Archivo de la etiqueta: Elecciones

EN EL CAMINO DE CHACUMBELE

Chacumbeles es un trágico personaje de la Cuba de las primeras décadas del siglo XX. Famoso equilibrista, cae de la cuerda floja cuando ve a su amante besándose con uno de los compañeros del circo. A pesar de quedar vivo, las lesiones le impiden seguir con su espectáculo circense quitándose la vida posteriormente. Fue inmortalizado por la canción compuesta por Alejandro Mustelier e interpretada por Servando Díaz “Chacumbele, el mismito se mató”.

Después del triunfo electoral del año 2015 la oposición congregada en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), comenzó a cometer errores que terminaron por fragmentarla y fracasar en la razón para la cual fuera creada, el cambio del régimen político que mal gobierna a Venezuela.

La última decisión que tomó y que puede tener consecuencias gravísimas fue la de abstenerse a participar en las venideras elecciones presidenciales, que si bien son convocadas por un ente que no cuenta con ninguna legitimidad en su origen y en una escalada de decisiones arbitrarias que hacen más ardua la tarea para lograr el cambio, abren una rendija, que lamentablemente está siendo desaprovechada y que puede garantizarle al menos unos años más al régimen imperante.

A pesar que esta es la decisión de lo que podemos llamar la oposición oficial representada por la Mesa de la Unidad Democrática, devenido en Frente Amplio por Venezuela, no fue la opinión unánime. La disidencia de Henri Falcón del bloque opositor al postularse como candidato presidencial, le permite a quienes consideramos que debemos aprovechar esta oportunidad la posibilidad de expresarnos en un intento de lograr, como consecuencia del proceso electoral, fragmentar la unidad del régimen.

Asumió un riesgo al postularse a la presidencia, fuera de la MUD. ¿Podrá?

A continuación expondré algunos argumentos para explicar la conveniencia del voto sobre la abstención.

1.- Quiero expresar lo que para mí es un imperativo ético: Hay que salir de Maduro lo antes posible.  Cada día que pasa en un venezolano que emigra, es un paciente que muere por falta de medicinas, es un padre de familia que no puede llevar el pan a su casa. El cambio tiene que ser lo antes posible, y si hay una oportunidad que ese día sea el 20 de mayo, debemos aprovecharlo y no esperar más tiempo, mientras se consigue la manera de sacarlo del poder o esperando un cisne negro que lleve la implosión del régimen. Sigo pensando que la oposición tiene sus mayores fortalezas en las oportunidades electorales que se brindan y no, en espejismos de intervenciones foráneas o militares.

2.- La imposibilidad de mejorar las condiciones. Existen en los grupos opositores tres líneas de acción bien definidas y plantean tres modos diferentes y a su vez legítimos de entender la dinámica política venezolana. La primera, defendida por Soy Venezuela y liderada por María Corina Machado y Antonio Ledezma, es que hay que salir del régimen para después convocar a elecciones. Su objetivo es la dimisión de Maduro. La segunda postura es la defendida por la MUD, ahora Frente Amplio, que espera que las condiciones mejoren, para ir a un proceso electoral competitivo. Y el tercer bloque que mantiene la postura inicial que el régimen es derrotable electoralmente. Mi visión, es que la derrota de Maduro, es más probable en un evento electoral, que pueda fracturar la unidad interna del régimen.

El Frente Amplio desea una postergación de la fecha de la elección presidencial y en el ínterin negociar mejores condiciones electorales en aras que estas sean verdaderamente competitivas. Creo que “deseos no preñan”. Pedirle a un candidato de un régimen autoritario que tiene un rechazo que ronda el 80% de la población, es similar a pedirle la renuncia. Si se pudieran al régimen obligarlo a aceptar unas condiciones para ellos suicidas, entonces evitemos el mecanismo, y apoyemos a los voceros de Soy Venezuela, en pedirle la renuncia y nos evitamos los costos transaccionales que implica toda elección. Si no existe una amenaza realmente creíble de parte de la oposición para forzar las condiciones, pues no habrá condiciones. Y ciertamente, de parte de la oposición no hay capacidad para presionarlas. Y tampoco habrá renuncia.

3.- La trampa de las condiciones. Los promotores de la abstención plantean que el objetivo de crear unas condiciones electorales no competitivas se encuentra en arrebatarles el triunfo a los líderes de la oposición en el supuesto que estos saquen más votos. Esta creencia que puede tener visos de verdad, considero que no es del todo correcta. La verdadera función de afectar las condiciones electorales es crear desánimo en la población opositora, para que estas se abstengan y puedan ganar sin necesidad de acudir a un fraude electoral, entendiéndose como fraude en este documento al hecho que gane un candidato que no haya obtenido mayoría de votos. Lo que se pretende entonces, es ganar “limpiamente” gracias al abandono de la contienda electoral, en un proceso que se muestra en el siguiente gráfico.

 

Esa fue exactamente la dinámica que ocurrió en octubre del 2017 donde la MUD solo pudo ganar 6 gobernaciones (asumiendo que Andrés Velásquez ganara la elección en el Estado Bolívar). El hecho es que la abstención electoral afectó las posibilidades de triunfo al minimizar la ventaja de Andrés Velásquez y creando una débil defensa para Juan Carlos Guanipa, quien pierde la gobernación por no querer juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente.

4.- Condiciones o división y mal desempeño

Un mero análisis cuantitativo de los resultados electorales del 15 de octubre, evento que desencadenó el abandono de la postura electoral “dura” de la alternativa democrática, lo que nos indica es que, a pesar de las condiciones adversas, fueron muchos más los pecados cometidos por la unidad que la iniquidad del régimen lo que explica los pobres resultados de la unidad democrática.

Para demostrarlo mostraré unas cifras electorales obtenidos de la ciudad de Valencia y su división parroquial. Éstas nos muestran un verdadero laboratorio de como funcionaron los diferentes estratos sociales en Venezuela.

Empecemos por la parroquia San José.

La parroquia San José es una entidad valenciana tradicionalmente opositora. Conformada por una mayoría de clase media es el centro de la oposición en Valencia. Electoralmente la diferencia de votos de las propuestas opositoras versus la oficialista nunca ha bajado del 60%. Ahora bien, en esta parroquia, la MUD pasó de contar con un 71% de electores para la elección presidencial a un 45% de electores para las elecciones de gobernadores. En el gráfico vemos como la ausencia de votantes (oficialmente abstención) se incrementó del 19,5% hasta llegar al 49,5% de los electores inscritos. Sabemos que la diáspora pudo haber intervenido en la ausencia. Pero no deja de llamar la atención que cuantitativamente más fueron los votantes que se ausentaron, entre abstencionistas y emigrantes, que los votos obtenidos por Alejandro Feo La Cruz el pasado 2017.

Y que ocurrió en la parroquia Rafael Urdaneta

La parroquia Rafael Urdaneta, es la segunda parroquia más poblada de Valencia. En ella no hay ningún dominio claro de algunos de los polos que dominan la política venezolana. Ganada a pulso por la oposición en el año 2013, ya en las elecciones parlamentarias logra una ventaja de 13 puntos porcentuales sobre el Psuv. Sin embargo, Alejandro Feo La Cruz pierde la elección de gobernadores más de 15 puntos en esta parroquia, mientras que el Gran Polo Patriótico incrementa su votación en menos de 3 puntos, la abstención se incrementa desde el 22% hasta llegar a un 39%. Vemos, por tanto, el mismo fenómeno, caída de la oposición, mantenimiento o ligero crecimiento del oficialismo e incremento abrupto de la Abstención.

Y en Miguel Peña

La parroquia Miguel Peña es la más poblada de Valencia. Conformada ampliamente por sectores populares, ha sido el bastión del chavismo en el Estado Carabobo, donde la única vez que perdieron fue en la elección parlamentaria del año 2015, donde la MUD la superó por 6 puntos. Pero ocurre el mismo fenómeno, caída de la votación opositora, leve incremento del oficialismo y la abstención que se incrementa al pasar del 25 al 42 por ciento. Lo importante es resaltar, que un elector (antes chavista y que votara por la MUD en 2015) pueda tener como criterio las condiciones electorales, puesto que siempre su voto ha sido respetado. Debemos considerar por tanto, que este voto, chavista y que se prestó a la MUD en el 2015, si se abstiene, no sería por las condiciones electorales, sino por la falta de representatividad de los polos políticos.

Por último, quiero mostrar los resultados de la parroquia Negro Primero:

 

La parroquia Negro Primero es un territorio rural. Siempre allí ha ganado el Psuv. En ese territorio el chavismo no compite con la oposición, sino con la abstención. Los resultados muestran una estabilización del voto chavista, un ligero incremento de la abstención y la oposición quien pierde más de la mitad de la votación obtenida en el 2015, es decir lo que pierde la oposición, lo gana la abstención.

Ahora bien, todas las acciones de la maquinaria PSUV, TSJ, Maduro, CNE, lograron un objetivo, promover la división de la oposición, encontrándose ésta en un mar de incoherencias de como debería ser la lucha contra el régimen.

En resumen, los resultados de octubre no pueden ser vistos únicamente como resultados de las condiciones electorales. Bajo la égida de un gobierno autoritario que nunca ofrecerá condiciones electorales, la unidad y la capacidad estratégica es un elemento fundamental para lograr la victoria junto con la conexión con las necesidades de la población. La oposición no contó con ninguna de ellas. Las condiciones electorales tuvieron como efecto, mas que apuntalar a un fraude, disuadir a la población opositora de la conveniencia de participar en las elecciones. Por otra parte, su desconexión con los problemas del ciudadano común, obnubilados como estaban en la disputa para desplazar a Maduro y luego atender sus aspiraciones personales, pasaron factura en esa crucial elección.

Luego ya conocemos la historia. Al retirarse los principales partidos de la elección para escoger alcaldes y expresando su negativa a participar de toda contienda electoral hasta que no existieran condiciones de competitividad, al no ser logrados en la negociaciones de Santo Domingo, era imposible, para mantener cierta coherencia, participar en las elecciones presidenciales, es decir el abandono de la lucha electoral. Y precisamente en un entorno de insatisfacción con el gobierno que brindaba magnificas oportunidades de triunfo a  la oposición, a pesar de las condiciones.

5.- El tema de la legitimidad

Quizás el principal argumento de los defensores del boicot electoral a las elecciones del 20 de mayo, es el argumento que votando se legitima el proceso electoral y a los entes convocantes. Desde el punto de vista sociológico, legitimidad es poder aceptado. El criterio jurídico incorpora la aceptación debido al apego a ciertas normas constitucionales y legales. Desde que estudiaba Formación Social, Moral y Cívica en mis ya lejanos estudios secundarios, me enseñaron que había regímenes de facto y regímenes de derecho. Los autoritarismos son regímenes de facto, pero buscan con las elecciones, legitimarse, no tanto a los ciudadanos comunes, sino ante quienes los miembros de los que conforman la coalición dominante.

En Venezuela para ser presidente, además de los requisitos de la elección solo se requiere que un candidato obtenga mayoría de votos en una elección. No hay umbrales ni en términos absolutos, ni en términos relativos. Sencillamente gana quien gana ese día y solo basta que saque un voto más que el quedo de segundo. De triunfar la abstención, la pregunta siguiente sería, como se cobra eso. De verdad la coalición gobernante consideraría eso como una señal de derrota o por el contrario asumiría el resultado para afianzar el apoyo al régimen. Básicamente considero lo segundo.

Estas elecciones fueron convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano que ciertamente es de una legitimidad de origen muy cuestionada. Sin embargo, sus decisiones son obedecidas por los diferentes órganos del Estado, incluyendo el Consejo Nacional Electoral. Y los ciudadanos comunes no nos queda más remedio que obedecerlas, puesto que de no hacerlo tendríamos que enfrentar a los aparatos de coacción del Estado.

Desconocer las decisiones de la ANC, puede significar enfrentarse a las fuerzas de coacción del régimen imperante. Algunas veces se podrá, la mayor parte de las veces, no.

La participación en este caso, no tiene razones de legitimidad, sino razones estratégicas. Entiéndase el voto en este caso, sería un mecanismo que permitiría, de lograr que uno de los candidatos de oposición al régimen, obtengan más votos que el candidato oficial producir una crisis política en la coalición dominante que lleven a la pérdida del poder. Esta crisis pudiera ocurrir o no. Tenemos el caso de Chile, que una fractura del ala militar tras conocerse los resultados del plebiscito ocasionó que el régimen reconociera el triunfo del No y la apertura a la democracia. O días después como ocurrió en la Filipinas de Marcos, donde las protestas callejeras contra el fraude terminaron de quebrar al régimen, o puede sencillamente no ocurrir, como fue el caso de Pérez Jiménez en el 52. Pero es mucho más probable pensar en una fractura, ante una avalancha de votos opositores, que con ellos quedándose en su casa, festejando por WhatsApp las calles vacías en las urbanizaciones donde viven.

5.- Y la subordinación a la Asamblea Nacional Constituyente

Mientras exista el actual régimen, quiéralo o no estamos subordinado a ella. Así que de lo que se trata es de quitarle el poder. Y esto es más fácil, desde una presidencia opositora, articulada con la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia legítimamente nombrado y con el apoyo de la Fuerzas Armadas Nacionales, ya alineadas con su nuevo comandante en jefe, para deslegitimar por sentencia o por referéndum a la irrita ANC.

6- Es Falcón otro Arias Cárdenas

Dice Benedetti en uno de sus poemarios que “El vicediós siempre es ateo”. Esta frase refleja al político, ambicioso, vanidoso, que circunstancialmente pudiera estar en una posición subordinada, pero siempre aspirando al máximo lugar. No puedo asegurar que Arias Cárdenas formara parte de una estrategia para legitimar las elecciones del 2000, o que sencillamente tenía sus aspiraciones para ser presidente. En todo caso el escenario es completamente distinto. Chávez contaba con un 80% de aceptación en ese año. Maduro cuenta con un 80% de rechazo. Arias Cárdenas no tenía ninguna posibilidad de ganar. Falcón, tiene muchas posibilidades de al menos contar con más votos que Maduro, si buena parte de este universo contrario al presidente decide acudir a votar. Para mí es suficiente saber que no es Maduro.

7.- ¿Y el respaldo internacional?

La política internacional la mueven más los intereses que los valores. Tras cada decisión de cada país, hay un evidente análisis costo beneficio. Además, su dinámica es muy cambiante. Hoy Maduro, tiene a buena parte de la comunidad internacional del llamado occidente en contra. Pero, por una parte, tiene el apoyo de las potencias orientales China y Rusia. Además, dentro del escenario americano las cosas pueden cambiar. Es muy probable que López Obrador gane en México, lo que puede implicar un aliado adicional al régimen. Si Lula, llegara a resolver sus problemas judiciales, también puede moverse la balanza. También Maduro reelecto, puede lograr acuerdos o modus vivendi con los países que hoy se le enfrentan. Por otra parte, las sanciones y el aislamiento internacional pocas veces, derriban gobiernos. Si no me creen pueden ver los casos de Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria. El resultado no puede ser peor, gobernantes atornillados con pueblos sufrientes.

Ni el aislamiento internacional, ni las sanciones económicas impidieron que siguieran mandando en Cuba.

8. Conclusión única: Luego de analizado los puntos, creo que debemos ir a votar, la abstención es seguir el camino de Chacumbeles.

Anuncios

ECLESIASTES 3:2

3: 1 Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo: 2 tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado

Libro del Eclesiastés

I. Chávez y la abstención electoral.

Cuando comenzó la campaña había una incógnita sobre un grupo de electores que habiendo votado por Chávez en las elecciones del 2006, no lo habían hecho en las elecciones subsiguientes. Estábamos hablando en concreto de cerca de un número de dos millones de electores de los cuales se podían dar cuenta al restar de estas elecciones el número de votos que había obtenido la plancha del Psuv en las elecciones parlamentarias (medida en la votación a la lista del parlatino). La incógnita era si estos votos eran chavistas que no les entusiasma un proceso cuando no es Chávez, ó si eran personas ya desencantadas del proceso y que podrían con un buen mensaje, pasarse al otro bando. Los resultados parecen señalar que lo cierto es la primera hipótesis.

En el gráfico siguiente se puede observar el crecimiento del voto a favor del partido de gobierno en elecciones presidenciales.

Ahora lo que ocurrió, podemos analizarlo mejor en el siguiente gráfico, que solo muestra la votación obtenida por el partido oficial, medido contra la abstención:

Como podrá observarse se ve claramente existe lo que se conoce como una covariación (es decir cuando cambia una variable también varía otra variable, y en este caso, un incremento en la abstención se corresponde con un decremento en el voto del gobierno y viceversa en la medida que disminuye la abstención se incrementa el voto a favor de los candidatos o propuestas del Psuv y sus aliados.

A los efectos de medir la fortaleza de esta relación se compararon estas variables a través del método de los mínimos cuadrados (la recta más próxima a todos los puntos) y se utilizó el estadístico R de Pearson el cual fue de 0,7506, lo cual demuestra una correlación importante entre ambas variables. A efectos de comparación se relacionaron las variables abstención electoral contra voto a favor de la coalición democrática, y el resultado arrojó que el R de Pearson fuera de 0,0419, lo cual sugiere que no existe ninguna relación entre estas dos variables.

De tal manera que se puede concluir que una de las causas por las cuales se puede explicar el triunfo de Chávez es el alto nivel de participación de su electorado, mientras que la oposición parece que no logra su objetivo en ganar adeptos entre los desmovilizados pro oficialistas o por lo menos, haberlos mantenido desmovilizados.

II. El Crecimiento del Registro Electoral

Está claro que la competencia electoral se iba a realizar en dos segmentos claves, que eran los que determinarían el triunfo electoral: los abstencionistas pro oficialistas y los nuevos votantes. Como vimos mientras que la estrategia de Chávez resultó totalmente exitosa de acuerdo al análisis que realizamos, entonces hemos de suponer que el crecimiento del voto opositor, que fue importante si se compara con los resultados obtenidos en el 2006, e incluso medido contra las elecciones parlamentarias realizadas en el 2010, se debe explicar fundamentalmente en el crecimiento del Registro electoral.

Veamos la siguiente tabla:

Análisis de la votación obtenida por Chávez

Elección Número de votos Porcentaje Observación
Votos Chávez presidenciales 2012

8.136.964

Votos Psuv y aliados parlamentarias 2010

5.509.035

67,7%

Votos que ya tenían
Votos Chávez Presidenciales 2006

1.761.761

21,7%

Votos que recuperaron
Votos obtenidos del crecimiento de registro y reducción de la abstención

866.168

10,6%

Votos que ganaron

De acuerdo a los datos mostrados, y manteniendo como hipótesis que Chávez recupero la votación obtenida en el año 2006 en su totalidad, se puede colegir que los votos obtenidos por el crecimiento del registro electoral y por la disminución de los niveles de abstención no supero al 11% de su votación.

Ahora veamos el crecimiento del voto opositor:

Elección Votos Diferencia Porcentaje Observación
Votos Rosales Presidenciales 2006 4.250.317 65,4% Votos que ya tenían
Votos Mud Parlamentarias 2010 5.424.413 1.174.096 18,1% Votos ganados 2010
Votos Capriles Presidenciales 2012 6.499.575 1.075.162 16,5% Votos ganados 2012

De esta manera se puede observar que cerca del 35% de los votos obtenidos por Capriles son votos ganados por la coalición democrática, que de acuerdo a las cifras, parecen provenir en su mayoría del crecimiento del registro electoral, y por tanto de nuevos votantes.

Si observamos la tabla siguiente, veremos que el incremento del voto opositor se corresponde con el 80% de incremento del registro electoral.

Incremento voto opositor Vs Crecimiento Registro Electoral Crecimiento Voto opositor Crecimiento RE %
2.249.258 2.822.021 79,7%

La vinculación entre el voto opositor y el crecimiento del registro electoral se puede observar mejor en el siguiente gráfico:

Es absolutamente natural que el crecimiento de lo votos sea explicado por el crecimiento del registro electoral. Pero es interesante sin embargo en este caso observar como un bloque político se beneficia  más que el otro de este crecimiento. En este caso, el bloque de la coalición democrática o voto opositor está mucho más relacionado a este crecimiento con un R2 = 0,898, mientras que en el bloque oficialista no deja de tener relación, este no es tan pronunciado como en el caso del crecimiento del bloque opositor, al tener un R2 de 0,6197.

  III.  Los objetivos no fueron logrados

De los análisis realizados damos cuentas que los objetivos planteados por los comandos de campaña tuvieron éxitos y fracasos parciales, pero el principal objetivo planteado por la oposición, que era ganar el denominado voto chavista u voto no alineado no pudo ser logrado y por tanto tuvo que conformarse con el voto obtenido por el crecimiento del registro electoral.

Mientras que el Comando Carabobo, al parecer no pudo lograr una presencia importante en los nuevos votantes, y por tanto, si bien ganaron ahora, estos resultados ponen en riesgo su futuro electoral, de mantenerse la tendencia del crecimiento en votos de la coalición democrática.

Hasta los momentos y a manera de hipótesis nos planteamos las siguientes causas que pudieran explicar los fracasos parciales, tanto del comando Carabobo, como del Comando Venezuela.

  • El mensaje de Chávez no parece ser atractivo para los jóvenes, a pesar de los “betas”, Hany Kauan, los Cadilacs y Omar Enrique. En la mayoría de los documentos estratégico el Psuv se insiste en la captación del voto joven.  Sin embargo, hasta los momentos los jóvenes parecen desear algo diferente. La propia apariencia física del candidato, a estas alturas, juega contra el favor de los jóvenes. Mientras la oposición, por su parte, a pesar que el énfasis comunicacional que se realizó hacia este segmento, fue menor, contaba con la fortaleza de la juventud y presencia física del candidato Capriles.
  • Por su parte, y a pesar del gran esfuerzo realizado por Capriles para ganar la voluntad del electorado en los sectores populares y rurales, no parece tener su correspondencia en votos. Si bien por ahora, no he realizado un análisis detallado de los resultados electorales, la impresión es que en el gobierno mantuvo su amplia diferencia en estos sectores.  Analicemos porque:
    1. Las Misiones y la “Ley de Misiones”. Una de las estrategias desarrolladas por el Comando Carabobo, fue tratar de descalificar la candidatura de Capriles bajo la idea que su eventual triunfo equivaldría al desmantelamiento de los programas sociales del gobierno, las que el aparato propagandístico del régimen llama “misiones”. La respuesta del Comando Venezuela, fue la “Ley de Misiones”, a través de la cual, no solo se mantenía el programa, sino que se le quitaba la carga política. Sin embargo, el solo hecho de llamarse “misiones” evocaba a Chávez y a su nexo fundamental con el elector.
    2. Los Tiempos Electorales: Se argumentó desde el lado del Comando Venezuela, que no hubo tiempo para que el mensaje calara en el electorado. Ciertamente, el cronograma electoral fue alterado para que el candidato opositor tuviera poco tiempo para convencer al electorado. En ello se combinan dos factores, un tiempo corto para la campaña electoral de algo más de 90 días, y adelantar las elecciones que tradicionalmente se celebraban en el primer domingo de diciembre al primer domingo de octubre. Sin embargo hay que recordar que las primarias se realizaron de manera tardía, dejando poco tiempo al candidato electo para que desarrollará su campaña.
    3. Lo que en opinión de este analista fue el elemento fundamental que explica el resultado electoral, es que las campañas electorales por lo general es el momento de recoger lo que se sembró en la época pre-electoral. Mientras estos seis años, la oposición estuvo en la difícil tarea de sembrar la unidad (la cual pudo cosechar), parece haber descuidado el tiempo en acompañar a los sectores populares en sus demandas y reclamos, así que la campaña de Capriles intentó sembrar y cosechar al mismo tiempo en estos sectores, en escasos cuatro meses, pero es evidente que no se consiguió.
    4. Considero por tanto un error estratégico grave del comando Venezuela, el exceso de tiempo dedicado a los sectores rurales, donde las posibilidades de aumentar la votación de manera importante, eran muy escasas dado el poco tiempo, y por el contrario este pudo ser aprovechado con mayor trabajo en las zonas populares de los grandes centros poblados.

  IV.   Las encuestas

El segundo error estratégico grave de parte de los estrategas del Comando Venezuela, fue el haber desoído los resultados ofrecidos por las empresas encuestadoras y desarrollar estrategias fundadas fundamentalmente en los hallazgos realizados por la firma Consultores 21. Si bien esta es una empresa muy reputada por sus estudios anteriores sobre la opinión pública en Venezuela, pensar que las otras encuestas se encontraban manipuladas y sus resultados sesgados, da muestra de ingenuidad imperdonable cuando se acomete un empresa tan importante como lo es una elección presidencial. A lo  menos debieron haber contado con dos o tres empresas que sirvieran de monitor, y poder mejorar las tomas de decisiones del final de la campaña.

Veamos como se desempeñaron finalmente las encuestas que se escogieron para realizar el seguimiento de la campaña y comparándola con un escenario elaborado por mí, en función de la distribución de los indecisos:

Hinterlaces Resultados Septiembre Resultado Cne Distribución Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 50 55,25 33% 55,33 0,08
Capriles 34 44,13 67% 44,67 0,54
Ns/Nc/Otros 16 0,62
Datanalisis Resultados Septiembre Resultado Cne Distribución Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 49,4 55,25 36% 53,53 -1,72
Capriles 39 44,13 64% 46,47 2,34
Ns/Nc 11,6 0,62

 

Varianza Resultados Septiembre Resultado Cne Distribución Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 49,7 55,25 44% 50,86 -4,39
Capriles 47,7 44,13 56% 49,14 5,01
Ns/Nc 2,6 0,62

Como puede observarse, los resultados ofrecidos por Hinterlaces y Datanálisis serían los que más se corresponde con la realidad de lo ocurrido el día 7 de octubre, no así Varianza, cuyos resultados se separan ligeramente del margen de error.

  • El caso Ivad

Para el caso de Ivad el análisis no podía proyectar resultado de acuerdo a una distribución de indecisos basados en los incrementos de cada intención de voto ofrecida por la encuestadora, puesto que la tendencia de incremento en su número de indecisos, imposibilitó la distribución de éstos. De tal manera que para ofrecer un escenario de acuerdo a los resultados de esta encuestadora, asumimos que Capriles tendría un incremento superior en la distribución de indecisos (60 Vs 40) y el resultado es el que se muestra en la tabla inferior.

Ivad Resultados Septiembre Resultado Cne Escenario Diferencia con el resultado
Chávez 50,3 55,25 57,3 2,05
Capriles 32,2 44,13 42,7 -1,43
Ns/Nc 17,5 0,62

Se puede concluir por tanto, que también era factible ofrecer una resultado similar al ocurrido en las elecciones de acuerdo a las cifras publicadas por el Ivad.

  • El caso Consultores 21

De más esta decir, que fue la encuestadora con mayor nivel de error, de las cinco consideradas. Tres errores en sus resultados, en primer lugar subestimación en la intención de voto hacia Chávez;  en segundo lugar una sobrestimación del voto hacia Capriles; y en tercer lugar una tendencia en la pérdida de intención de votos hacia Chávez. Finalmente entre el día viernes y  sábado circularon sus escenarios elaborados para el día domingo, en los auguraban una victoria de Capriles sobre Chávez, por una diferencia que oscilaría entre 4 y 8 puntos. Como lo reconocen los socios de la empresa, sencillamente se equivocaron, y por supuesto que sus resultados afectaron, tanto la estrategia del Comando Venezuela, como algunos análisis realizados, entre ellos los míos.

V.   EL MOMENTUM

Hace algo más de un mes, comparto una conversación con un fraterno amigo, su actitud es muy critica con relación a la campaña. Critica al candidato, a su estrategia, a su trato con el resto de los partidos de la Alianza. Por supuesto duda del triunfo del candidato de la Mud y para prueba me comenta que lo de las encuestas. Semana más tarde, vuelvo a hablar con él, sus palabras fueron esperanzadoras “como que la cosa va bien”, me dijo con un cierto tono de entusiasmo.

Lo mismo puedo decir de mis análisis. Todo correcto, formalmente preví el crecimiento de los niveles de participación, igual deduje la reducción de la brecha entre el candidato continuista y su adversario. Pero, el corazón me echo una trastada, cuando rechacé la hipótesis que la victoria sería holgada. El análisis estaba allí, claro y a la vista de todos. Pero el momentum, la fase final de la campaña, la esperanza y la emoción invade el lugar que le corresponde al raciocinio. Nunca dije que Capriles la tenía fácil, me canse de decirle a mis alumnos, que en la lucha de David contra Goliat, la noticia es que gane David, lo otro forma parte de la rutina. Sin embargo no voy a corregir mi post anterior, asumí un escenario cerrado, que ciertamente no se dio, a pesar que el análisis apuntaba hacia lo que finalmente ocurrió. Diremos que son cosas del corazón.

A UN MES DE LAS ELECCIONES ¿CÓMO ESTA LA COSA?

Como politólogo y persona dedicada al análisis político y escritor de este blog, debo permanentemente tratar de contestar a la gente, como esta la cosa. Para tener una idea algo clara, acudo a lo que aprendí. Salvo circunstancias excepcionales, la cosa va, como dicen las encuestas. Pero como ahora hay encuestas para todos los gustos, trato de escudriñar en algunas de ellas para ver, que me dicen.

Antes de iniciar mis comentarios, debo agradecer al blog de Iñaki Sagarzazu, yvpolis.blogspot.com, el mantenerme informado de la evolución de las encuestas. El acceso a las fuentes y sus análisis permite tener idea de lo que está pasando en la realidad electoral de Venezuela. En base a esta información realizaré mi análisis particular. Sin embargo debo advertir, que solo tomare en las cifras dadas por cinco de las encuestadoras que él presenta. No consideraré en este análisis ni a GIS XXI, la consultora que dirige el Ex ministro Jessie Chacón, puesto que sus intenciones son obvias y no es precisamente dar a conocer la verdad, ni a la encuestadora 30.11, puesto que después de haber pronosticado que el SI ganaba por 10 puntos en el referéndum constitucional realizado en el 2007, cuando en realidad el NO ganó por décimas, no puede merecer la confianza de nadie.

De acuerdo a la información  presentada por yvpolis.blogspot.com y con la información sobre Ivad aparecida el domingo y publicada por Noticas24, podemos presentar el siguiente cuadro, con los porcentajes de intención de voto:

HChF

HCR

Ns/nc

Brecha

(Hch-Hcr)

Ns/Nc

 – Brecha

Fecha de cierre

Hinterlaces

48

30

22

18

4

05-ago

Ivad

50,8

32,4

16,8

18,4

-1,6

27-ago

Datanalisis

46,8

34,3

18,9

12,5

6,4

09-ago

Varianza

49,3

47,2

3,5

2,1

1,4

02-ago

C21

45,9

47,7

6,4

-1,8

=

15-ago

Promedios

48,16

38,32

13,52

9,84

3,68

Fuente: yvpolis, noticias24, cálculos propios

En el cuadro precedente se pueden observar dos grupos de encuestas, en el primer grupo integrado por Hinterlaces, Ivad y Datánalisis,  la brecha entre la intención de voto hacia Hugo Chávez y hacia Henrique Capriles supera los diez puntos de ventaja. En el segundo grupo, las diferencias a favor o en contra entre ellos, no superan los tres puntos, lo que en términos de los expertos se conoce como un empate técnico. Ahora bien, estas diferencias, no son normales, puesto que por lo habitual sería que las encuestadoras presenten resultados similares.

Así que la pregunta es ¿donde se encuentran las diferencias?. En primer lugar descartamos que las variaciones se encuentren en problemas de orden ético (presunción de encuestas falseadas). Igualmente descartamos que los errores sean de carácter técnico derivados de una mala supervisión en campo, o un diseño erróneo del marco muestral. Así que asumimos que deben existir razones o causas políticas que expliquen estos resultados tan disímiles. Profundicemos un poco el análisis.

En lo referente a la variable intención de voto hacia el candidato Chávez, todas las encuestadoras mantienen cifras muy cercanas, con un mínimo de 46% y un máximo de 51% de los votos. Sin embargo en una elección tan polarizada como las que se prevé, incluso con la presencia de otros candidatos, para que un candidato obtenga la presidencia debe contar con la mayoría absoluta, es decir 50%+1 de los votos. Es decir, en esta elección en particular ganará quien posea más de la mitad de los votos válidos y a decir de las encuestas, ninguno de los candidatos los tiene o por lo menos la alcanza de manera contundente.

Por otro lado, salvo en los resultados de Ivad, la diferencia entre los que no manifiestan su intención de voto es superior a la brecha existente a la intención de voto entre ambos candidatos. Es decir, si estos votantes decidieran mayoritariamente dar su voto a Capriles, este incrementaría notablemente su posibilidad de ser electo. ¿Esto es posible?

Veamos el siguiente gráfico:

En  el gráfico precedente, podrán notar que mientras Hinterlaces, Ivad y Datanálisis tienen un porcentaje de indecisos superior al 15%, Varianza y C21 lo tienen por debajo de 7. Casualmente esta diferencia se correlaciona de manera casi perfecta y en sentido inverso con la intención de votos hacia Capriles, tal como se puede observar en el gráfico subsiguiente:

El estadístico R2 es un indicador que muestra cuanto de una variable puede ser es explicada por la presencia de otra. En la medida que se acerque a uno (1), más fuerte es la relación entre una variable y otra, y mientras más se acerca a cero (0), la relación es mucho más débil. En este caso, un R2 de 0,9472, da un indicio que ciertamente a medida que se reduce el número de quienes no manifiestan su intención de voto, incrementa el número de quienes dicen que votaran por Capriles.

Exactamente lo contrario ocurre cuando comparamos las cifras de intención de voto hacia Hugo Chávez con los que no manifiestan su intención de voto, donde el estadístico R2 es de apenas: 0,0054.

Ahora veamos la tendencia de acuerdo a los resultados de las mismas encuestadoras y los números que presentaron en estudios anteriores:

Ivad

22-may

27-ago

Incremento
Gobierno

52,3

50,8

-1,5

Oposición

32

32,4

0,4

Ns/Nc

15,7

16,8

1,1

Hinterlaces

14-jul

05-ago

Incremento
Gobierno

47

48

1

Oposición

30

30

0

Ns/Nc

23

22

-1

Datanalisis

23-jun

09-ago

Incremento
Gobierno

46,1

46,8

0,7

Oposición

30,8

34,3

3,5

Ns/Nc

23,1

18,9

-4,2

Varianza

30-jun

02-ago

Incremento

Gobierno

50,3

49,3

-1

Oposición

46

47,2

1,2

Ns/Nc

3,7

3,5

-0,2

C21

12-jun

15-ago

Incremento
Gobierno

47,9

45,9

-2

Oposición

44,5

47,7

3,2

Ns/Nc

7,6

6,4

-1,2

En tres de ellas, Ivad, Varianza y C21 hay una pequeña disminución en la intención del voto hacia Chávez, mientras que en Hinterlaces y Datanálisis, existe un ligero incremento del voto a favor de Chávez. Por otra parte salvo las cifras presentadas por Hinterlaces, que muestran estabilidad, en todos los casos existe un incremento de la intención de votos hacia Henrique Capriles Radonski. Esto demuestra, que entre el mes de julio y el mes de agosto, la candidatura que creció, aunque levemente, fue la del candidato de la Mud.

Ahora bien, la encuestadora que refleja un mayo descenso en la cifra de los que manifiestan que no saben o no contestan por quien van a votar, es Datanálisis, que pasaron de 23,1 a 18,9 (-4,2%). De esos indecisos 0,7% fueron para la candidatura de HCh y 3,5% para la oposición, es decir 16,7% de ellos para Chávez y 83%, para Henrique Capriles. Lo que parece corroborar la tesis, que la mayor parte de los indecisos, si llegaran a votar lo harían a favor de Capriles Radonski.

En conclusión. Las encuestas hoy día no dan cuenta todavía de lo que puede ocurrir para el día de la elección presidencial. Si la mayor parte de los que ocultan su intención de voto, lo hace a favor de Capriles, como lo dicen los indicadores que analizamos, los resultados para la fecha de la elección pueden ser muy cerrados y  no se descarta el triunfo del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática.

Estrategias de campaña están enmarcadas por las realidades de los contendientes

Adriana Chirinos Castro
 achirinos@el-carabobeno.comImage

No hay una tercera opción en una Venezuela completamente polarizada. Todo se resume en el candidato del Gobierno, Hugo Chávez y el de la Unidad Democrática, Henrique Capriles Radonski, sostuvo el politólogo carabobeño Yván Serra. Explicó que las estrategias que ambos han aplicado hasta los momentos están enmarcadas en las realidades muy distintas de los contendientes.

Independientemente de catalogar la gestión presidencial, Hugo Chávez es una figura transcendental, ahondó Serra, pues en 14 años ha creado una imagen mediática potente. “El país ha estado los 14 años hablando de Chávez. Para bien o para mal no ha pasado desapercibido”.

El politólogo detalló que aunado a ese antecedente, el candidato oficialista tiene los recursos del Estado a su disposición y sus propuestas fundamentales son conocidas. “Su campaña está apuntalada por la inclusión social y la inició enseguida después de las parlamentarias, enfocada en las misiones de vivienda, trabajo, madres solteras y ancianos”.

La campaña positiva de Chávez, que define el especialista como aquella orientada a sumar votos a la opción que representa el candidato, está enfocada en esos aspectos, mientras que la negativa, que busca restar votos al contrincante, está enmarcada en una “guerra” de encuestas para desanimar y descalificaciones.

Antes de ser electo en las primarias, el candidato opositor inició el trabajo de calle y de contacto directo con las comunidades venezolanas. Todos los días, con pocas excepciones, Capriles Radonski tiene la agenda copada de eventos en los diferentes estados. El viernes aseguró que para el 7-O le habrá dado tres vueltas al país.

Serra recordó que si bien Capriles fue alcalde durante dos períodos y gobernador de uno de los principales estados, no tiene la presencia como Chávez la ha tenido en 14 años. “Tiene la limitante para acceder a los medios por las restricciones que ha puesto el Gobierno y pocos recursos”. De esa realidad la campaña positiva del abanderado opositor se enfoca en el contacto directo con las personas en el “casa por casa”, que según el politólogo, no tiene resultados inmediatos sino que toma su tiempo.

La campaña negativa de Capriles, ahondó el politólogo, se basa en los problemas que este Gobierno no ha resuelto para su población, donde la seguridad, las relaciones sociales de los ciudadanos, y la inestabilidad económica, serán sus “aliados”. “Capriles dice: el desarrollo económico te va a conseguir trabajo, mientras que Chávez asegura: ven que el Gobierno te va a dar trabajo”.

El target electoral de ambos son los sectores populares D y E, analiza Serra. Los A, B y C son principalmente del factor opositor mientras que desde el C- en adelante, tienden a ser oficialistas. “En término electoral se centra la batalla en estos grupos con la importante presencia de los no alineados”. Estas personas repudian el enfrentamiento y es por ello que el mensaje de Capriles es de inclusión, promoviendo que los beneficios sociales seguirán siendo disfrutados, resaltó.

La salud del Presidente ha sido un factor importante en estos meses de contienda por el voto. Para el politólogo ha sido un problema más que ha tenido que manejar el oficialismo, pues mientras el pueblo observe a un presidente enfermo, la abstención del factor rojo puede aumentar. “En el momento en que realmente se sienta que está enfermo, será ganancia para la oposición”.

Una vista hacia posibles futuros

Serra sostiene que al revisar los escenarios históricos y recientes de Venezuela se observa a una oposición con permanente crecimiento, aunque sea leve. “El lado oficialista es irregular con picos altos y bajos. Generalmente ascienden junto al nivel de abstención. La tendencia es negativa”.

Entre los escenarios que maneja el politólogo se encuentra el país cansado del deterioro de la gestión gubernamental (donde la oposición resultará ganadora), un apoyo al primer mandatario -que podría cambiar a una abstención si el candidato no es Chávez (y la oposición se vería beneficiada), y una mezcla de ambas: un deterioro de la gestión gubernamental pero que la aparición de Chávez sano gane esos votos.

Cuatro meses restan para la contienda electoral del 7-O, y cuál será la estrategia que resultará mejor para el pueblo venezolano es aún imposible de conocer.

CAPOLDO

Con la alianza Capriles López, las primarias parecen estar definidas.

Gracias al apoyo de Leopoldo a  la candidatura de Henrique Capriles Radonsky, la campaña se animó. Para serle franco estaba más sosa que un helado de yuca. Ahora con los dimes y diretes entre las toldas que mantienen mayores simpatías hizo que el ambiente se alebrestara por unos días y tomaran un nuevo aire. Todo normal, para quien conoce como son estas lides.

El político desea el poder. Los seis precandidatos, si no quisieran poder, no hubieran postulado sus nombres para la presidencia. Hasta los momentos todos parecen tener buenas intenciones. Pero el poder no es algo absoluto. No solo se obtiene poder siendo presidente, también se logra aliándose con el victorioso. Es lo que en ciencias económicas llaman el “second best” o segundo mejor.

Si algo hace un buen político es calcular. Sopesar los riesgos de cada jugada. Sabe que el ajedrez lo gana, quien puede predecir lo que irá a ocurrir diez movimientos después.  El mal político no sabe sacar cuentas. A veces la vanidad que le es inherente, hace que no calcule bien y confunda la estrategia. Tampoco es recomendable dejarse llevar por las emociones. Eso ocurre con el que va de segundo en un proceso electoral.

La principal equivocación que en ocasiones comenten lo que están de segundo en un proceso electoral, es suponer que los otros se les unirán para intentar vencer al que está de primero. Allí su error. El que va de tercero o cuarto, salvo diferencias ideológicas y éticas fundamentales, piensa otra cosa. La alianza la realiza con quien le brinda mayores posibilidades de poder. Por regla general si alguien no ve oportunidad de ganar, lo más probable será que apueste a ganador. Al final, lo que se busca es el poder y más lo garantiza un ganador seguro que otro probable. Seguro mato a confianza, dice la sabiduría popular.

La llave Capriles Radosnky – Leopoldo López, y que el ingenio de la gente que pulula en las redes sociales comenzó a llamar jocosamente “Capoldo” da un fuerte golpe a las aspiraciones de Pablo Pérez. Los votos no se endosan, en ocasiones puede tener razón, pero las características de los mercados electorales al que apunto cada candidato, le permite a un seguidor de López, sentirse más identificado con Capriles o Maria Corina que con él.

Barboza, una equivocada intervención.

Esta alianza es un jaque, que descuadra toda la estrategia de Pérez.  Un golpe fulminante  a lo que fue una campaña de conceptos muy pobres y sin un mensaje concreto que entusiasmaran a sus potenciales electores. Amparado en el aporte electoral del Zulia y el mito de la otrora gran maquinaria electoral de de AD, descuido que la principal razón de una elección es persuadir. Ahora, ve como el que esta arriba se aleja, y tiene que ocuparse como se le acerca Maria Corina Machado, quien recoge un importante caudal de simpatías, con la frase que hizo que esta campaña valga la pena “Expropiar es robar”.

El último monitor de Hinterlaces, informa que la pelea es entre Capriles y Maria Corina, creo que habrá que leerlo. Al final celebro que hay competencia. Si el triunfalismo se apodera del comando de Capriles, la disciplina se relaja y la gente pierde incentivos para votar. Paradójicamente, la abstención se convierte en el principal aliado de Pérez, también de Chávez

Desde la cima, el presidente espera. Piensa que la llave Capriles López se la pone más fácil. Y si es Maria Corina, mejor.  Unos burguesitos “hijos de papá”, no podrán con su carisma popular. Quien sabe presidente. A lo mejor la pelea no es entre izquierda y derecha, sino entre pasado y futuro, y creo que el ganador o la ganadora del 12 de febrero tendrán, en este sentido, mucho más que decir.

DE LAS FORTALEZAS Y LAS DEBILIDADES DE LOS PRECANDIDATOS PARA LAS PRIMARIAS

Análisis Foda

Recomiendan los  consultores de gestión empresarial que antes de emprender una estrategia se deben analizar las fortalezas y debilidades que se poseen y visualizar las oportunidades y amenazas del entorno. Creo no decir nada nuevo. Incluso cualquier persona poco conocedora de estos menesteres ya podrá imaginar que a partir de estos conceptos se puede generar una matriz 2X2 con estrategias para cada cuadrante,  aprovechar fortalezas y oportunidades de manera simultáneas, utilizar las  fortalezas para contrarrestar amenazas,  tomar las oportunidades para fortalecer la organización, o que hacer en caso que las amenazas ataquen las zonas débiles.

Por supuesto, una de las primeras tareas que deben realizar los equipos de campaña, aunque sea trillado y básico es realizar este análisis que por su acrónimo se conoce como matriz Foda (el nombre suele variar dependiendo del orden utilizado por los autores) para delinear estrategias posibles. Siempre es valioso, aunque no hay que limitarse solo a ellas. El análisis se puede realizar a partir de talleres de trabajo, con apoyo de expertos que pueden ser internos o externos, puede participar el equipo de campaña o consultar solo la opinión de especialistas de confianza. El hecho que se haga no garantiza el éxito, pero si incrementa la probabilidad de victoria en una contienda competitiva.

Prometí en mi último artículo del año anterior realizar un análisis de las fortalezas y debilidades de los candidatos que participan en las primarias propuestas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que integra la plataforma unitaria que con mayor probabilidad de éxito enfrenta la opción reeleccionista del Presidente Chávez. Así que sin ánimo de proponer estrategias, sino simplemente de realizar un diagnóstico que permita ubicar a los electores analizaré de manera muy sucinta, las debilidades y fortalezas de los precandidatos presidenciales, que al igual que en el análisis anterior se realizará en estricto orden alfabético:

Diego Arria: La fortaleza se encuentra en poseer una imagen de gestión exitosa y reconocimiento internacional. Su pasantía en la gobernación de Caracas, se recuerda positivamente y ninguno de los precandidatos tiene su prestigio como diplomático. Su mensaje directo y confrontacional encuentra eco en los llamados opositores duros, pero tiene un alto rechazo en electores partidistas, o más pragmáticos. El problema es que esta gestión en la capital, se realizó hace más de 30 años. Sin ningún apoyo partidista no tiene ninguna posibilidad de éxito con miras a febrero del 2012. Su permanencia en el escenario electoral opositor parece responder a un posicionamiento de su imagen que le permita obtener puestos de influencia en un eventual gobierno opositor o simplemente un costoso capricho.

Henrique Capriles Radosnky: Un dicho muy popular reza que el que pega primero pega dos veces. El contar con unos números positivos a partir de su elección como gobernador de Miranda, permitió que Julio Borges de Primero Justicia, lo postulara públicamente como candidato a la Presidencia de la República en un programa televisivo cuando todavía  se estaban contando los votos de las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre del 2010, colocándolo desde ese entonces en primer lugar de las encuestas entre los candidatos opositores. Su fortaleza se encuentra en la imagen favorable como gerente público exitoso al frente de la Alcaldía de Baruta y la gobernación de Miranda. Su imagen de político joven pero experimentado, se asemeja al perfil aspiracional de la población, medidos en focus group realizado por Metropinión. Su otra fortaleza se encuentra en el apoyo de Primero Justicia, partido que cuenta con cuadros en la mayor parte de las ciudades importantes del país y con importantes apoyos regionales o locales. El apoyo de partidos de izquierda (Podemos, Causa R y Ppt) lo acerca al votante mediano. Las debilidades se encuentran en una oratoria que no destaca (calladito se ve más bonito), un programa de gobierno poco definido (pero necesario para evitar rechazos), una resistencia importante de las fuerzas políticas más importantes de la oposición con la excepción de su partido. El primer lugar en las encuestas, lo fortalece por quienes les gusta votar por ganador, pero a su vez lo convierten en el blanco de los ataques de todos los que aspiran a ocupar su puesto.

Leopoldo López: Cuando era alcalde de Chacao era el político que mejor se perfilaba en la población opositora, el potencial permanece. Ha batallado con importantes obstáculos de los cuales se puede decir que ha salido victorioso, pero con importantes heridas. La inhabilitación política a la que fue sometido en el año 2008 le impidió ser Alcalde Mayor de Caracas y por tanto le quitó visibilidad a su imagen, que luego se vio enredada en la lucha burocrática por recuperar la habilitación política. Su carácter indomable, causó problemas en los partidos en los cuales militó (PJ y UNT) quienes de manera soterrada le quitaron apoyo a su figura. La interpretación que dio el TSJ sobre el dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que le restituye sus derechos políticos, causa temores en algunos electores que sienten que aún ganando se interponga una sentencia que le impida asumir el mando. Su partido Voluntad Popular, todavía no cuenta son la suficiente fortaleza como para enfrentar a los partidos tradicionales (AD y COPEI) y los partidos emergentes (PJ y UNT). El apoyo de Proyecto Venezuela, le ofrece una plaza importante como lo es el Estado Carabobo y la sapiencia política de su fundador Henrique Salas Römer. Sin embargo para sus aspiraciones, el tiempo en contra tiene.

María Corrina Machado: La constancia y entrega a la causa son su principal credencial. Ser la imagen de la Ong Sumate y el importante apoyo que esta organización brindó a los eventos electorales de la oposición a Chávez en el período 2001 – 2006 le granjearon una importante simpatía en el sector opositor, que le valieron ser la diputada más votada en las elecciones parlamentarias del 2010. Sin embargo, esta población no la apoya por la “creencia” que no tiene entrada en las zonas populares, la cual no ha sido desmentida pos los estudios de opinión pública que se conocen.  Trata de sacar partido en lo que se diferencia de los otros candidatos, es la única mujer y de su independencia. Sin apoyo partidista le ha sido cuesta arriba mantener números en las encuestas que se manejan. A su vez, su mensaje y el sentido estratégico cambia a medida que no se logran los objetivos, con lo cual ninguno de sus mensajes logra establecerse.

Pablo Medina: Sin apoyos partidistas, sin recursos, sin un mensaje atractivo, ciertamente es de los candidatos que sobran en la contienda. No logra conectar ni siquiera con el sector salido del chavismo de donde proviene, tampoco cuenta consigo con el sector laboral, que sigue fiel a los partidos tradicionales o a Unt.. Solo se le aplaude su valentía, pero hace falta mucho más que eso para aspirar ganar las primarias, y por supuesto la elección presidencial.

Pablo Pérez: Posee el apoyo de tres de los cinco principales partidos opositores y es el gobernador del Estado que más votos aporta a la oposición. Esto le da una ventaja importante, que no necesariamente se reflejan en las encuestas, pero que puede salir en el momento importante. En unas elecciones primarias, donde el voto espontáneo pudiera fallar, las maquinarias serían el factor decisivo.  Las debilidades es que precisamente es el candidato de Ad y Copei, para muchos la principal causa que Chávez haya llegado al poder. Aunque el no lo represente, estos partidos siguen reflejando la manera vieja de hacer política, que es rechazada por la porción independiente de la oposición. En los debates no lució y así lo dejaron ver todas las encuestas posteriores.

Escenarios:

Elemento a considerar:

Es una elección primaria abierta, es decir que pueden participar todos aquellos que están inscritos en el registro electoral permanente. Esto da pie a analizar los posibles votantes de esta contienda y en ella se pueden distinguir dos sectores o perfiles opositores que destacan entre las múltiples variantes. Nos referimos al elector independiente y el elector partidista.

El elector independiente opositor no se siente a gusto con las maquinarias políticas, suele ser de clase media y orgulloso de su posición social, que siente que ha ganado por merito propio. Es antichavista convencido, al cual rechaza por su mensaje comunista procubano y antidemocrático. Se puede sentir atraído por el mensaje confrontacional, pero lee encuestas y se interesa por las cuestiones políticas, usa la información para su particular toma de decisiones, lo cual lo lleva a conciliar con posiciones más centristas, aunque no sean de su agrado. Se inclina por candidaturas alejadas a las decisiones cupulares, por lo que se siente cómodo con Henrique Capriles, Maria Corina  o Leopoldo López.  Vale decir que es el votante mayoritario opositor, pero no hay nada que garantice que salga a votar en febrero. Pueden contar con total seguridad que estará con el candidato del 13 de febrero con miras al día de la elección presidencial, pero no tiene nada claro sobre el candidato del 12 feb.

El otro perfil  es el votante partidista. No es independiente en sus opiniones, sino que respeta las decisiones tomadas por las autoridades partidistas. Dependiendo de la capacidad de la maquinaria puede tomar un papel muy activo en la promoción de los candidatos de su partido.

En este entorno existiría un candidato del elector independiente, que por los momentos lo representa Henrique Capriles por su posición en las encuestas, pero que bien lo pudieran ser  Leopoldo López y un candidato partidista, representado por Pablo Pérez.

En este contexto, se visualiza dos escenarios principales:

  1. Alta votación y alta polarización: Ante la convicción de que existen solo dos candidaturas con chanche (Pablo Pérez y Henrique Capriles Radonsky) se desinflan las otras candidaturas. En este escenario se favorece quien está mejor en las encuestas y muestra mayor independencia con relación al candidato de los partidos tradicionales,  por lo que la opción de Capriles Radonsky, luciría ganadora.
  2. Baja votación y fragmentación del voto: La votación queda en manos de las maquinarias partidistas, lo que favorece a los partidos tradicionales, entiéndase AD y Copei. El voto del estado Zulia adquiere una importancia enorme y el voto de los poblados más rurales tiende a tener un peso determinante, cuya maquinaria es dominada por el partió Acción Democrática. En este escenario habría una victoria amplia de Pablo Pérez.

ENCUESTAS Y TIEMPO ELECTORAL

La serie de tiempo con corte en Octubre del 2009 muestra como la popularidad del Preidente así como sube, baja.

Sencillamente no pueden ver una encuesta que les guiñe el ojo. Ahora si son buenas. Ahora son serias y sus resultados gozan de alta credibilidad. Ahora si merecen ser comentadas por José Vicente y Díaz Rangel; en estos días no me extrañaría escuchar a Mario Silva piropeando a Oscar Schemel o a Luis Vicente León. Que el presidente en medio de su enfermedad haya subido algunos puntos es algo que merece ser reseñado en los medios gobierneros, quizás le den hasta una portada en el Diario Vea o en Correo del Orinoco. Mientras el gobierno celebra, desde el lado de la oposición cándida surge la angustia.

Me he hecho cierta fama de encuestólogo y por tanto la gente con cierta preocupación me pregunta sobre la popularidad del presidente, acrecentada en estos días por las penurias por la que pasa su cuerpo y seguramente también su espíritu. Como me precio que mi fama está bien ganada, puedo garantizarle que una encuesta política no predice resultados con un año de anticipación. Así como Chávez sube en las encuestas, de a ratos baja. Cualquier desbarajuste en los servicios públicos, alguna comida podrida encontrada en un solar del gobierno, algún hecho hamponil a una notoria figura, puede bajarles los puntos que ha subido. Se acuerdan de Irene Sáez, aquella famosa Miss Universo, quien luego de ser alcaldesa de Chacao, quiso ser presidente, entusiasmada por unas encuestas que auguraban que ella no perdía en el año 1997. Lamentablemente para ella, la elección fue en 1998 y su candidatura terminó en un oscuro sótano, abandonado por todos los aliados, que se rindieron a los números meses atrás.

A quien me pregunte les digo que lo que resulte de una encuesta realizada en 2011 es irrelevante de cara al futuro en octubre del 2012, porque el entorno dista mucho de parecerse al momento de la campaña electoral. Por los momentos Chávez corre solo, sin contendor, puesto que los potenciales competidores están en otra carrera, la de su propia nominación como candidato de la plataforma unitaria que lo enfrentará a partir de febrero del próximo año. Si a la elección primaria llegara a presentarse una cantidad importante de votantes, la competencia presidencial con seguridad se estrecharía. Solo en ese momento las encuestas comenzarán a decir algo.

La otra variable que ciertamente cobra importancia es la del estado de salud del presidente. En caso de presentarse sano a la contienda, su carisma puede verse reforzado. Pero si llegaran a persistir sus problemas de salud y no convencer a los electores que ha superado el problema de su enfermedad, éste seguramente será un tema de campaña que evidentemente puede generarle varios problemas a su opción presidencial. Porque la gente puede ser solidaria con un ser con cáncer. Abrazos, hechizos y oraciones por su salud, pero de allí a votarlo para presidente, hay un trecho muy largo.

En lugar de angustiarse al ver unas encuestas que dicen lo mismo desde hace años, hay que dedicarse a construir la opción que podrá derrotarlo cuando tengamos que volver a las urnas, electorales.