EL PODER EN EL LIMBO

Al finalizar el guión de “El Poder en el Limbo”, el autor concreta la entrevista con un ejecutivo de la industria cinematográfica: En un país claramente subdesarrollado, pero con una importante renta por la producción de petróleo, un presidente carismático, que ha gobernado el país por más de una década, enferma gravemente. Ante la posible pérdida del poder y los privilegios que traen consigo, hecho que podría ocurrir ante la posibilidad de su muerte, el vicepresidente y el presidente del Congreso deciden ocultarlo mientras dure su gravedad. La estrategia es mantener el estado de salud confidencial, que nadie se entere de lo que realmente ocurre y mientras tanto, ellos gobiernan. Cuando se dan cuenta de lo sabroso que es mandar, sin que nadie los mande, la burocrática pareja, deciden ir más allá, mantener al presidente secuestrado, mientras le dicen a sus seguidores que pronto reaparecerá.

En este punto, el productor deja el falso interés con que atiende a todos los que llegan con un guión, para interesarse realmente en la historia. Se comienza a imaginar el reparto, en el papel de Presidente pudiera estar Morgan Freeman, mientras que en la vicepresidencia tendría que buscar a alguien que lo haga bien de villano, tal vez un Willian Macy (se lo imagina en su papel en Fargo) y alguien que pueda ser duro, como presidente del Congreso. ¿Estará Robert De Niro disponible? Se pregunta. Porque de verdad el guión es bueno. Tiene algunas objeciones, detalles menores, hasta los momentos no hay héroes ni heroínas.

El ejecutivo se imagina el pape de William Macy en Fargo y piensa en el vicepresidente.

El ejecutivo se imagina el papel de William Macy en Fargo y piensa en el vicepresidente.

Continúa, le pide al guionista, espera que la narración desemboque en algún héroe que rescate al presidente de su secuestro. El productor piensa, en el protagonista. Alguien varonil, pero no rudo, por lo que descarta a Stallone y a Schwarzenegger y se pregunta por Denzel Washington, o Russel Crowe. El guionista, todavía no dice, si el héroe es militar o un civil, que por alguna jugarreta del destino, termina puesto a jugar un papel en la historia del país. Pero el escritor cambia la trama, el héroe es una periodista (o maestra o investigadora), debe ser bella, pero  no es lo fundamental, eso sí, osada e inteligente, que comience a acercarse a la verdad y los peligros que ello implica, jugarse el físico, la profesión, los amores, quizás Anne Hathaway, o alguien más veterana como Cate Blanchet, puedan hacer este papel. ¿Y si se lo planteamos a Natalie Portman?, piensa rápidamente. Despues de Argo, el director, definitivamente debe ser Ben Affleck. En este film tienen que existir militares, tanto del lado de de los buenos, como de los malos. Llenarlos de actores duros camuflados, sigue soñando el productor ante el desarrollo de la obra. De eso ya se ocupará el personal de casting. ¿Dónde está la historia de amor? Toda trama tiene que tener su historia de amor. Si no aparece, le sugeriremos al guionista que se la invente, si el presidente tuviera esposa ella sería la pieza clave del argumento, pero el guionista no dice nada del asunto, por ahora.

Al escuchar el guión se convence que el mejor director para la película será Ben Afleck

Al escuchar el guión se convence que el mejor director para la película será Ben Affleck

El escritor es bueno, está influido por Wag The Dog, aquella película donde un asesor político y un cineasta inventan una guerra virtual con Albania, para distraer a la población de las travesuras amorosas del presidente americano. El guionista debe conocer mucho de derecho, y de cómo pueden interpretarse las leyes, puesto que la república tiene una cierta institucionalidad democrática y las cosas hay que hacerlo de acuerdo a la interpretación  que de la norma, haga uno de los secuaces. Se la imagina femenina y considera que Kathy Bates estaría genial en el papel de la juez que inventa las sentencias.

Con seguridad este film sirvió de inspiración para el guión.

Con seguridad este film sirvió de inspiración para el guión.

Por supuesto en la película no existirán los partidos opositores de esta república ficticia, están allí, no se ven, no se sienten, pero están. Incluirla en la película, seguramente significara un presupuesto adicional, y no sabe si se justifica.

El pueblo si. Algunos extras viendo las noticias en televisión, revisando las noticias en las redes sociales. Quizás al final cuando la trama se ponga intensa, los seguidores del presidente enfermo secuestrado, salgan a la calle pidiendo a su líder y protestando por las erráticas decisiones tomadas por el dúo burocrático.

Dentro de las sub-tramas de la película, se desarrollarán las estrategias tanto, del vicepresidente como del congresista, para hacerse con el poder real. Se muestra como en en público se abrazan, pero en privado, cada uno habla mal del otro. Tienen dos graves problemas: el presidente todavía está vivo, ninguno tiene carisma.

Dejan para la comedia (todo buen guión debe tener momentos de comicidad), los inventos para que la gente crea que el presidente se encuentra bueno y sano, tomando decisiones. El autor narra con orgullo, cuando los seguidores del presidente, comienza a desconfiar del burocrático dúo. Funcionarios civiles y militares comienzan a desobedecer.

El ejecutivo discute con el guionista el final. Le sugiere varios, ninguno lo convence. Luego reflexiona. En lugar de un largometraje será una serie por entregas. No hace falta que haya final, porque para eso serán las próximas temporadas.

Anuncios

Acerca de yvanserra
Director Ejecutivo de METROPINION, empresa dedicada a la Investigación de Mercado y a los Estudios de Opinión Pública. Es politólogo graduado en la Universidad Central de Venezuela con Máster de Administración en el I.E.S.A. Colaborador del Diario El Carabobeño y el semanario ABC de la Semana y profesor de Pre y Post grado de las Cátedras de Teoría Política, Políticas Públicas, Investigación Política y Planificación Estratégica en diferentes universidades del País. Desarrolló una interesante carrera en la gerencia pública desde el año 1991 hasta el año 2004 como Director General Sectorial de Financiamiento Multilateral en Cordiplan, Director General de Planificación y Director de Modernización Educativa en el Gobierno de Carabobo y Director de Inversiones en el Ministerio de Industria y Comercio. A partir del año 2004 crea la empresa Metropinión, C.A, Dedicada a la investigación de mercado y estudios de Opinión Pública, actividad que comparte con la asesoría estratégica en campañas electorales y de comunicación política. Su Blog "El Periscopio de Yván Serra" fue acreedor de un premio Polity Awards por su contribución a la comunidad digital y ha sido reconocido por el Gobierno de Carabobo por sus artículos de opinión en el año 2010 y 2011.

9 Responses to EL PODER EN EL LIMBO

  1. Norma Puertas says:

    Hola Yván : Me gusta el escrito y es el tema del día . Aunque me gustaría que llevara un poco más del drama diario(inseguridad ,se nos vá la luz,la escaces de productos alimenticios y medicamentos,La invasión cubana,los hospitales abandonados …etc,etc.) y desearía un final feliz .
    Con gente sonriente y celebrando algo ,así sea la fé en el futuro o un sueño que llagará.
    Estamos desalentados y queremos oir buenas noticias.

  2. Ysamar Galindez says:

    Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia! Me recuerda a La República de Araguán… Este es un pais de pelicula!

  3. Ulises David Rojas S. says:

    Que buen artículo, lo disfrute

  4. carlos bastardo hahm says:

    genial
    Los hijos de la valiente

    Sola, fané, descangayada
    la vi está madrugada
    salir de un cabaret.

    La voz eterna de Carlos Gardel.

    Era el nombre de un grupo de rock ecuatoriano que era muy famoso por los años noventa cuando recién el destino me puso a vivir en “extraña nación.” Era un nombre que no me decía nada al igual que Cacería de Lagartos u otros muchos nombres ingeniosos que decoraban el repertorio de nombres de grupos de rock, pero como el rock no me apasiona no le paré bolas a nombre. Unos pocos años luego entendí que aludía a una expresión vernácula: La valiente puta que te parió. Recién ahí comprendí que era un nombre travieso, iconoclasta, irreverente, y simbólico como si se les hubiese ocurrido llamarse “los amigos invisibles” o “el pez que fuma.”

    Hace unos años conocí a Balmore Moreno, amigo quien el destino lo trae al Ecuador un par de veces al año y cada vez que viene nos damos modos para invitarlo a casa y degustar alguna cosita, aunque todavía le debemos una paella valenciana que Alexis González, un hermano hecho aquí en el exilio voluntario, promete pagarle en cuanto vuelva. Cuando conocí al Balmore su cara se me hacía conocida, pero no podía ubicar en donde carajo lo había visto y no fue hasta que Ela, su ex-esposa, nos presentó mas formalmente que supe de donde esa cara se me hacía tan conocida. Balmore participó en más de una de esas películas sesetentianas que contribuyeron a crear en nuestro inconsciente colectivo que podíamos hacer cine y cualquier otra cosa que nos diera la gana, eran los cuatrotrientísticos años setenta. La mayoría de las películas en las que Balmore participó las había visto en los años de mi más tierna juventud, pero reconocerlo no era fácil ya que los años habían borrado su cabellera.

    Siempre que nos reunimos con Balmore terminamos hablando aquellas películas -y de aquella época dulce- las cuales se desdibujan en nuestra memoria. Ela, siempre cuenta que hizo un papel en los años que era esposa de Balmore en el Pez que Fuma. El Azar Inmóvil que todo lo mueve me colocó en la situación de no tener TVcable y debí recurrir a Youtube y mirarme algunas películas viejas ya que dormir en el silencio total, para mí, es casi imposible. Así que al tercer día, resucitó de entre los muertos el Pez que Fuma. La miré con atención porque quería reconocer a Ela, pero no pude; a Balmore lo pillé en una escena cortita. Imagino que en el trance de filmar una película en un burdel venezolano hacían falta un par de extras y en medio de esa algarabía que es un burdel, así sea de película, Roman Chalbauld le debe haber dicho: “Balmore, deja lo que estás haciendo y párate allí como que estás saliendo del burdel.” El papel de Ela debió ser más pequeño aún o los años que han pasado no me permitieron reconocerla. Pero Igual me vi la película completa. Reconozco que no era de mis preferidas así que me pasé unos días, tres para ser exactos, antes de enfrentarla. Me deleité con otras que me habían sido, en su época, más sencillas de entender.

    Es una película de culto -declara quien la colgó en Youtube- me pareció un poco exagerado; pero debo confesar que hubo un par de simbolismos interesantes, pero no soy crítico de cine así que puedo ver un simbolismo donde no hay más que una escena de relleno o alguna pendejada del director; pero hubo cosas en la película que te ponen a pensar.

    Debo reconocer que tal como la primera vez me costó verla, y entenderla. A ratos me provocaba pasarme a ver otra cosa. Claro que, como la primera vez, darse el lujo de ver a Haydee Balza como Dios la trajo al mundo me mantenía en estado expectante. No voy a negar que sí me llamó la atención que todas las artistas que hacían de puta (y las que no) en la película tenían tetas de un tamaño digamos que normal y recordé una frase de un amigo -que cuando empezó esta epidemia de las cirugías de aumento de senos, tal vez para no hacer sentir mal a su hermosa esposa- siempre decía: “la teta, que en la mano quepa”. Qué tiempos aquellos que el talento no se medía en centímetros cúbicos y si una mujer tenía la “mala suerte” de tener tetas pequeñas podía encontrar un papel en una película de Roman Chalbaud.

    Esta vez, al contrario de la primera vez, creo que es una gran película. Difícil de entender, porque si te ponen como premisa que el país es un burdel a mas de ser ofensivo, distrae. Pero es una gran película. Convengamos que Venezuela es un burdel y que como en cualquier burdel tienes que quedarte hasta que encienden las luces o irse muy temprano. Si te quedas hasta al final nadie te quita lo bailado, y si te vas temprano siempre pueda la excusa de: “Yo no sé, yo no estaba ahí.” La música excepcional, si filmaran hoy día, no tengo idea que podría sustituir a La Violetera (simbólicamente hablando) como tema, mi cultura regetonera no llega para musicalizarla, y que quede claro, que hace muchos años que no paso una noche en un burdel así que me disculpo en mi ignorancia.

    Pero si debo coincidir que es una película acerca del poder y sus bajezas. Si Venezuela es un burdel -simbólicamente hablando, claro está- la renta petrolera es la “valiente puta que nos parió.” Los políticos han sido los grandes chulos de esa riqueza, me refiero a la renta petrolera. Es irónico ver a Orlando Urdaneta encarnar el chulo de turno, al “paracaidista” que llega al burdel casi muerto de hambre y buscando empleo de cualquier cosa, para luego traicionar a su maestro (Miguel Ángel Landa) quitarle el burdel y quedarse con el amor de la matrona, que en medio de un “intentona” de sexo desenfrenado y por los innumerables errores cometidos por antiguo y agotado chulo, decide cambiarlo por uno nuevo.

    Digo que es irónico porque ver a Orlando, me voy a permitir tratarlo como si fuéramos panas, encarnar en la película, aunque sea de hace más de 30 años, a Chávez es, cuando menos, irónico. En la película vimos pasar a Orlando Urdaneta pasar de una franelita bluyines gastados a ser el potentado de traje cortado a la medida. En resumen de cuidador de baños a ser el chulo mayor que está allí para despilfarrar, a manos llenas, la riqueza que produce el burdel.

    Falta un mes para las elecciones, no encuentro mi pasaporte, no sé si podré ir a votar. Pero no dejo de preguntarme viendo la escena final de la película que carajo habrá dejado Orlando en la pancita de Haydee Balza.

  5. Creo que deberíamos cambiar el título a La Historia Sin Fin, aunque ese nombre ya existe… algo parecido en todo caso.

  6. Yayita says:

    Estimado Yvan: si los guionistas internacionales no te roban la idea, no habrá película mas taquillera que ésta. Lástima que en ese país, pareciera todo una nimiedad!!! Excelente artículo, que desnuda lo que vivimos y que produce hilaridad fuera de nuestras fronteras. Triste realidad pero mas triste aún los protagonistas, que ni ángel tienen y están acabando con los ángeles de todos aquí.!

  7. Daniel Chalbaud Lange says:

    BUEN TÍTULO Y EXCELENTES ACTORES. UN ÓSCAR SEGURO.
    LÁSTIMA QUE LOS ACTORES ORIGINALES SEAN TAN MALOS “ACTORES” Y LOS DIRECTORES PEORES.
    ME IMAGINO UNA FILMACIÓN DONDE A CADA TRES MINUTOS SE OIGA: “CORTEN”. PELÍCULA DE NUNCA ACABAR A PESAR DE QUE YA ACABARON CON EL PRESUPUESTO.

  8. Asdrúbal Romero says:

    Ja, ja, está bien, muy refrescante. Cualquier parecido con la realidad de un país bananero es mera coincidencia, una forma original y divertida en tiempos de Oscar para vacilarse la tragicomedia política que se traen entre manos los usurpadores.

  9. Maria Elena Flores says:

    Fino!!!! Quiero el final de una vez, voy a bajarlo por intermet porque aqui la temporada está atrasada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: