FALTA ALGO

Henrique Capriles Radosnki: ¿Podrá realizar el transito de candidato electo a líder transformador?

Ante todo les debo una disculpa a mis lectores por las semanas en que he dejado de comentarles la muy intranquila vida política de mi país. Otras obligaciones me distrajeron y ocuparon mi espacio mental. Vamos a tomarlo como el inicio de una nueva temporada, porque definitivamente con tantas y tan trascendentales ocurrencias, la tentación de abrir el MS Word y escribir lo que pienso es muy grande.

Hoy hablaremos de Henrique Carpiles Radosnky, candidato de la unidad, apuntalado por dos tercios de unas sorprendente elecciones primarias, en las que la alternativa democrática venezolana pudo inspirar a tres millones de electores a ejercer su voto.

Muchos esperaban, que a partir de allí, el camino sería más fácil. Pero a veces el destino es contradictorio. Las erráticas intervenciones iniciales del Presidente de la República, finalizaron con la reaparición de su temido cáncer. El sentimiento de solidaridad propio de los hombres de buena voluntad, lo alejó de la diatriba política que amenazaba lanzarlo por un despeñadero. Hoy las encuestas le favorecen, pero la verdadera foto será tomada el 7 de octubre, y la incertidumbre reina. Nadie puede garantizar hoy que Chávez sea el candidato. No sabemos si Capriles competirá con Chávez o con su fantasma. En cualquiera de los dos casos, siempre serán muchos votos, así que el trabajo será duro para derrotar al gobierno.

El gobierno se aferra a los programas sociales y si, en ello, hay que arruinar el país, no importa. Con poca imaginación por cierto, ahora no son misiones, sino grandes misiones: Vivienda, Saber y Trabajo, Amor Mayor, etc, etc. Por otra parte, el comienzo de la implantación de la ley de costos y precios justos comienza a señalar que su intención siempre fue política, nunca económica. A las misiones se unen otras medidas de carácter populista, un incremento compulsivo del salario mínimo, como nunca se había visto en estos catorce años y la promulgación de la todavía hoy desconocida Ley de Trabajo, cierran el marco demagógico de la campaña oficialista . La estrategia es clara, frente a una “oposición apátrida” que no te toma en cuenta, Chávez muestra su amor, a través de beneficiar a la población más necesitada.

El manejo, no hay que negarlo es inteligente, pero irresponsable. Las erogaciones no aguantan el más mínimo control presupuestario y amenazan a quebrar nuestra maltrecha economía en un tiempo perentorio. Sin embargo, eso parece importar poco. La victoria del 7 del octubre justifica cualquier costo.

Ante esa estrategia, Capriles triangula. Es decir, no se enfrenta frontalmente a la estrategia del opositor. Por el contrario busca fisuras en los argumentos del contrario para transformar el juego. Los programas sociales se mantendrán, la atención a la pobreza luce prioritaria, especialmente en el área de la educación, pero en un ambiente de paz y democracia, tema que luce claro después de 13 años de fracaso en esa materia. Por otra parte el trabajo de campaña muestra a gente joven y competente que garantizarían un futuro de progreso.

A pesar que todavía no estamos en campaña, esta comienza formalmente el 1ro de julio, ya las fichas comienzan a moverse. Capriles, entra en los barrios, conversa cara a cara con los vecinos. Hasta los momentos, hace bien las cosas, atendiendo a los votantes que les hará ganar y en lo formal el mensaje es correcto. Sin embargo falta algo.

El primer tema es la integración. Luego de ver todos los candidatos, alzando sus manos el 12 de febrero, quizás se suponía que la unidad sería un hecho. Formalmente lo es, pero en la práctica todavía hay temas pendientes.

El primero de ellos, es la tarea nada fácil de de asignar funciones específicas en la campaña a políticos ambiciosos con ganas de figurar, en una estructuración metapartidista, donde la unidad es condición necesarísima aunque nunca suficiente. Mantener una unidad afectiva, como lo plantea Proyecto Venezuela, se enfrenta a la realidad que siempre hay muchos aspirantes y pocas funciones. Las vanidades y las necesarias decisiones, siempre afectarán, no tanto la unidad formal, que existe, sino la verdadera unidad afectiva.

Henrique Salas Römer: ¿Tendrá la fórmula para la unidad afectiva que él pregona?

Por otro lado, es totalmente falso que las clases populares piensen que “éramos felices y no lo sabíamos”. El pasado es una zona oscura al cual la gente no desea volver. A Acción Democrática le fue bien, cuando lanzó su famoso slogan “Con Ad se vive mejor”. Hoy nada más alejado de la percepción popular. No se quiere nada que huela a pasado. Los resultados de las primarias, también dicen algo de esto en los lados de la alternativa democrática. Por tanto si lo que hay que mostrar es futuro, lamentablemente ni las canas, ni las arrugas lucen. ¿Sabrán leer algunos dirigentes históricos el signo de los tiempos?

Henry Ramos: ¿Interpretará el signo de los tiempo?

Tampoco es cierto, que los pobres quieran pasar facturas. Por el contrario desean paz. Por tanto si se quiere mostrar que lo que se desea es la unidad de todos los venezolanos, las fotos de los que desde la oposición polarizan, tampoco serán buena señal.

El tercer problema se encuentra en el mensaje. Siento un Capriles, que desde el 12 de febrero está accionando como  candidato más que como Líder. En el momento actual a Chávez ó a su fantasma, no lo derrota un candidato, sino un líder. Hay importantes diferencias entre uno y otro. Un candidato promete, un líder te muestra un futuro. Un candidato, te invita a votar, un líder te inspira a participar en un proceso de transformación.

Por los momentos necesitamos escuchar un relato, la promesa de un futuro mejor que tiene que ser visualizado. También falta saber el papel de los seguidores en la construcción de ese destino. Vuelvo al tema, falta algo, quizás lo que falte, sea una buena historia.

Anuncios

Acerca de yvanserra
Director Ejecutivo de METROPINION, empresa dedicada a la Investigación de Mercado y a los Estudios de Opinión Pública. Es politólogo graduado en la Universidad Central de Venezuela con Máster de Administración en el I.E.S.A. Colaborador del Diario El Carabobeño y el semanario ABC de la Semana y profesor de Pre y Post grado de las Cátedras de Teoría Política, Políticas Públicas, Investigación Política y Planificación Estratégica en diferentes universidades del País. Desarrolló una interesante carrera en la gerencia pública desde el año 1991 hasta el año 2004 como Director General Sectorial de Financiamiento Multilateral en Cordiplan, Director General de Planificación y Director de Modernización Educativa en el Gobierno de Carabobo y Director de Inversiones en el Ministerio de Industria y Comercio. A partir del año 2004 crea la empresa Metropinión, C.A, Dedicada a la investigación de mercado y estudios de Opinión Pública, actividad que comparte con la asesoría estratégica en campañas electorales y de comunicación política. Su Blog "El Periscopio de Yván Serra" fue acreedor de un premio Polity Awards por su contribución a la comunidad digital y ha sido reconocido por el Gobierno de Carabobo por sus artículos de opinión en el año 2010 y 2011.

2 Responses to FALTA ALGO

  1. yvanserra says:

    Antes que nada muchas gracias por tu comentar. Pasó a analizar alguno de tus sentidas opiniones en animo constructivo:

    1.-“En tu comentario mencionas de “asignar funciones específicas”, ¿cuales funciones?” Me refiero a las funciones de los diferentes comandos de campañas y la integración de los diferentes equipos de campañas que participaron en las primarias.

    2.- “El pasado es una zona oscura” En realidad no es mi opinión, sino una interpretación de algunos estudios realizados con grupos que específicamente son o deben ser el target de la campaña de Capriles Radonski.

    3.- “Respecto al comportamiento de Capriles como líder o como candidato, creo que debe existir una congruencia entre los dos conjuntos (unión), que podría significar la diferencia entre la victoria y la derrota” De acuerdo contigo, pero precisamente ese es el fondo de la cuestión: el candidato solapa al líder.

  2. Nelson Lopez says:

    Apreciado Ivan Serra; FALTA ALGO. Claro que falta algo, el mensaje de Capriles no llega a ninguna parte, por que sólo menciona la “lucha contra la inseguridad” como bandera principal y repite y repite lo mismo; claro que FALTA ALGO, su equipo de trabajo, da la impresión de que no conoce a Venezuela ni sus necesidades o sencillamente las ignora.
    Tengo mas de un mes tratando de contactar a alguien de la MUD, en CCS, y me ha sido imposible; en Maturín (estoy residenciado acá) el candidato a Alcalde (MUD), no se deja ver, aferrado a que con un proyecto de un “tren rápido”, tiene amarrada las elecciones.
    Creo que la respuesta a FALTA ALGO está en que la gente del MUD o Tricolor, sean mas abiertas, en cuanto a escuchar voces con experiencias vividas, que puedan dar una orientación sobre las verdaderas necesidades de un pueblo que esta pasando penurias y que asimilen estas vivencias. Deben dejar el egocentrismo y de creer que los tres millones son garantía de triunfo.
    Soy Ingeniero Agrónomo y te contacto por cuanto fui compañero de Carmelo Ecarri en la UCV, él es consecuente con tus ideas y en una oportunidad me sugirió te siguiera.
    De hecho, trabaje con el Instituto Agrario Nacional muchos años y creo saber la causa del estruendoso fracaso de las políticas de Chávez y si Capriles, no es capaz de oír criterios y razonar propuestas, le pasará igual que a Chávez, el que no oye, fracasa.
    En tu comentario mencionas de “asignar funciones específicas”, ¿cuales funciones?, si leemos el Programa de Gobierno propuesto por el MUD, nos encontramos con un lenguaje que no es asimilado por las clases populares, solo es interpretado por quienes lo redactaron y no es concreto.
    “El pasado es una zona oscura”, no mi estimado Ivan, el pasado es el libro que nos va a permitir
    mejorar las buenas acciones y rechazar los errores cometidos. Son muchos los errores, pero existen acciones que fueron y son válidas para aplicarse en la actualidad.
    Respecto al comportamiento de Capriles como líder o como candidato, creo que debe existir una congruencia entre los dos conjuntos (unión), que podría significar la diferencia entre la victoria y la derrota.

    Punto aparte están los programas de las computadoras, pregunta a tus conocidos “programadores” sobre un programa de selección (votos)con dos opciones y lo que sucede cuando a una de las acciones le ponen un tope y el programa indica que del tope en adelante, se sumaran a la otra acción.

    Es un placer saludarte y desearte el mayor de los éxitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: