Breve análisis de la medianía en la revolución venezolana de comienzos del siglo XXI

Aponte Aponte: No le gusto aquello de "con la vara que midas serás medido" y busco protección en la Dea.

No se confundan mis lectores, el tema de hoy no lo dedicaré al estudio de la Tierra Media que creará J.R Tolkien y sus famosos medianos, quienes resultaron ser sus héroes de la mano de Frodo en El Señor de los Anillos o de Bilbo Bolson en El Hobbit. El tema es más cercano a estas latitudes y tiene algo que ver más con el señor Gauss y su curva normal, del que tanto despotrica Nassim Taleb en su Cisne Negro y nuestra realidad nacional. La pequeña historia comienza en el año 2000, cuando la Universidad de Carabobo me invitara a ofrecer el curso de Análisis de Políticas Públicas en la Maestría de Ciencia Política. Unos de mis estudiantes es un señor de edad madura, de estatura más bien baja y algo entrado en kilos; se me presenta como militar y en su presentación comenta al curso que se sentía agradado por el ambiente universitario, ya que podía expresar con libertad sus opiniones, cosa que tenía negada en su actividad castrense. Interesante comentario para iniciar un curso. Después pude corroborar, que le era muy fácil entablar relaciones, es decir nuestro estudiante, no cabe duda, era un tipo simpático.

No lo recuerdo como mal estudiante, pero tampoco por su brillantez. En la campana de Gauss o curvas de distribución normal del curso, se encontraría ligeramente a la izquierda de la mediana, es decir más cerca de los malos estudiantes que de los buenos. Por supuesto que no puedo dar fe de su experiencia con otros profesores. También lo recuerdo participativo, soltando lo que no podía decir en su vida militar. A los años, el alumno comenzó a hacerse famoso. Fue nombrado juez militar, y le llegaron casos que impactaron a la opinión pública, el primero trataba de un militar de cierto rango que le dio por quemar a unos reclutas. Luego el caso Usón Ramírez, encarcelado por dar una explicación técnica de cómo opera un lanzallamas.

Sigo con la remembranza, me viene a la memoria una conversación con mi amigo José Julián, comentamos de algunos nombramientos ministeriales de Caldera, hablamos de uno que nos era familiar a ambos, sus palabras no dejaron de causarme gracia “¡él no es malo, pero para ministro!”. Eso fue lo mismo que pensé cuando supe que mi alumno Eladio Aponte, entraba como magistrado del Tribunal Supremo de Justicia y por concurso. Ciertamente pensé, Ok, no se puede decir que haya sido un mal alumno, pero de allí a ser magistrado, caramba.

En situaciones normales un Aponte Aponte no hubiera pasado de ser un juez de segunda instancia. Aquí, en este país, que no es la tierra Media de Tolkien, pero donde también pasan cosas fantástica, llega a ocupar el más alto nivel del poder judicial. Planteo una pregunta que bien pudiera servir como problema para una tesis de grado: ¿Cómo una persona con aptitudes intelectuales y académicas ubicadas en la medianía, llega a ocupar cargos que deberían corresponder a personas de méritos sobresalientes?

Intuyo una hipótesis: una persona con aptitudes y méritos ubicados en la medianía, puede lograr un puesto reservado para personas sobresalientes, solamente  en la presencia de organizaciones donde la moral y la ética valga bien poco y siempre y cuando este dispuesto a complacer los objetivos personales de sus superiores o pares, cuando éstos se encuentren vinculados a poder y/o dinero, y no a los objetivos a los que debe servir la organización,

Un economista dedicado al tema de las instituciones Oliver Williamson dedicó buena parte de sus análisis para analizar el impacto del oportunismo en las organizaciones, es decir como “… la búsqueda del interés propio por encima del interés de la organización a través del dolo, u otras formas más flagrantes tales como la mentira, el robo y el engaño, pero no se limita a ellas.” Impactan en la rentabilidad de las empresas y cual debería ser la estructura más adecuada para minimizarla.

En el caso venezolano, las consecuencias del oportunismo en las más altas esferas del gobierno y de los órganos de justicia tiene costos notorios, como los son: la inexistencia del estado de derecho, la desprotección de la ciudadanía, la impunidad delictual y la creación de toda una red de complicidades, en aras de la perpetuación del régimen. En otras palabras, el oportunismo se paga con falta de libertad. Ciertamente en Venezuela, Williamson se hubiera dado un festín. Será que alguno de sus discípulos se anime a elaborar una tesis que bien pudiera titularse: El oportunismo en la revolución venezolana de comienzos del siglo XXI. Caso Aponte Aponte.

Anuncios

Acerca de yvanserra
Director Ejecutivo de METROPINION, empresa dedicada a la Investigación de Mercado y a los Estudios de Opinión Pública. Es politólogo graduado en la Universidad Central de Venezuela con Máster de Administración en el I.E.S.A. Colaborador del Diario El Carabobeño y el semanario ABC de la Semana y profesor de Pre y Post grado de las Cátedras de Teoría Política, Políticas Públicas, Investigación Política y Planificación Estratégica en diferentes universidades del País. Desarrolló una interesante carrera en la gerencia pública desde el año 1991 hasta el año 2004 como Director General Sectorial de Financiamiento Multilateral en Cordiplan, Director General de Planificación y Director de Modernización Educativa en el Gobierno de Carabobo y Director de Inversiones en el Ministerio de Industria y Comercio. A partir del año 2004 crea la empresa Metropinión, C.A, Dedicada a la investigación de mercado y estudios de Opinión Pública, actividad que comparte con la asesoría estratégica en campañas electorales y de comunicación política. Su Blog "El Periscopio de Yván Serra" fue acreedor de un premio Polity Awards por su contribución a la comunidad digital y ha sido reconocido por el Gobierno de Carabobo por sus artículos de opinión en el año 2010 y 2011.

2 Responses to Breve análisis de la medianía en la revolución venezolana de comienzos del siglo XXI

  1. Osdalys Vera says:

    Brillante análisis licenciado, con esa agudeza que dá la experiencia y el conocimiento. No tengo nada que agregar a su hipótesis, ya que sabemos cuáles serán los resultados de esa investigación. Venezuela está sumida en la más oscura barbarie de la antiética, la antipolìtica, la antitransparencia, la antidemocracia, es decir nos fuímos a los “antes”, cuando parecía que ya era una etapa superada en el Siglo pasado. Nos toca solo abogar, porque pasemos esta página, y nos coloquemos en el “después” de todo lo malo, e iniciemos un camino signado esta vez por una verdadera Democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: