7

2,0

                Fuente: yvpolis, Noticias 24, El Universal, La patilla

Hinterlaces: Gana Chávez. Remota posibilidad de triunfo de Capriles si los que no responden por la intención de voto al encuestador se inclinan mayoritariamente hacia este candidato y Chávez pierde algunos puntos en su intención de voto.

Ivad:  Gana Chávez. Remota posibilidad de triunfo de Capriles si los que no responden por la intención de voto al encuestador se inclinan mayoritariamente hacia este candidato y Chávez pierde algunos puntos en su intención de voto.

Datanalisis: Tendencia hacia el triunfo de Chávez pero con posibilidades de triunfo de Capriles.

Varianza: Empate técnico. No se puede predecir triunfador.

Consultores 21: Gana Capriles

El análisis de estas encuestas ofrece por tanto 3 escenarios posibles:

  1. Triunfo abierto de Chávez.
  2. Triunfo cerrado de Chávez
  3. Triunfo cerrado de Capriles.

Un análisis más en profundidad indica que de los tres escenarios el primero, es decir el holgado triunfo de Chávez es el menos probable, veamos porque.

¿Cuantos votarán?

Hemos modelado la abstención, que podemos señalar que responde a cuatro variables y una  constante:

La constante es la abstención estructural voluntaria o no, más la abstención coyuntural que no responde a una decisión política. Esta se ubica en Venezuela de acuerdo a nuestro modelo en una cifra cercana al 20%.

Las variables del modelo son las siguientes:

  1. Importancia de la consulta. En este caso se considera que la elección presidencial es la consulta popular más importante para los electores y por tanto es la que genera mayor interés de participar.
  2. Grado de competitividad percibida. De acuerdo a esta variable en la medida que se considere que la competencia será más reñida, mayor será el interés de participar.
  3. Aceptación de los candidatos y/o de las propuestas. En la medida que los candidatos o propuestas sean aceptados por los electores, mayor será el interés por participar.
  4. Confianza en el sistema electoral. En la medida que más se confíe en el sistema electoral, mayor será el interés en participar.

El máximo nivel de participación electoral en Venezuela, desde el año 1988, ocurrió durante las elecciones venezolanas del año 2006, cuya abstención fue de 25,3%. Si se aplica el modelo, por ahora de manera cualitativa, veremos que están dadas las condiciones para una participación importante. Es decir, se trata de una elección de máxima importancia; se considera una elección altamente competitiva, donde cada voto cuenta, en especial para las fuerzas de la alianza democrática; con dos candidatos plenamente legitimados por sus seguidores y un sistema electoral, que a pesar de sus críticas por la parcialidad política de los rectores, es considerado confiable, por lo menos para el 80% de los electores. En todo caso, esta variable no ha cambiado desde el año 2006, así que no afectaría negativamente el modelo.

Si se le añade la circunstancia que en el año 2006, uno de los principales partidos de la coalición democrática, Acción Democrática, se encontraba llamando a la abstención, todo indica que la abstención será del 25% o menos, puesto que tanto las variables 2, 3 y 4, impactan positivamente sobre está elección, mientras que la 1, permanece estable.

Si se asume que el registro electoral es de 18.903.143 electores, se puede asumir que la participación se encontrará entre un 75% y un 80% de los electores inscritos en el registro electoral, es decir que votarán entre 14.120.000 electores y 15.120.000 electores.

Si las encuestas reflejan la intención de votos y Chávez cuenta con al menos el 48%, esto significa que cuenta con no menos de 6.700.000 votos en el escenario de abstención y 7.250.000 en el escenario de alta participación.

Capriles por su parte tiene un piso de 5.650.000 votos para el escenario de baja participación y de 6.000.000 en el escenario de alta participación. La duda se encuentra en que harán los electores que no han manifestado su intención de voto, que en este caso representan una cifra que oscilaría entre el1.700.000 y los 2.700.000.

¿Qué dicen los que no hablan?

Observemos el siguiente gráfico:

Se puede observar como las líneas de tendencia muestran claramente que la candidatura de Hugo Chávez tiende a ubicarse ligeramente por debajo del 50%, y parece estancarse allí.

Veamos ahora las gráficas con relación a la intención de votos hacia Capriles y aquellos que han decidido no manifestarse ante las encuestadoras:

Se observa claramente una tendencia ascendente de la candidatura de Henrique Capriles Radonski, salvo para la encuestadora Ivad. Interesante es la pronunciada ascendencia que registra la encuestadora Datanálisis. Estos gráficos ratifican lo que registramos algunas semanas (ver aqui), que los no manifiestan su intención de voto, cuando lo hacen, es mayoritariamente hacia Capriles.

El tercer gráfico muestra la tendencia decreciente en los que no saben u ocultan su intención de voto. Eso es normal a medida que se acerca la fecha de la elección. Lo anormal, es el alto número de los que no saben o se niegan a contestar, que mantienen a estas alturas tanto Hinterlaces, o Datanálisis, o muestre un incremento como muestra Ivad.

En las siguientes tablas vemos como se distribuye los indecisos, cuando manifiestan su intención de votar, comparando las datas obtenidas entre agosto y septiembre:

Hinterlaces

Agosto

Septiembre Incremento Distribución
Chávez

48

50

2,0

33%

Capriles

30

34

4,0

67%

Ns/Nc

22

16

-6,0

Ivad

Agosto

Septiembre

Incremento

Distribución

Chávez

50,8

50,3

-0,5

-71%

Capriles

32,4

32,2

-0,2

-29%

Ns/Nc

16,8

17,5

0,7

Datanalisis

Agosto

Septiembre Incremento Distribución
Chávez

46,8

49,4

2,6

36%

Capriles

34,3

39

4,7

64%

Ns/Nc

18,9

11,6

-7,3

Varianza

Agosto

Septiembre Incremento Distribución
Chávez

49,3

49,7

0,4

44%

Capriles

47,2

47,7

0,5

56%

Ns/Nc

3,5

2,6

-0,9

C21

Agosto

Septiembre Incremento Distribución
Chávez

45,9

45,7

-0,2

-20%

Capriles

47,7

48,9

1,2

120%

Ns/Nc

6,4

5,4

-1,0

Según los números mostrados la única candidatura que crece relativamente es la de Capriles. Y este crecimiento puede ser moderado, como lo señala varianza 56% vs 44% o puede ser muy alto, como lo refleja Consultores 21, quien señala que de los 5,4 puntos en que se reduce el número de indecisos, de estos Chávez pierde el 20% y Capriles gana el 120%.

Por otra parte la única encuestadora en que se refleja un incremento de los Ns/Nc, es Ivad. Como dato resaltante se observa que en esto grupo el candidato Chávez cae en un 71% mientras Capriles lo hace en un 29%.

Pero si en lugar de comparar la data con el mes inmediatamente anterior, se compara contra varios meses atrás la tendencia es todavía más evidente, como puede observarse en las tablas que se muestran a continuación:

Hinterlaces

Julio

Septiembre

Incremento

Distribución

Chávez

47

50

3,0

43%

Capriles

30

34

4,0

57%

Ns/Nc

23

16

-7,0

Ivad

Mayo

Septiembre

Incremento

Distribución

Chávez

52,3

50,3

-2,0

-111%

Capriles

32

32,2

0,2

11%

Ns/Nc

15,7

17,5

1,8

Datanálisis

Junio

Septiembre

Incremento

Distribución

Chávez

46,1

49,4

3,3

29%

Capriles

30,8

39

8,2

71%

Ns/Nc

23,1

11,6

-11,5

Varianza

Junio

Septiembre

Incremento

Distribución

Chávez

50,3

49,7

-0,6

-55%

Capriles

46

47,7

1,7

155%

Ns/Nc

3,7

2,6

-1,1

C21

Junio

Septiembre

Incremento

Distribución

Chávez

47,9

45,7

-2,2

-100%

Capriles

44,5

48,9

4,4

200%

Ns/Nc

7,6

5,4

-2,2

Los datos son más que elocuentes, el impacto de la disminución de los Ns/nc, implica un crecimiento significativo en la candidatura de Capriles, mientras que el candidato Chávez, obtiene un porcentaje pequeño de este grupo, o incluso, se reduce.

Así que es más que evidente, que la ventaja que muestra Chávez en algunas encuestas disminuirá significativamente al momento de realizarse la elección,

¿Y entonces?

Luego de haber demostrado suficientemente que las encuestas que dan ventaja amplia a Chávez, no ofrecen suficiente credibilidad, debido al alto número de personas que niegan decir por quien van a votar, y por otro lado demostrando que en su mayoría la tendencia de estas personas es favorecer la candidatura de la alianza democrática, lo que tenemos es un escenario cerrado, tal como lo manifiesta Varianza. Así las cosas, es imposible diagnosticar un ganador para la contienda este domingo.

Moraleja: Tal como ocurrió en diciembre del 2007, el voto de cada uno de los electores de la alianza opositora, fue fundamental para que la reforma fuera rechazada. La desmovilización de los no alineados, que sin atreverse a rechazar la reforma propuesta no votaron en aquella oportunidad, igual fue de gran importancia. En este caso la variable principal lo representa la garantía del secreto del voto. Mientras existan temores, muchos se abstendrán de votar.

Salvando las distancias, el proceso a todas luces parece complicado, donde cada voto cuenta. Así que si quiere un consejo, vaya y vote, de acuerdo a lo que dice su conciencia. Cuide su voto, si así lo desea y espere los resultados, en lo que posiblemente sea una noche muy larga. Ydígale a todos los que tienen dudas, que el voto es secreto.

A UN MES DE LAS ELECCIONES ¿CÓMO ESTA LA COSA?

Como politólogo y persona dedicada al análisis político y escritor de este blog, debo permanentemente tratar de contestar a la gente, como esta la cosa. Para tener una idea algo clara, acudo a lo que aprendí. Salvo circunstancias excepcionales, la cosa va, como dicen las encuestas. Pero como ahora hay encuestas para todos los gustos, trato de escudriñar en algunas de ellas para ver, que me dicen.

Antes de iniciar mis comentarios, debo agradecer al blog de Iñaki Sagarzazu, yvpolis.blogspot.com, el mantenerme informado de la evolución de las encuestas. El acceso a las fuentes y sus análisis permite tener idea de lo que está pasando en la realidad electoral de Venezuela. En base a esta información realizaré mi análisis particular. Sin embargo debo advertir, que solo tomare en las cifras dadas por cinco de las encuestadoras que él presenta. No consideraré en este análisis ni a GIS XXI, la consultora que dirige el Ex ministro Jessie Chacón, puesto que sus intenciones son obvias y no es precisamente dar a conocer la verdad, ni a la encuestadora 30.11, puesto que después de haber pronosticado que el SI ganaba por 10 puntos en el referéndum constitucional realizado en el 2007, cuando en realidad el NO ganó por décimas, no puede merecer la confianza de nadie.

De acuerdo a la información  presentada por yvpolis.blogspot.com y con la información sobre Ivad aparecida el domingo y publicada por Noticas24, podemos presentar el siguiente cuadro, con los porcentajes de intención de voto:

HChF

HCR

Ns/nc

Brecha

(Hch-Hcr)

Ns/Nc

 – Brecha

Fecha de cierre

Hinterlaces

48

30

22

18

4

05-ago

Ivad

50,8

32,4

16,8

18,4

-1,6

27-ago

Datanalisis

46,8

34,3

18,9

12,5

6,4

09-ago

Varianza

49,3

47,2

3,5

2,1

1,4

02-ago

C21

45,9

47,7

6,4

-1,8

=

15-ago

Promedios

48,16

38,32

13,52

9,84

3,68

Fuente: yvpolis, noticias24, cálculos propios

En el cuadro precedente se pueden observar dos grupos de encuestas, en el primer grupo integrado por Hinterlaces, Ivad y Datánalisis,  la brecha entre la intención de voto hacia Hugo Chávez y hacia Henrique Capriles supera los diez puntos de ventaja. En el segundo grupo, las diferencias a favor o en contra entre ellos, no superan los tres puntos, lo que en términos de los expertos se conoce como un empate técnico. Ahora bien, estas diferencias, no son normales, puesto que por lo habitual sería que las encuestadoras presenten resultados similares.

Así que la pregunta es ¿donde se encuentran las diferencias?. En primer lugar descartamos que las variaciones se encuentren en problemas de orden ético (presunción de encuestas falseadas). Igualmente descartamos que los errores sean de carácter técnico derivados de una mala supervisión en campo, o un diseño erróneo del marco muestral. Así que asumimos que deben existir razones o causas políticas que expliquen estos resultados tan disímiles. Profundicemos un poco el análisis.

En lo referente a la variable intención de voto hacia el candidato Chávez, todas las encuestadoras mantienen cifras muy cercanas, con un mínimo de 46% y un máximo de 51% de los votos. Sin embargo en una elección tan polarizada como las que se prevé, incluso con la presencia de otros candidatos, para que un candidato obtenga la presidencia debe contar con la mayoría absoluta, es decir 50%+1 de los votos. Es decir, en esta elección en particular ganará quien posea más de la mitad de los votos válidos y a decir de las encuestas, ninguno de los candidatos los tiene o por lo menos la alcanza de manera contundente.

Por otro lado, salvo en los resultados de Ivad, la diferencia entre los que no manifiestan su intención de voto es superior a la brecha existente a la intención de voto entre ambos candidatos. Es decir, si estos votantes decidieran mayoritariamente dar su voto a Capriles, este incrementaría notablemente su posibilidad de ser electo. ¿Esto es posible?

Veamos el siguiente gráfico:

En  el gráfico precedente, podrán notar que mientras Hinterlaces, Ivad y Datanálisis tienen un porcentaje de indecisos superior al 15%, Varianza y C21 lo tienen por debajo de 7. Casualmente esta diferencia se correlaciona de manera casi perfecta y en sentido inverso con la intención de votos hacia Capriles, tal como se puede observar en el gráfico subsiguiente:

El estadístico R2 es un indicador que muestra cuanto de una variable puede ser es explicada por la presencia de otra. En la medida que se acerque a uno (1), más fuerte es la relación entre una variable y otra, y mientras más se acerca a cero (0), la relación es mucho más débil. En este caso, un R2 de 0,9472, da un indicio que ciertamente a medida que se reduce el número de quienes no manifiestan su intención de voto, incrementa el número de quienes dicen que votaran por Capriles.

Exactamente lo contrario ocurre cuando comparamos las cifras de intención de voto hacia Hugo Chávez con los que no manifiestan su intención de voto, donde el estadístico R2 es de apenas: 0,0054.

Ahora veamos la tendencia de acuerdo a los resultados de las mismas encuestadoras y los números que presentaron en estudios anteriores:

Ivad

22-may

27-ago

Incremento
Gobierno

52,3

50,8

-1,5

Oposición

32

32,4

0,4

Ns/Nc

15,7

16,8

1,1

Hinterlaces

14-jul

05-ago

Incremento
Gobierno

47

48

1

Oposición

30

30

0

Ns/Nc

23

22

-1

Datanalisis

23-jun

09-ago

Incremento
Gobierno

46,1

46,8

0,7

Oposición

30,8

34,3

3,5

Ns/Nc

23,1

18,9

-4,2

Varianza

30-jun

02-ago

Incremento

Gobierno

50,3

49,3

-1

Oposición

46

47,2

1,2

Ns/Nc

3,7

3,5

-0,2

C21

12-jun

15-ago

Incremento
Gobierno

47,9

45,9

-2

Oposición

44,5

47,7

3,2

Ns/Nc

7,6

6,4

-1,2

En tres de ellas, Ivad, Varianza y C21 hay una pequeña disminución en la intención del voto hacia Chávez, mientras que en Hinterlaces y Datanálisis, existe un ligero incremento del voto a favor de Chávez. Por otra parte salvo las cifras presentadas por Hinterlaces, que muestran estabilidad, en todos los casos existe un incremento de la intención de votos hacia Henrique Capriles Radonski. Esto demuestra, que entre el mes de julio y el mes de agosto, la candidatura que creció, aunque levemente, fue la del candidato de la Mud.

Ahora bien, la encuestadora que refleja un mayo descenso en la cifra de los que manifiestan que no saben o no contestan por quien van a votar, es Datanálisis, que pasaron de 23,1 a 18,9 (-4,2%). De esos indecisos 0,7% fueron para la candidatura de HCh y 3,5% para la oposición, es decir 16,7% de ellos para Chávez y 83%, para Henrique Capriles. Lo que parece corroborar la tesis, que la mayor parte de los indecisos, si llegaran a votar lo harían a favor de Capriles Radonski.

En conclusión. Las encuestas hoy día no dan cuenta todavía de lo que puede ocurrir para el día de la elección presidencial. Si la mayor parte de los que ocultan su intención de voto, lo hace a favor de Capriles, como lo dicen los indicadores que analizamos, los resultados para la fecha de la elección pueden ser muy cerrados y  no se descarta el triunfo del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática.